_______________________________________________________________________________________________

sábado, 31 de diciembre de 2011

Circunstancias sobrevenidas

Durante todo el fin de semana los twitteros y facebookeros se han entretenido en un juego que a algunos les puede parecer interesante, pero que a mí me resulta aburrido: buscar testimonios de personajes del Partido Popular que han prometido antes, durante y después de la campaña electoral que nunca subirían los impuestos, y menos aún los de las rentas del trabajo, y menos todavía los de las rentas de las clases medias y bajas. El catálogo de artículos y declaraciones es tan extenso e intenso que algunos, si las vieran o leyeran ahora, posiblemente se sonrojarían.

A mí no me divierte este juego de búsqueda testimonial, digo, porque yo, desde hace tiempo, a las palabras de los políticos no les echo muchas cuentas. Pero no sólo a los políticos del PP, no. A ninguno. Ni a los del PSOE, ni a los de IU, ni a los de UPyD, ni a los del PA… a ninguno. Hace tiempo que me di cuenta de que, para ser un político “políticamente correcto”, nunca debes ir con la verdad por delante. Nunca. En cada caso, en cada ocasión, al ciudadano, al elector, no hay que decirle lo que uno siente, lo que uno cree. Hay que decirle lo que su oído desea que se le diga, lo que él quiere oír. ¿Que después nuestras decisiones desvirtúan nuestras promesas? ¿Que después hacemos lo contrario que de lo que decíamos? No hay problema. Es cuestión de buscar un argumento meridianamente bien estructurado por el que se pueda llegar a la conclusión de que nuestro cambio de actitud es provisional y se debe a circunstancias sobrevenidas, ésas que, como su propio nombre indica, no estaban en el guión. Créanme si les digo que esa tarea de travestismo dialéctico es la mar de sencilla, como el viernes nos hizo ver la vicepresidenta SSS y en mayo de 2010 nos hizo ver el presidente ZP.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Unicaja va a por Unnim

Emilio Ruiz

Los movimientos de concentraciones bancarias no descansan ni siquiera por Navidad. Y la andaluza Unicaja sigue estando en el centro de todas las operaciones que se presentan. La fusión de Unicaja con Caja España-Duero tiene ya fecha de formalización. Una vez que ambas entidades han constituido sus respectivos bancos, el siguiente paso será la puesta en marcha del banco común, el que cerrará definitivamente la fusión. Será en el mes de marzo próximo.

El Banco de España ha tenido siempre mucho interés en que antes de embarcarse en un nuevo proceso de fusión las entidades deben  cerrar otros procesos que tengan en  marcha. Por eso, Fernández Ordóñez ha instado a Unicaja a que cierre definitivamente su proceso con Caja España-Duero. Y Braulio Medel y Evaristo del Canto, presidentes de ambas entidades, han puesto fecha: el mes de marzo de 2012. Esa concreción deja a Unicaja las manos libres para embarcarse en nuevos procesos.

Las miradas están puestas ahora en la catalana Unnim, la entidad formada por Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa, que el 30 de septiembre de 2011 fue nacionalizada por el Estado a través del Fondo de Reestructuración Odenada Bncaria (Frob). También siguen abiertas las puertas con Liberbank, el banco fruto de la unión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria, pero las negociaciones con éste son diferentes a las del anterior por no haber sido intervenido por el Banco de España.

El proceso de subasta de Unnim tendrá una primera fase de presentación de ofertas no vinculantes que termina el 18 de enero. Una vez conocidas las entidades interesadas en hacerse con la catalana se abre un nuevo proceso, pero solamente entre las entidades que han sido seleccionadas por el Banco de España. Se cree que el Banco de España seleccionará, además de a Unicaja, a la aragonesa Ibercaja -una entidad saneada que aún no ha encontrado compañeros de viaje- y a las clásicas del sector: Santander, BBVA, Caixabank...

