_______________________________________________________________________________________________

sábado, 18 de agosto de 2012

Los talleres de graffiti de Diputación

Hace unos cuantos días leí en la prensa provincial una noticia que me dejó un poco sorprendido. Y, lo reconozco, achaqué la sorpresa a mi propia ignorancia. Decía la noticia en cuestión que la Diputación Provincial de Almería estaba organizando en Antas un taller de graffiti. Hoy, la misma noticia aparece, pero esta vez referida al municipio de Bayarque. Dice así:

La Diputación Provincial de Almería ha organizado un  Taller de Graffiti en el municipio de Bayarque, que se ha desarrollado durante dos completas jornadas del mes de agosto, en el que han participado casi una veintena de jóvenes -18- de este municipio ubicado en la comarca del Almanzora.
 
Este taller del Área de Cultura, Deportes y Juventud, que ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Bayarque, se encuadra dentro del Programa “Experiencias Creativas Jóvenes 2012”, del Negociado de Juventud, y ha sido organizado con el fin de fomentar la creación, formación y producción artística de los jóvenes, atendiendo a la demanda del municipio.

El graffiti es un medio de comunicación a través de la imagen visual. Los graffiteros se hacen llamar escritores urbanos. Este taller pretende dar a conocer los orígenes e historia del graffiti, enseñar las técnicas de dibujo,  ver la importancia de combinar los colores y la línea, trabajando diferentes maneras de usar el aerosol para conocer las posibilidades de la herramienta, además de concienciar al grupo de participantes en el respeto al mobiliario urbano, con la práctica del arte del aerosol.

Este  taller consta de una parte teórica y otra práctica en el que se aprenden diferentes técnicas y efectos básicos y se pinta conjuntamente una pared, siendo el resultado la pintura en grupo de un muro del municipio”.

Ésta es la información. Y ésta mi ignorancia: tenía entendido que el graffiti no es un arte, no es una cultura, sino más bien una subcultura, una depauperación del arte. Debo estar equivocado. No, seguro, estoy equivocado. Cuando un organismo oficial lo promueve y se gasta en su fomento el dinero público, con lo escaso que está, debe ser porque considera que es una inversión adecuada. A veces, las cosas no son como uno piensa, sino que son como son. Lo mismo me pasó con el rap. Y ahora, fíjense, reperos famosísimos llenan auditorios y grandes recintos. "¡Grande el rap, grande el graffiti", habrá que decir si es que no queremos que nuestra evolución artística quede anclada en el cuadro de "Las meninas". Emilio Ruiz.