_______________________________________________________________________________________________

lunes, 1 de octubre de 2012

Concha Caballero, "despedida" del diario El País

 
Hace unos cuantos meses el diario “El País” lanzó a sus lectores esta pregunta: “¿Seguiría comprando el periódico sin el cuadernillo regional?” La respuesta a esa cuestión nos la dio ayer el propio periódico anunciando que eliminaba los cuadernillos de las ediciones de Andalucía, Valencia, Galicia y País Vasco, cuya información local pasa ahora a páginas específicas. Se mantendrán los suplementos de Madrid y Cataluña.

“El paso que ahora da EL PAÍS se encuadra dentro del proceso de permanente transformación iniciado ya hace más de seis años, cuando las tres secciones de mayor calado en la actualidad nacional y exterior (Internacional, España y Economía) se agruparon en la primera parte del periódico”, dice el periódico. “Los suplementos de Madrid y Barcelona se mantienen con su actual estructura. No obstante, ambos continuarán también su propio proceso de transformación, como el registrado en el cuadernillo de Madrid hace ahora un año, cuando inició la elaboración de un amplio espacio dedicado especialmente a las actividades lúdicas, culturales y de ocio los viernes, sábados y domingos”, añade.

Se esperaba que la medida del periódico tuviera consecuencias en las plantillas de sus delegaciones territoriales, como parece que así va a ser. Lo que no se esperaba es que tuviera también repercusión en la nómina de colaboradores. Y, efectivamente, también.

La primera que nos anuncia su “despido” es la exdiputada de IU y actual profesora Concha Caballero, autora de un artículo semanal en la edición de los sábados.  “Me acaba de comunicar El País Andalucía –dice la articulista en su muro de Facebook- que suspenden las colaboraciones. Tengo que decir adiós a la columna semanal, con la que tanto disfrutaba y que me ha procurado tant@s amig@s en la red. Como no he podido despedirme desde el periódico, quiero daros desde aquí las gracias por las miles de veces que habéis compartido, twiteado o comentado mis columnas. De una forma u otra seguiremos en contacto”. Caballero, posteriormente, anuncia a sus lectores que sus artículos estarán disponibles en su blog personal y en El Huffigthon Post (el “Jacinto Post”, como popularmente se le conoce).

Las redes han echado humo al conocer la noticia. A las nueve de la noche, más de doscientos fecebookeros habían dejado sus mensajes. Éstos son algunos:

Chema Cejudo. Te llegó la hora también. No eres la primera víctima de los problemas que arrastra la prensa potenciados por la crisis. Deseo que sólo sea un hasta luego y pronto vuelvas al ágora de la comunicación.

Manuel Peña. No puedes imaginar cuánto lo siento. Me da el yuyo pensar que las crisis están siendo el argumento para quitarnos todo. De mantenerse el estado dinámico de las cosas, terminarán quitándonos la palabra, borrando nuestra memoria, destruyendo nuestros sueños y anulando nuestros pensamientos.

José Manuel Pérez Ortigosa. Lo siento mucho, Concha, pero francamente no me sorprende. La deriva a la derecha de El País es descarada y últimamente hasta perniciosa. Todavía hay lectores de buena fe que siguen creyendo que es un diario progresista, cuando está claramente orientada hacia el capitalismo más trasnochado. Todo mi apoyo y mi solidaridad.

Emelina Fernández Soriano. Es una pena lo que está sucediendo, desaparece el cuadernillo de Andalucía, lo echaremos de menos y a ti. Espero que sigas escribiendo y que podamos leerte. Gracias por tantos buenos momentos.

Manuel Ruiz Benitez. Concha, siempre nos tendrás a tu lado y debes seguir escribiendo en las redes sociales. El tema es que hay que comer todos los días, pero el periodismo actual está en manos de quien está. Mi total solidaridad contigo y con todos los que están "cayendo" en esta purga política amparada en un disfraz económico.

Norberto Javier. Lamentable, Concha. Estos son los efectos colaterales: trabajos sólidos, brillantes, imprescindibles para entender lo que nos pasa, eliminados. Un nuevo paso, una nueva cesión para el pensamiento único. Un saludo y muchas gracias por estos meses. Emilio Ruiz.