El cambio de gobierno no va a variar sustancialmente el camino iniciado por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en aras a conseguir una optimización del sistema bancario español. En el debate de investidura el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que el propósito de su gobierno era reconfigurar el mapa financiero en un plazo de seis meses. Esa reconfiguración pasa por la venta de las entidades nacionalizadas, entre las que están no solamente Unnim, sino también CatalunyaCaixa, el Banco de Valencia y NovaCaixaGalicia, todas ellas intervenidas por el Frob.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

La verdad sin eufemismos

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


En el debate de investidura celebrado hace tan solo unos días, el entonces candidato a presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pronunció una frase que fue aplaudida por todos los ciudadanos, hartos de tanto engaño y manipulación. La frase fue ésta: “Me comprometo a decir siempre la verdad, aunque duela, sin adornos y sin excusas: llamar al pan, pan, y al vino, vino”.  Apenas llevan una semana en el cargo los nuevos ministros y algunos de ellos andan empeñados en poner en evidencia el compromiso presidencial.

La ministra Mato debe ser mujer descuidada en sus expresiones, a juzgar por las veces que mete la pata. Pero sucede que no es lo mismo un desliz cuando te mueves desde la  oposición (recordemos aquello de los niños andaluces recibiendo clases en el suelo por falta de pupitres) que cuando lo haces desde la oficina de comunicación de un ministerio, donde se supone que tienes a tu servicio a varios profesionales de la información. Afirmar que el asesinato cometido en Roquetas de Mar es poco menos que un accidente doméstico (seamos precisos: “violencia en el entorno familiar”) es dar un paso atrás en la lucha contra la violencia de género, esa lacra que corroe la dignidad del ser humano.

En un entorno menos trágico que el anterior, el nuevo ministro de Economía, Luis de Guindos, también se ha puesto esta semana el traje de los eufemismos. Para decirnos que este cuarto trimestre la economía española entrará en recesión ha afirmado que “registrará un crecimiento negativo”. Y para anunciarnos que es posible que 2012 también sea un año de recesión, ha afirmado que “va a tener un perfil relativamente desacelerado”. Con lo fácil que resulta llamar a las cosas por su nombre…

martes, 27 de diciembre de 2011

Carme Chacón repone fuerzas en Olula

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Carme Chacón es una mujer que, pese a su juventud –tiene 40 años-, anda curtida en mil y una batallas. Eso fortalece física y psicológicamente a cualquiera, y ella no iba a ser menos. Es difícil acumular currículum tan amplio en tan poco tiempo. Estudiante inquieta, completó su formación en dispares universidades de Mánchester, Toronto, Montreal y Québec. Muy joven ya era profesora de Derecho Constitucional en la Universidad de Gerona. Y con menos de treinta años se echó sobre sus espaldas la primera tenencia de alcaldía de Esplugues de Llobregat. Su carrera política posterior, de todos es conocida.

Los últimos meses han sido especialmente intensos para la hija de Baltasar Chacón, el olulense que un día abandonó el Mármol para hacerse bombero en Barcelona. Desde aquella frustrada “candidatura a la candidatura” socialista a la presidencia del gobierno –ahora no son pocos los que piensan que tal vez con Carme les habría ido mejor- hasta prácticamente anteayer, con el cruce de artículos de militantes socialistas, uno de ellos con su firma, preocupados por el devenir del partido, por medio ha vivido desde una acusación incomprensible que por poco la deja muda (“Un líder del PSOE no debe tener vergüenza por gritar ¡Viva España”, el ínclito Bono dixit) hasta un cambio ministerial inmerso en la emoción, como es lo propio.

Para reponer energías y para fortalecerse ante la que se avecina, que también pinta apasionante –su candidatura a la secretaría general socialista es cosa hecha-, Carme ha cerrado temporalmente su agenda y se ha venido con nosotros. Aquí, el gusanillo de la inquietud tampoco le deja parar y, desde las redes sociales, ha lanzado un mensaje de esperanza para las autonómicas: “En Olula, en familia, con compañeros: gane quien gane en febrero, ganará el PSOE en Andalucía en marzo… Y con él, la esperanza de que otro camino es posible.CCh”, ha twitteado. Nadie sabe decir si el destinatario del mensaje no es otro que José Antonio Griñán, quien ha aventurado que “los socialistas andaluces solo apoyaremos a aquel aspirante que se comprometa con Andalucía”.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Ana Almansa, nuevo libro

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


El Informe Anual de la Profesión Periodística es demoledor con el futuro de estos profesionales. Mientras cada año se gradúan tres mil periodistas, sólo en 2008 hubo cinco mil reporteros despedidos. Por cada periodista desempleado hay otros dos estudiando. En el INEM, 10.000 profesionales esperan una oferta de empleo. Panorama, pues, desalentador, no sólo por la crisis económica, que también, sino por la crisis del sistema, lleno de incertidumbres.
 
