_______________________________________________________________________________________________

viernes, 6 de enero de 2012

Chacón, en Olula

Mañana al mediodía el hotel “Jardines la Tejera”, de Olula del Río, se va a convertir en el centro informativo de la política nacional. Carme Chacón, la ministra de Defensa hasta hace unos días, va a hacer pública su decisión de ofrecerse a los militantes socialistas para reemplazar a José Luis Rodríguez Zapatero en la secretaría general del PSOE. Quien salga elegido máximo dirigente del partido será también, casi con toda probabilidad, quien lidere la candidatura socialista a la presidencia del Gobierno. Ésta es la gran trascendencia que tiene el congreso de Sevilla: que se elige secretario general del partido, pero, de hecho, se elige también, en la misma persona, a quien disputará al PP la presidencia del Gobierno.

Se calcula en 600 las personas que estarán mañana en Olula del Río. La mayoría serán periodistas y militantes socialistas, pero no faltarán cientos de curiosos que aprovecharán el puente de Reyes para acercarse a la comarca del Mármol. Antonio Lucas, el alcalde de Olula del Río hasta hace unos meses y actual delegado de Cultura de la Junta de Andalucía –y Secretario General del PSOE local-, si quería hacerle a su pueblo un último acto de agradecimiento por los años que ha recibido su confianza, lo ha conseguido. De la noche a la mañana Olula del Río ha sobresalido del mapa patrio para convertirse en el epicentro de la política nacional. Cierto es que la elección ha sido  tan imprevista que a algunos periodistas no les ha dado ni tiempo de situar al municipio olulense en el mapa andaluz, y así nos encontramos con casos como el de Jesús Conte, que en su semanal artículo de “Diario Crítico” ha colocado a Olula del Río en “la Andalucía rural profunda”. No sé, a estas alturas, dónde se halla “la Andalucía rural profunda”, pero si existe, donde menos se puede situar es precisamente en Olula del Río.

La decisión de Carme Chacón de presentarse como candidata a la secretaría general del PSOE no ha sorprendido a nadie. Tras la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de renunciar a encabezar la candidatura socialista en las pasadas elecciones generales, ella se postuló como aspirante. Los “barones” del partido lograron disuadirle ejerciendo una presión brutal, tal vez desmedida y poco calibrada, que la propia Chacón no tuvo reparos en denunciar con aquella comparecencia pública llena de rabia y frustración que aún hoy muchos recuerdan. Tras al fracaso del “experimento Rubalcaba”, al día siguiente de las elecciones la decisión de Chacón era firme: nada ni nadie le iba a impedir hacer uso del legítimo derecho que tiene para presentarse como candidata a secretaria general del partido.

Si su candidatura no ha resultado extraña, sí se ha prestado a muchas interpretaciones su deseo de hacerla oficialmente en un lugar tan “extraño” como Olula del Río. La decisión ha sido sorprendente, ciertamente, pero muy pocos analistas llegan hoy a la conclusión de que ha sido un error. Todo lo contrario, ha sido un gran acierto, un acto inteligente de quien sabe que en política los gestos importan y mucho. Si el acto de hoy se realizara en la sede federal del partido, o en la de la UGT, como hizo Rubalcaba, el mismo no dejaría de ser un simple ejercicio rutinario de algo que al fin y el cabo todo el mundo conoce. Hacerlo en Olula lo ha dotado de un interés inusitado, de cierta dosis de curiosidad y hasta de cierto componente morboso.

Es inteligente la decisión de Chacón principalmente por dos razones:

1.- Desmonta la “tesis Rubalcaba” de que él es el candidato de todos los socialistas y Carme Chacón es la candidata de los socialistas catalanes. Es cierto que el PSOE es un partido y el PSC, al que está afiliada Chacón, es otro. Federados, pero distintos. Desde su reunificación, en la transición, los socialistas catalanes han dispuesto de sus propias estructuras, pero, en Cataluña, los socialistas no pueden ser afiliados del PSOE. Son afiliados del PSC. Esa situación no obstaculiza ni siquiera que afiliados del PSC puedan ser miembros de la comisión ejecutiva federal del PSOE. La propia Chacón lo es. Un socialista catalán está tan legitimado como un socialista extremeño o vasco para ser candidato a la presidencia del gobierno o a secretario general del partido. Josep Borrell fue y nadie le cuestionó. No se entendería nunca al PSOE, que es, no se olvide, un partido federal, sin el concurso de la rama socialista catalana, encarnada en el PSC.

Quienes dentro del PSOE quieren jugar a hurgar en las fibras sensibles del españolismo de algún sector del socialismo español no hacen otra cosa que manifestar su verdadera mala fe o, lo que es peor, distorsionar la importancia que el socialismo catalán ha tenido siempre en el socialismo español. Los éxitos del PSOE a nivel estatal ha tenido siempre, y posiblemente volverán a tener, dos pilares fundamentales: el socialismo andaluz y el socialismo catalán.

2.- Es un gesto para con Andalucía. Nadie le puede discutir a Carme Chacón su derecho a considerar a Andalucía, a Almería –y, si se quiere, a Olula y a Terreros-, su segunda patria. Y es su segunda patria por dos razones: porque su voluntad así lo quiere y porque las raíces familiares le conducen a nosotros. Aquí, ella no se encuentra en su otra casa, se encuentra en su casa. Aquí se le respeta y se le quiere porque es una de las nuestras, una catalana de las nuestras como tantos catalanes de los nuestros viven hoy en Cataluña. Su decisión de presentar aquí su candidatura es un detalle que nos enorgullece, nos satisface y por la que le estamos muy agradecidos.

Cuestión aparte es el asunto de las elecciones andaluzas. El PSOE se juega mucho en estas elecciones. Es el último bastión electoral que le queda –País Vasco al margen- y es el último bastión que al PP le queda por ganar. Ambos partidos se juegan mucho en la contienda de marzo. Arenas y Griñán, uno de los dos saboreará las mieles del triunfo y uno de los dos podrá dar por finiquitada su carrera política al menos dentro del ámbito andaluz. PP y PSOE se van a volcar en este mes y medio con Andalucía. No sólo celebrarán aquí sus respectivos congresos, sino que la palabra Andalucía ocupará el primer lugar del vocabulario de sus dirigentes. Carme Chacón ha sabido valorar en su justa medida la importancia de las elecciones andaluzas cuando ha decidido elegir esta tierra para hacer oficial su candidatura a la secretaría general del Partido Socialista.