_______________________________________________________________________________________________

sábado, 9 de junio de 2012

Federico Utrera, entre leones

Al poco de comenzar la reunión del Consejo de Ministros, el presidente del Gobierno, Felipe González, propone la concesión de la medalla de las Bellas Artes a Rocío Jurado. Busca el asentimiento del resto del gabinete. Los señores ministros saben que uno de ellos, Josep Borrell, es objeto de cuchicheos: se dice que es homosexual y que mantiene una relación con José Ortega Cano. El único que toma la palabra es precisamente catalán. Silencio expectante. “Estoy de acuerdo con la propuesta”, dice,  “aunque… (pausa)… Rocío me haya quitado el novio”. Estupor, primero; desconcierto, después.  Carcajadas finalmente. El titular de Transportes quiso, de esta singular manera, desmentir lo que se decía sobre su orientación sexual.

Ésta es una de las mil y una anécdotas y curiosidades que Federico Utrera (Almería, 1963) nos cuenta en su libro Los leones del Congreso (La Esfera de los Libros, Madrid, 2012). Bajo el ilustrativo subtítulo de Peleas, amores, pactos, amistades y vicios de los diputados: una crónica parlamentaria, Utrera se sumerge en las entrañas de la cotidianidad del Parlamento español para mostrarnos escenas y situaciones que casi nadie ha visto ni conoce. Lo hace con desparpajo, con sencillez, pero, a la vez, con esmero y detalle, a veces rayando la insolencia, aunque siempre sin llegar al límite.

No presta Federico mucha atención a las cuitas domésticas de los parlamentarios almerienses, y uno no sabe si eso es bueno o malo. De Juan de Dios Ramírez Heredia, el primer y único diputado gitano, destaca que lo fue tanto por la UCD como por el PSOE, pero olvida que fue diputado por Almería. De Cristina Narbona sí recuerda que fue representante de nuestra provincia. El párrafo más extenso, por lo que respecta a lo que directamente nos atañe, se lo dedica a alguien que nunca ha sido ni diputado ni senador. Lo hace en el capítulo de los parentescos políticos. Habla del exconcejal capitalino Juan Antonio Bisbal, de quien dice que ostentaba como único mérito para acceder al consistorio municipal el parentesco con David. Bueno debe estar Bisbal. El tito, digo, no el sobrino, que éste otras ocupaciones tiene. Emilio Ruiz.