_______________________________________________________________________________________________

jueves, 1 de diciembre de 2011

Ruralcaja, más cerca de Cajamar

Emilio Ruiz

Cuentan, quienes allí estaban, que se respiraba tensión en la reunión de ayer tarde, en Madrid, de la Asociación Española de Cajas Rurales. Su asociada levantina Ruralcaja, cabeza del grupo CRM (Cajas Rurales del Mediterráneo), les había lanzado lo que no pocos interpretaban como un auténtico órdago: o formaban, todas ellas, un grupo consolidado o la mayor de ellas, el grupo CRM, con Ruralcaja al frente, se vería libre de negociar con quienes quisieran y cuando quisieran. El “con quienes quisieran” estaba claro: Cajamar. Y el “cuando quisieran”, también: ya.

Pues bien, la Asociación ha rechazado la propuesta. Ruralcaja, de inmediato, se ha lamentado por "no lograr los apoyos para unir el cooperativismo de crédito español" y ha anunciado que "continuará trabajando para favorecer procesos de integración que mejoren la eficiencia" del sector.

La propuesta de la caja valenciana ha sido debatida durante un par de horas, y no faltaron las entidades que consideraban ésta como la vía adecuada. Pero la falta de consenso obligó a rechazarla. La iniciativa fue lanzada el pasado dos de noviembre mediante una carta enviada a la asociación en la que Ruralcaja proponía un proceso de consolidación que permitiera a las más de 70 cajas ganar tamaño, acorde a lo que está ocurriendo en la actualidad en el sector financiero. Ruralcaja explicaba a la asociación la necesidad de "formar un grupo consolidable de entidades de crédito que permita por una parte unificar todos los servicios de apoyo y, en consecuencia, ahorrar costes y ganar eficiencia". La propuesta de integración se realizaría en torno al Banco Cooperativo Español, una entidad en la que participan todas ellas y que les presta servicios de apoyo.

La propuesta lanzada por Ruralcaja ha corrido en el tiempo paralela a las informaciones que han surgido estos días, en el sentido de que la cooperativa de ahorro valenciana estaría negociando una fusión con su gran competidora, Cajamar. La almeriense no forma parte de la asociación. La negativa de la asociación no impide que el sector esté avanzando de manera "tranquila y pausada" con su proceso de consolidación, según Marta de Castro, secretaria general de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc), que agrupa a todo el sector.

CRM/Ruralcaja entiende que al no haber llegado a buen puerto el SIP promovido por la AECR "es necesario buscar, sin más dilaciones, una alternativa eficaz, capaz de dar respuesta a la estructura del sector del cooperativismo de crédito en un entorno económico muy desfavorable". Esta opción se llama Cajamar, con quien la fusión se halla cada vez más cerca.