Ana Almansa Martínez (Turre, 1970), doctora en Comunicación, se inició en el periodismo rural, en ése en el que hay que de hacer de todo, incluso echarse la cámara al hombro si es preciso. Combinaba la prensa escrita con la radiofónica y la audiovisual, el estudio con la redacción y la calle, y ello le dio una experiencia irrepetible. Para lo bueno y para lo malo. En 2004 dio un cambio radical a su vida profesional y se encaminó hacia la enseñanza. En la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga imparte clases de Gabinetes de Comunicación y Comunicación Política, materias que ha investigado en profundidad y de las que ya se puede decir que es una autoridad.

En Del gabinete de prensa al gabinete de comunicación (Comunicación Social, Sevilla, 2011), su nuevo libro, se adentra en la importancia de estos órganos empresariales e institucionales. “Hasta un 70 % de las informaciones que sobre organizaciones salen publicadas están mediadas por sus gabinetes de comunicación”, nos recuerda. El libro define los gabinetes de comunicación, recorre su evolución, muestra su estructura y ofrece al profesional las herramientas de las que se puede valer. En este horizonte profesional, muchos periodistas pueden encontrar su lugar.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Juntos y revueltos


Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Las fusiones bancarias crean situaciones curiosas entre oficinas y empleados. Un director de una oficina de la CAM de Almería, que antes lo había sido del Sabadell, del que se fue de malas maneras, anda estos días preocupado por cómo le recibirán en su antigua casa, que es su nueva casa. En la Avenida del Mediterráneo han convivido puerta con puerta una oficina de Bancaja con otra de Caja Madrid. Tras la fusión, han permanecido abiertas, ambas con el rótulo de Bankia. Menos mal que se ha cerrado una de ellas.

La anécdota más divertida se ha dado la semana pasada en Murcia. Como se sabe, Ruralcaja y Cajamar eran, hasta ayer, “enemigos territoriales”. Cada año, el Club de Empleados de Ruralcaja, por un lado, y la Asociación Cultural y Recreativa de Empleados de Cajamar (Acremar), por otro, celebran su tradicional comida de Navidad. El restaurante,  cuestión de coincidencias, es el mismo, el mesón La Torre. Siempre lo han hecho guardando distancias. Pero esta vez era distinto. “¿Y ahora qué hacemos?”, se preguntaban en uno y otro salón cuando estaban en plena faena, “al fin y al cabo dentro de unos meses vamos a ser compañeros”. Un empleado de Ruralcaja, José Pedro Carrillo, que antes lo fue de Cajamar, se ofreció para trasladar un mensaje de compañerismo a los del otro lado. Los de la caja almeriense lo acogieron con tanto cariño que, a los postres, los dos grupos se fundieron en uno. Tan agradable fue el encuentro que al final del mismo el subdirector general y director territorial de Cajamar en Murcia, Bartolomé Viúdez, se fundió en un abrazo con el director territorial de Alicante y Murcia de Ruralcaja, Fernando Sánchez.

Qué bonita es la Navidad... Felices fiestas y feliz año a todos. De corazón. Y, como suelen decir con frecuencia los gitanos de mi pueblo, perdónenme si a alguien he ofendido.

sábado, 17 de diciembre de 2011

El libro de Ruiz-Jarabo

Emilio Ruiz

Ignacio Ruiz-Jarabo no es un funcionario cualquiera. Ningún funcionario es un funcionario cualquiera, pero él, menos. Inspector de Hacienda durante muchos años, ha ocupado cargos de tanta responsabilidad como las direcciones generales del Catastro y de la Agencia Tributaria. Ahora está en excedencia y es director de temas fiscales en Consulting Empresarial.

