_______________________________________________________________________________________________

jueves, 8 de diciembre de 2011

Siguen las "paulinas" zancadillas para impedir la fusión de Caja Rural de Canarias y Cajamar

Emilio Ruizwww.emilioruiz.es

Paulino Rivero, el presidente canario, se ha propuesto quemar todos los cartuchos para impedir que se lleve a cabo la integración de Caja Rural de Canarias en el Grupo Cooperativo Cajamar. Aunque en el sector financiero se afirma que todo el pescado está vendido y que las decisiones tomadas son irreversibles, Rivero piensa que mientras hay vida hay esperanza. Disgustado con las posturas tomadas con el Consejo Rector de la entidad y por todos los sindicatos de trabajadores, favorables al acuerdo con Cajamar, el presidente se mueve ahora aprovechándose de la influencia que pueda tener sobre ciertos consejeros para conminarles a que propicien un movimiento de disconformidad con la integración.

En esta línea se mueve estos días el consejero Pedro del Río y Bravo de Laguna, quien ha solicitado a los socios votar en contra del proyecto por considerarlo negativo para los intereses canarios. En un escrito dirigido al resto de socios, del Río se erige en portavoz de un grupo de ellos, no determinado, y pide a los demás que "reflexionen sobre la posibilidad que tenemos en nuestras manos para intervenir y cambiar el curso de las cosas, por el bien de todos los canarios", votando en contra de "este despropósito".

Del Río y Bravo de Laguna también se lanza a hacer acusaciones sin prueba alguna que la sustenten, como que la fusión con Cajamar "tan sólo el beneficio propio de unos pocos que, olvidando sus obligaciones, han negociado pensando únicamente en el mantenimiento y promoción de sus cargos y puestos". Y añade: "La alternativa a que Caja Rural de Canarias se disuelva como un azucarillo dentro de Cajamar es crear una nueva entidad a través de la integración de las dos cajas rurales canarias en una nueva cooperativa de crédito denominada 'de segundo grado'. Una nueva entidad canaria que apoye fundamental y básicamente a la sociedad canaria y que invierta en proyectos canarios. Una nueva entidad fuerte que, bajo el amparo del Grupo Caja Rural, uno de los más solventes del sistema financiero español, tendrá la capacidad de crecer, crear empleo y generar riqueza en nuestra tierra en un futuro no muy lejano".

Tanto dentro del Consejo Rector de Caja Rural de Canarias como de los directivos de Cajamar se considera que éstos son los últimos coletazos de quienes se oponen a una unión que es benficiosa, en primer lugar, para los socios cooperativistas de la caja canaria, que se verán amparados por un grupo que, como el mismo consejero reconoce, "tiene un tamaño 30 veces superior a Caja Rural de Canarias".