_______________________________________________________________________________________________

viernes, 3 de agosto de 2012

La Oficina de la Vicepresidencia


En el decreto que se regula la organización territorial provincial de la Administración de la Junta de Andalucía aparece, como de soslayo, una disposición adicional, la primera, que supone una novedad en el organigrama de nuestro gobierno autonómico. “Se crea –dice- la Oficina de la Vicepresidencia, en la que existirá un responsable que ejercerá la representación de la Vicepresidencia en la provincia”. Aunque el nombramiento de estos responsables no se han hecho públicos conjuntamente con los nombramientos de los delegados del Gobierno y delegados territoriales por tratarse, dicen, de personas que no son altos cargos, Diego Valderas ya ha anunciado sus nombres. En nuestra provincia, se trata de Rafael Salazar, un histórico comunista almeriense, abogado, que participó activamente en la creación de Izquierda Unida en Almería y que ha colaborado en el fomento de las actividades de Amnistía Internacional. Un hombre de bastante prestigio en la izquierda almeriense.

Cierto halo de misterio
Pero, ¿cuál es exactamente el cometido de esta nueva figura política provincial? Es el quid de la cuestión, la pregunta que tiene intrigada a mucha gente. El decreto en cuestión no abunda en detalles, al contrario que sucede, por ejemplo, con las funciones que se les encomiendan a los delegados del Gobierno y los delegados territoriales, que son ampliamente expuestas. Nadie sabe por qué, a esta figura oficial se le ha querido rodear de cierto halo de misterio. Sobre su papel se hacen cábalas para todos los gustos. Seguro que Valderas lo sabe todo, pero, al menos hasta hoy, poco ha querido desvelar.

Llega la incertidumbre al punto en el que incluso los elegidos para el cargo nada o casi nada saben sobre él mismo. “¿Qué competencias tiene su cargo, a qué se dedicará en la práctica?”, le han preguntado los periodistas de Jaén a Marisol Gutiérrez, concejal de IU en Torredonjimeno, elegida responsable de la Oficina en su provincia. Su respuesta nada en un mar de confusiones: “A priori, lo que parece es que va a consistir en mantener relaciones institucionales con todos los ayuntamientos de la provincia de Jaén. Mañana es mi nombramiento, y por lo pronto a media mañana hemos sido citados en la sede de Izquierda Unida en Sevilla, en una reunión de coordinación en la que estará también el delegado de Fomento, también de Izquierda Unida. Ahí estoy segura que nos pondrán al día sobre nuestras competencias y sobre cuáles serán nuestras funciones en este nuevo cargo”. O sea, que la nominada no tiene ni la más remota idea de las funciones del cargo para el que ha sido nominada. A eso se le llama fe ciega en el cargo y en quien la nombró para el cargo.

“Dará cohesión a un gobierno de dos formaciones políticas”
Otro de los elegidos, en este caso por Huelva, Francisco Javier Camacho, también un histórico de IU, ha manifestado que “estamos ante una manera distinta de entender la institución autonómica en la provincia”, lo que no sabe uno si, con eso, se quiere decir mucho o no se quiere decir nada. Su labor, según Camacho, consistirá en “dar cohesión política a un Gobierno que está conformado por dos formaciones políticas”. Y ha añadido que mientras antes era el delegado del Gobierno el que aportaba esa “cohesión y transversalidad a todas las consejerías de la provincia, ahora esa cohesión y transversalidad hay que darlas de manera conjunta, con las dos opciones y las dos ideologías que han pactado, con políticas comunes y medidas sustanciadas en un acuerdo y que, por tanto, hay que llevar a la práctica de manera coordinada”. No cabe duda de que Camacho tiene la idea más clara que Gutiérrez. Lo que no sabemos es si esta versión de Camacho es del agrado de los dos partidos que conforman el gobierno, pues, para él, no deja de ser una “delegación paralela”, algo que intentan evitar por todos los medios tanto PSOE como IU. Susana Díaz, la consejera de Presidencia, sí ha admitido que estas personas compartirán sede con los delegados del Gobierno andaluz.

Sobre la cuestión se le ha preguntado a quien debe tener la más válida respuesta posible. Pero Valderas también ha sido parco en detalles. Ha dicho, eso sí, que no son “coordinadores”, sino “responsables de la Vicepresidencia de la Junta”, y que “al mismo tiempo serán responsables de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, Consumo, Voluntariado, Memoria Histórica, de Participación Ciudadana en el aspecto de colaboración y solidaridad”. “Por tanto”, ha apostillado, “ése es su cometido, que es importantísimo en las relaciones que tenemos que tener el Gobierno con todo el conjunto de la comunidad”. ¿Se puede ser responsable de una o varias consejerías al margen de los delegados del Gobierno y al margen de los delegados territoriales? Pues parece que sí. En fin, como diría Miguel Ángel Aguilar, atentos. Emilio Ruiz.