Ruiz-Jarabo ha escrito un libro, “Estado fiscal y democracia, la Agencia Tributaria en perspectiva” (Tirant lo Blanch, Valencia, 2011), que ha removido los cimientos de gremio. Le acusan de no guardar el sigilo y la discreción que es exigible a todo funcionario, pues hace uso de su labor como inspector para sacar a relucir los trapos sucios de un buen número de colegas, así como de personas conocidas, como Florentino Pérez, Sánchez Vicario, Ruiz Mateos, Jesús Gil y Lopera. Del dueño del Betis cuenta un episodio asombroso. Dice que se le presentó un día en su despacho con la proposición de hacerle acabar con el Sevilla: “Mira, Director, he pedido verte porque creo que en el momento actual se dan todas las condiciones para que entre tú y yo lo consigamos. Juntos podemos. Me consta que el Sevilla te debe mucho dinero. Se trata de que tú le aprietes al máximo, yo me encargo de mover a los jueces y a los medios, y, entre todos, acabamos de una vez con el Sevilla”.

Lo peor del libro es en el lugar en el que deja a sus excompañeros inspectores. Dentro del colectivo, dice, hay un grupo que denomina “los nuevos corsarios”, que “se aprovechan del poder que tienen para asfixiar al contribuyente”. Esos “corsarios” se mueven por motivos ideológicos, por envidia o resentimiento, por comodidad e incluso por interés personal. Explosivo libro, en definitiva.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Liberbank se deja querer por Unicaja

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El baile de fusiones bancarias nos trae cada día nuevos noviazgos o, cuando menos, nuevos pretendientes. Cuando aún no ha culminado el proceso de fusión  entre Unicaja y Caja España-Duero, ahora quien ronda a la andaluza es la asturiana, o más bien el asturiano, Liberbank, el banco liderado por Cajastur. Si la operación se confirmara, de la fusión saldría un banco con más de 130.000 millones de euros en activos que ocuparía la séptima posición en el ranking financiero español. El Banco de España considera óptimo para desenvolverse en los mercados europeos disponer de unos activos de 150.000 millones de euros.

Parece que no existo todavía una negociación formal, aunque sí "conversaciones exploratorias". Liberbank, el banco resultante de la alianza entre Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, ha manifestado públicamente su disposición a participar en nuevas fusiones para ganar tamaño. Lo indicó el pasado 11 de noviembre, en una comparencia pública, el presidente de Liberbank y primer ejecutivo de Cajastur, Manuel Menéndez.

En los contactos exploratorios no han tardado en surgir algunas tensiones entre Unicaja y sus nuevos socios de Castilla y León. A Caja España la operación no le gusta nada, pues debilitaría sus posiciones dentro del nuevo grupo. Recordemos que Caja España y Caja Duero van a controlar sólo el 30% del banco liderado por Unicaja. En Liberbank, Cajastur domina la sociedad con un 60% del capital. Unicaja y Cajastur tendrían, por tanto, las posiciones más relevantes en caso de fusión.

Pero este asunto de noviazgos entre entidades no queda aquí. Según el diairo Expansión, Unicaja y Liberbank pueden extender su acuerdo al grupo Caja 3, resultante de la fusión de Caja Inmaculada, Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz.

sábado, 10 de diciembre de 2011

A los empleados de Unicaja no les salen las cuentas

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Quienes fueron la semana pasada a Unicaja a realizar una operación observaron en el impreso correspondiente que la entidad, aún siendo la misma, tiene distinto nombre: Unicaja Banco, S. A. Lo mismo les ha pasado a los clientes de Caja España y Caja Duero. Su entidad también tiene nuevo nombre: Banco de Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, S. A. La constitución de estos dos bancos es el paso previo a la constitución de otra nueva entidad, el banco común, que será el que operará tras la fusión de ambos.

