_______________________________________________________________________________________________

martes, 3 de enero de 2012

Ante la desaparición del Régimen Especial de Empleados de Hogar

En España hay, según la EPA, 686.100 personas –6.000 en Almería- que trabajan como empleados de hogar. De ellas, sólo 297.257 -3.000 en Almería- cotizan a la seguridad social. Lo hacen al Régimen Especial de Empleados del Hogar (REEH). Desde el día uno de enero este régimen ha desaparecido para integrarse en el Régimen General. La ley da un plazo de seis meses (hasta el 30 de junio) para que se comunique a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) el cumplimiento de las condiciones exigidas para su inclusión en el nuevo régimen. La falta de dicha comunicación comportará baja con efectos de 1 de julio.

El REEH tiene dos modalidades. Una, la de los empleados que prestan servicio en un solo domicilio. En este caso el empleador es quien le da de alta en la Seguridad Social y quien realiza su cotización. El cambio de régimen solamente requiere de una comunicación a la TGSS. Y otra, quienes prestan servicio en varios domicilios. En este caso los empleados se pagan el cupón de autónomo y el empleador lo único que hace es verificar que está dado de alta.

Con la nueva legislación esta última modalidad desaparece. En lo sucesivo, cada empleador que requiera un profesional, aunque sólo sea unas horas o esporádicamente, se obliga a formalizar el alta y baja en la seguridad social y demás trámites burocráticos. Creo que esta medida es un error. Muchos empleados de hogar autónomos se van a quedar sin seguridad social. El intrusismo no se resuelve excluyendo del sistema a quienes se pagan su cotización por prestar servicio en varias casas, sino obligando a cotizar a quienes trabajan sin estar dados de alta.