_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Los "hombres de negro" llegan a "Diario de Almería"

Esta galopante crisis que nos corroe no entiende de sectores ni de ramas de actividad. Los medios de comunicación no son un oasis en el desierto. Y menos aún la prensa de papel, afectada por la crisis general y por una propia crisis de identidad que sitúa su futuro en la más solemne de las incertidumbres. Caen las ventas, cae la difusión, cae la publicidad y cae el protagonismo que tradicionalmente ha tenido el periódico como transmisor de noticias y generador de estados de opinión.
Una portada de
Diario de Almería

Todos los grandes medios de comunicación nacionales se encuentran inmersos en procesos de reestructuración. Es lo que procede cuando la situación económica ahoga, como ahogando está, a la mayoría de las empresas. En procesos de ajuste se han embarcado desde Prisa a Unidad Editorial (las editoras de los dos principales diarios españoles, El País y El Mundo), hasta Mediaset y y Grupo Antena 3 (propietarias de las dos principales cadenas de televisión, Telecinco y Antena 3), pasando por Zeta, Vocento, Godó, Prensa Ibérica, Intereconomía… todos, en definitiva.

Andalucía tiene la suerte de contar con un grupo periodístico autóctono. Es el Grupo Joly, fundado en 1897. Edita nueve cabeceras (Diario de Cádiz, Diario de Jerez, Europa Sur, Diario de Sevilla, El Día de Córdoba, Huelva Información, Granada Hoy, Málaga hoy y Diario de Almería) y tiene una difusión global de alrededor de cien mil ejemplares diarios. La crisis tampoco le ha sido ajena al grupo que preside José Joly, y así, en 2009, una reestructuración de plantillas mandó a las oficinas de desempleo a 39 trabajadores de los diarios El Día de Córdoba, Málaga Hoy y Granada Hoy.

Desde 2009 hasta hoy, la difusión y los ingresos por publicidad de los periódicos del grupo, lejos de estabilizarse o aumentar, han bajado considerablemente. Algunas cabeceras tienen su subsistencia tan acotada que lo más normal es que terminen cerrando. Se veían venir nuevas acciones empresariales con la intención de preservar la continuidad de las nueve cabeceras. Esta semana, los “hombres de negro” de Joly han visitado las instalaciones de Granada Hoy para dar la carta de despido a 16 trabajadores y dejar la plantilla reducida a 10, cinco de ellos con contrato a tiempo parcial. La visita a Málaga Hoy se ha cobrado diez despidos, los mismos que la realizada a El Día de Córdoba.

En la cabecera del grupo en Almería, Diario de Almería, había dudas sobre si también sería objeto de las “iras” de los “hombres de negro”. La escasa plantilla alimentaba la esperanza de que se dejara inalterable. Finalmente, se han despedido a cinco trabajadores, se han cerrado casi todas las corresponsalías y se han bajado algunos sueldos. Van al paro dos redactores, un maquetador, un fotógrafo y un administrativo.

Está sorprendiendo en la opinión pública almeriense el mutismo con el que la empresa está actuando a la hora de informar de todas estas medidas. Hacer reducciones de plantillas y salarios son acciones propias de los tiempos que corren. No hay que sentir vergüenza por ello, y menos aún cuando las medidas que se adoptan pretenden la supervivencia empresarial. Por eso es por lo que no se ha entendido bien que el Grupo Joly haya actuado con tanta opacidad hurtando a sus lectores una información que están obligados a proporcionar. Emilio Ruiz.