La fusión suma sinergias, que se dice en el lenguaje del sector, pero también deja damnificados. Los excedentes de plantilla se estiman en 1.800 trabajadores. España-Duero ya se ha adelantado a decir que la mayoría debe ser de Unicaja, pues ellos hicieron su ajuste de 800 personas cuando se fusionaron. Los trabajadores de Unicaja que superan los 56 años –ó 54, según manden las circunstancias- andan estos días haciendo las cuentas de su prejubilación. Las noticias que les llegan no son muy alentadores: se los quieren quitar de encima con el 60 % del salario actual o con una indemnización de 30 días por año trabajado y un tope de 24 mensualidades. Una miseria, dicen, si se compara con el 95 % que se les ha dado, hasta ahora, a los prejubilados.

La banca, contrariamente a lo que siempre se ha creído, anda escasa de dinero. El nuevo banco dice que aquellos tiempos de generosidad en las prejubilaciones pasaron a la historia. Que lo ofrecido es lo que hay o empiezan a formalizar despidos procedentes por causas económicas. Y eso es aún peor, pues pueden finiquitar al personal con 20 días por año. Veremos a ver en qué queda el asunto.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Siguen las "paulinas" zancadillas para impedir la fusión de Caja Rural de Canarias y Cajamar

Emilio Ruizwww.emilioruiz.es

Paulino Rivero, el presidente canario, se ha propuesto quemar todos los cartuchos para impedir que se lleve a cabo la integración de Caja Rural de Canarias en el Grupo Cooperativo Cajamar. Aunque en el sector financiero se afirma que todo el pescado está vendido y que las decisiones tomadas son irreversibles, Rivero piensa que mientras hay vida hay esperanza. Disgustado con las posturas tomadas con el Consejo Rector de la entidad y por todos los sindicatos de trabajadores, favorables al acuerdo con Cajamar, el presidente se mueve ahora aprovechándose de la influencia que pueda tener sobre ciertos consejeros para conminarles a que propicien un movimiento de disconformidad con la integración.

En esta línea se mueve estos días el consejero Pedro del Río y Bravo de Laguna, quien ha solicitado a los socios votar en contra del proyecto por considerarlo negativo para los intereses canarios. En un escrito dirigido al resto de socios, del Río se erige en portavoz de un grupo de ellos, no determinado, y pide a los demás que "reflexionen sobre la posibilidad que tenemos en nuestras manos para intervenir y cambiar el curso de las cosas, por el bien de todos los canarios", votando en contra de "este despropósito".

Del Río y Bravo de Laguna también se lanza a hacer acusaciones sin prueba alguna que la sustenten, como que la fusión con Cajamar "tan sólo el beneficio propio de unos pocos que, olvidando sus obligaciones, han negociado pensando únicamente en el mantenimiento y promoción de sus cargos y puestos". Y añade: "La alternativa a que Caja Rural de Canarias se disuelva como un azucarillo dentro de Cajamar es crear una nueva entidad a través de la integración de las dos cajas rurales canarias en una nueva cooperativa de crédito denominada 'de segundo grado'. Una nueva entidad canaria que apoye fundamental y básicamente a la sociedad canaria y que invierta en proyectos canarios. Una nueva entidad fuerte que, bajo el amparo del Grupo Caja Rural, uno de los más solventes del sistema financiero español, tendrá la capacidad de crecer, crear empleo y generar riqueza en nuestra tierra en un futuro no muy lejano".

Tanto dentro del Consejo Rector de Caja Rural de Canarias como de los directivos de Cajamar se considera que éstos son los últimos coletazos de quienes se oponen a una unión que es benficiosa, en primer lugar, para los socios cooperativistas de la caja canaria, que se verán amparados por un grupo que, como el mismo consejero reconoce, "tiene un tamaño 30 veces superior a Caja Rural de Canarias".

