_______________________________________________________________________________________________

domingo, 5 de febrero de 2012

Oposiciones en Andalucía: el efecto llamada

Pese a las reticencias del anterior Gobierno central socialista, el BOJA anunció el pasado 9 de enero la convocatoria de 2.389 plazas de profesores de Secundaria en Andalucía. Ya que el anterior no pudo, el nuevo Gobierno del Partido Popular ha intentado también convencer al consejero Álvarez de la Chica de que desista de sus intenciones. No lo ha logrado. Las razones que ofrece el consejero se basan en un deseo de estabilizar la función pública “para conseguir que el próximo año el 90% del profesorado sea definitivo en su destino”, al crecimiento en el número de alumnos y a la considerable prevalencia que en Andalucía tiene la educación pública sobre la concertada. Hasta el día hoy el Gobierno no ha anunciado si recurrirá la convocatoria, cuestión que corresponde al titular de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Los argumentos de la Junta de Andalucía son sólidos. Pero son los mismos que podrían emplear otras comunidades autónomas que no van a convocar oposiciones. Solamente Andalucía, el País Vasco y Canarias van a seguir adelante. Todos los opositores del Estado español se van a concentrar en estas tres comunidades. Las dificultades para presentarse en el País Vasco son del todo conocidas. Canarias tiene poco atractivo, por su lejanía, para los opositores de la península. Queda Andalucía. Aquí vendrán a presentarse casi todos los opositores de España. El “efecto llamada” se traduce, en la práctica, en menos posibilidades para los opositores andaluces, que tienen que competir por una misma plaza con colegas llegados de todo el país. ¿No hubiera sido mejor esperar a convocar estas oposiciones en 2013, simultáneamente con el resto de comunidades autónomas? ¿Tan grave es que esas plazas sean ocupadas, mientras tanto, por interinos andaluces? Emilio Ruiz