_______________________________________________________________________________________________

martes, 28 de febrero de 2012

Unicaja se replantea su fusión con Caja España-Duero

El proceso de reestructuración del sistema bancario es tan cambiante que lo que un día se puede considerar un hecho consumado, al siguiente se convierte en una simple posibilidad y al otro en una imposibilidad. Es lo que está pasando con la fusión entre Unicaja y Caja España-Duero. Hace unos meses ambas entidades constituyeron sus respectivos bancos, Unicaja Banco, una, y Banco Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, otra. De hecho, tanto una como otra operan ante sus clientes no como cajas, sino como bancos. Las respectivas asambleas generales tienen aprobada su fusión. Solamente falta constituir el banco común, que se formaría con la unión de ambos en una proporción de 70 para los andaluces y 30 para los castellano-leoneses, y echar a rodar como una sola entidad.

Pero han surgido nuevos imprevistos. La reforma bancaria aprobada por el Gobierno el pasado 3 de febrero ha supuesto un cambio en las reglas del juego. De Guindos ha endurecido el listado de exigencias a las entidades. Unicaja, ahora, debe constituir provisiones por 691 millones de euros. Medel ya ha dicho que no hay problema, que 264 millones los coge de sus excedentes de capital y los 427 restantes los tiene “preconstituidos” en sus de provisiones y en la propia cuenta de resultados. En modo alguno quiere acogerse al Frob (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria).

España-Duero, por su parte, tiene la cosa más complicada. En su día, la fusión de Caja España y Caja Duero necesitó de 525 millones del Frob. Antes del 31 de marzo, como consecuencia del “Plan Guindos”, necesita provisionar otros 638 millones para garantizar sus activos problemáticos en el sector inmobiliario. ¿Y de dónde puede sacar España-Duero tanto dinero? Evaristo del Canto, el presidente, se ha apresurado a decir que la fortaleza de la unión con Unicaja da para eso y mucho más.

Pero Braulio Medel está lleno de dudas. El presidente de Unicaja no quiere, bajo ningún pretexto,  acogerse a los ofrecimientos del Frob, porque eso le restaría capacidad de maniobra y de decisión, empezando por el control del sueldo de los directivos, limitado en las entidades que han necesitado de ayudas públicas.

En esta tesitura, en Unicaja se están replanteando un abandono de las negociaciones de fusión con España-Duero. “O llega saneada o no hay fusión”, ha venido a decir Medel. La nueva postura de la andaluza ha desconcertado a la castellano-leonesa, que daba todo el proceso por hecho. En Caja España-Duero saben que, si se frustra la unión con Unicaja, su final pasar a manos del Banco de España, antesala de la venta y desaparición.

Con las nuevas exigencias del Ministerio de Economía, Unicaja ha hecho sus cuentas y le sale más rentable hacerse con la caja castellano-leonesa una vez que ha sido tomada por el Banco de España que no ahora. Incluso más rentable le sale hacerse con alguna de las otras cajas intervenidas. CatalunyaCaixa o NovacaixaGalicia son dos entidades, por su tamaño, difícil de digerir, pero todo se puede ver si detrás existe un apoyo similar al que el Banco de España dio al Banco Sabadell para hacerse con la CAM. En último término queda una fusión con Ibercaja, una entidad de similar tamaño que muchos ven como la compañera de viaje idónea para la andaluza.

Y mientras todo esto se cuece en los ambientes financieros, el nerviosismo entre los empleados de Unicaja empieza a hacerse patente. Cuando se daba por hecha la fusión con Caja España-Duero también se daba por aceptado que el excedente de personal era de dos mil empleados, 1.800 de la plantilla de Unicaja. La última reunión de la mesa laboral se produjo el 2 de febrero. No se pudo adoptar acuerdo alguno porque al día siguiente era cuando el Gobierno iba a sacar su reforma financiera. Posteriormente ha entrado en vigor la reforma laboral, que abre la posibilidad de hacer ajustes de personal con una indemnización de 20 días por año trabajo con un máximo de 12 mensualidades. Banca Cívica ya se ha acogido a la nueva normativa. Si lo hace también Unicaja, las prejubilaciones o despidos de ahora serán mucho menos favorables para los trabajadores que los realizados en anteriores ocasiones. Emilio Ruiz.