Los datos del EGM en Almería: hoy, la prensa

Emilio Ruiz

El EGM (Estudio General de Medios) es el instrumento, generalmente aceptado por todos los medios, tanto de comunicación como publicitarios, que mide las audiencias de los medios de comunicación. No hay que confundirlo con la OJD (la Oficina de Justificación de la Difusión), que es el organismo que controla la difusión, las ventas, en definitiva, si se trata de un medio de pago. Resumiéndolo en un periódico, podríamos decir que la OJD indica el número de ejemplares que se venden cada día y el EGM indica el número de personas que lo leen cada día.
La Voz de Almería
Pues bien, esta semana se han conocido los datos del EGM correspondiente a la llamada "3ª ola" del año, realizada entre septiembre y noviembre. ¿Y qué resultados ha dado el EGM en la provincia de Almería? Pues son resultados más bien desalentadores. Almería sigue siendo una provincia en la que se lee bastante poco. Ahonda en la tónica general nacional de escasa lectura de medios impresos, pero aún con mayor grado de intensidad. Otro día volveremos sobre este particular.

Cada día, los almerienses consumidores de prensa diaria se informan dando lectura a los siguientes periódicos y en las cantidades que igualmente se indican: La Voz de Almería, 76.000 lectores; Ideal, 15.000 lectores, y Diario de Almería, 9.000 lectores. Esto es por lo que respecta a la prensa de ámbito provincial. En consumo de prensa nacional generalista, la clasificación en Almería es ésta: El País, 18.000 lectores (0 %); El Mundo, 14.000 lectores -18 %); Abc, 7.000 lectores (+17 %); Público, 5.000 lectores (+25 %) y La Razón, 3.000 lectores (0 %). En prensa deportiva, As tiene 33.000 lectores (-3 %); Marca, 32.000 (-9 %); Sport, 3.000 (0 %), y Mundo Deportivo, 1.000 (0 %). Entre paréntesis sin indica la diferencia porcentual respecto a la 2ª ola de 2011, por lo que respecta a los medio de ámbito nacional; las diferencias respecto a los medios provinciales las veremos más adelante. En relación con la 2ª ola de 2011, los almerienses hemos leído 14.000 periódicos menos (216.000 frente a 230.000), lo que supone una disminución de prensa diaria del 6 %
Diario de Almería
Resulta curioso analizar las formas con las que estos medios han acogido los resultados de esta oleada del EGM. Obviamente, los periódicos de tirada nacional tratan el tema analizando la difusión global. En los medios de ámbito provincial, la respuesta ha sido variada, cuando no silenciosa. El periódico con menos lectores de la provincia, Diario de Almería, simplemente ha silenciado los datos del último EGM. Y la verdad es que no le han faltado motivos, como posteriormente veremos. Ideal ha englobado sus 9.000 lectores de la edición de Almería con los 155.000 que suman sus tres ediciones (Granada, Jaén y Almería). Obviamente, la edición de Granada es la que ejerce de tirón del periódico.

Por lo que respecta a La Voz de Almería, los relativamente buenos datos de audiencia que le ha dado el Estudio General de Medios los ha aprovechado para sacar pecho. El EGM hizo públicos sus datos el jueves. El viernes, el periódico de la Avenida del Mediterráneo ya nos ofrecía una página completa ofreciendo detalles pormenorizados de la situación. En honor a la verdad hay que decir que si La Voz de Almería no nos hubiera ofrecido esa información, los almerienses nos hubiéramos quedado huérfanos de datos. El domingo, el diario que dirige Pedro Manuel de la Cruz ha comparado los datos de esta oleada del EGM con la oleada anterior. Y así, nos hemos enterado de que Ideal, con sus 15.000 lectores, baja un 12 % en su difusión (anteriormente tenía 17.000). Diario de Almería, con sus 9.000 lectores, baja un 25 % (anteriormente tenía 12.00). Y La Voz de Almería, con sus 76.000 lectores, baja un 5 % su difusión, si bien este dato el periódico se lo reserva. En la anterior oleada, La Voz de Almería acumulaba 80.000 lectores. También es cierto que los 76.000 lectores de esta oleada superan a los lectores de la primera oleada de 2011 (75.000 lectores) y, considerablemente, a los de la última oleada de 2010 (68.000 lectores). La cuota de mercado considerando únicamente los medios de ámbito provincial es la siguiente: La Voz de Almería, 76 %; Ideal, 15 %, y Diario de Almería, 9 %. Considerando también los medios de difusión nacional, la cuota de mercado de los medios provinciales en nuestra provincia es ésta: La Voz de Almería, 35,2 %; Ideal, 6,9 %, y Diario de Almería, 4,2 %.
Ideal
Un caso particular y digno de un estudio de mayor profundidad es el del periódico Diario de Almería. Como se sabe, el periódico que dirige Antonio Lao “juega” con ventaja respecto a los otros dos periódicos: se ofrece en kioscos por solamente 50 céntimos. Una estrategia comercial de este tipo suele hacerse en un espacio de tiempo muy acotado y con el ánimo de abrirse un hueco en el mercado. A nivel nacional, esta fórmula de abrirse mercado fue también practicada por el diario La Razón. El periódico del grupo Joly debe andarse, estos días, inmerso en el campo de la confusión, pues su difusión, lejos de mejorar, cae de forma estrepitosa, y la evolución de la misma pone en entredicho definitivamente la viabilidad del proyecto. Diario de Almería, con sus 9.000 lectores diarios, no solamente pierde 3.000 lectores con respecto a la oleada anterior (12.000), sino que ni siquiera puede conservar los 11.000 lectores de la primera oleada de este año. Vuelve a los datos de finales de 2010 (9.000 lectores).

Un proyecto empresarial que ofrece estos resultados se puede dar por liquidado, lamentablemente. Es una verdadera pena, pues el producto que cada mañana se nos ofrece en los kioscos es digno de distinta aceptación. Y no solamente por el precio. Si a los datos de audiencia hechos públicos ahora se añaden los datos de la OJD (Oficina de Justificación de la Difusión), correspondientes a octubre de 2011, podemos decir que, cuando menos, la viabilidad del proyecto de Diario de Almería está en entredicho. La OJD le certifica al diario de Joly solamente 3.758 ejemplares, frente a los 8.528 de La Voz de Almería y los 2.715 de Ideal. En el caso de este último  hay que tener en cuenta que no es un medio propiamente independiente, sino una edición local de quien tiene su base de implantación en Granada. Al margen de esto, también hay que destacar el fuerte descenso de tirada que ha tenido la edición de Almería del diario de Vocento. Mientras que en el control de la OJD de abril de 2011 la difusión era de 3.305 ejemplares, en el control de octubre de 2011 solamente le certificaron 2.715 ejemplares.

Para finalizar este análisis de la audiencia y la difusión de la prensa en la provincia de Almería, desearía hacer una pequeña observación. Los lectores de periódicos estamos acostumbrados a que éstos hagan una lectura interesada de los datos que periódicamente nos ofrecen tanto el EGM como la OJD. Como se suele decir, cada uno se lleva el agua a su molino, y se las apañan para presentarse ante sus lectores con ánimo de triunfo, en contraposición con sus oponentes, a los que consideran derrotados. No es el caso de quien este estudio firma. Nuestro deseo era presentarle al lector un estado de la situación de la prensa en Almería, sin volcarnos por el interés hacia una cabecera u otra. Que lo hayamos o no conseguido, eso ya depende del juicio del lector.

sábado, 3 de diciembre de 2011

Obras con financiación público-privada: no es oro todo lo que reluce

Emilio Ruiz

La forma habitual que tiene una administración pública de financiar sus infraestructuras es con cargo a sus presupuestos. Pero algunas administraciones, ante la precariedad económica en la que se encuentran inmersas, quieren hacer habitual lo que ha sido siempre una excepción: financiarlas mediante la llamada “fórmula de colaboración público-privada”. Esta forma de financiación se ha utilizado desde siempre en España para construir autopistas de peaje: una o varias empresas constructoras y/o concesionarias hacen y explotan la infraestructura y los usuarios la pagan mediante una aportación económica cada vez que la usan. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, fue muy criticada cuando dio un paso más extendiendo el sistema a la construcción de hospitales. En este caso, en vez de sufragar la obra los usuarios, es la propia Comunidad quien la paga en forma de “renting”; o más bien de “leasing”. En cómodos plazos, en definitiva.

Este último es el sistema que está empleando la Junta de Andalucía en su nuevo plan de infraestructuras. Así se ha adjudicado ya la Autovía A-308 Iznalloz-Darro por un montante de 200 millones de euros, que se abonarán en un plazo de 30 años a razón de 20,72 millones anuales. Actualmente se encuentran en periodo de licitación la ampliación del puerto de Carboneras, presupuestada inicialmente en 40 millones de euros, y en trámite de adjudicación el tramo de la Autovía del Almanzora comprendido entre Purchena y la Autovía del Mediterráneo, presupuestado en algo más de 160 millones de euros. En total, la inversión prevista en toda la comunidad -entre 2010 y 2011, se decía, pero los plazos ya no se cumplen- ascenderá a 2.676 millones de euros.

La financiación de infraestructuras mediante colaboración público-privada se presenta como la fórmula mágica que resuelve el problema de la escasez de fondos públicos. Ahí es nada: el gobierno ve cómo cumple con sus compromisos electorales y, encima, no tiene que pellizcar para nada sus presupuestos, diezmados por las circunstancias. Todo positivo, nada negativo, que diría aquel célebre entrenador del Barcelona.

Pues bien, no es así, no es oro todo lo que reluce. Es cierto que el coste de la construcción de estas infraestructuras no afecta al endeudamiento y déficit públicos. Pero también es cierto que, a cambio, hay que aceptar una serie de condiciones que ponen en entredicho la idoneidad de la fórmula. Veamos tres de ellas:

Una, el coste financiero. Es muy superior al coste de financiación habitual del Estado. Los tipos de interés en los que se mueve la deuda pública –incluidos los bonos patrióticos, tan de moda- están muy por debajo de las ofertas que están presentando los financiadores de la inversión público-privada. Hoy, éstos no presentan una oferta con una T. I. R. –tasa interna de retorno- por debajo de los dos dígitos.

Dos. Se produce un traspaso del endeudamiento público al endeudamiento privado. Cada oferta, a pesar de ir acompañada de una entidad financiera que soporta la construcción, requiere además de un enorme esfuerzo económico de las empresas licitadoras. Se dice que el problema de España no es tanto la deuda pública como la deuda privada. Pues esto es más deuda privada.

Y tres. La fórmula deja una pesada carga que tienen que sufragar las generaciones futuras. Los presupuestos de la Junta de Andalucía no se resienten ahora, pero dejan hipotecado el margen de maniobra de futuros gobiernos. Pan para hoy y hambre para mañana, en definitiva.

Para las pymes andaluzas del sector de la construcción –en Andalucía, cuando hablamos de empresas, hablamos de pymes- el sistema está siendo un quiero y no puedo. Por una razón muy simple: porque esta fórmula de financiación requiere de una aportación de recursos propios que ronda el 15-20 % del total de la inversión. ¿Y qué empresa andaluza puede hoy inmovilizar tal cantidad de dinero, teniendo, como tenemos, unas entidades financieras que tienen cerrado el grifo del crédito? Es cierto que en las uniones temporales de empresas licitadoras de la autovía del Almanzora aparecen varias andaluzas. Pero que nadie se confunda: sus porcentajes de participación son insignificantes, casi simbólicos.

El gobierno andaluz debe estar preocupado por el devenir del sistema de financiación público-privado. Al concurso de la autovía Iznalloz-Darro se presentaron siete ofertas. Al de la autovía del Almanzora, sólo tres.

Almería no cuenta

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Quienes viajan con frecuencia en avión habrán podido comprobar que los aeropuertos son lugares propicios para la cháchara. El de Almería, quizás algo menos, porque la escasez de tráfico permite llegar con el tiempo más ajustado. El jueves, en un viaje a Sevilla, un pasajero "amigo" me dio el día. Me cogió en nuestro aeropuerto -¡guapo ha quedado, eh!- y no me soltó hasta San Pablo. Menuda paliza. Toda su manía, sobre la marginación de Almería. Se aprendió, de carrerilla, mil y un ejemplos, algunos de ellos estrambóticos. “¡Almería no cuenta, no contamos nada!”, era el estribillo que repetía machaconamente.

Fue curiosa su exposición de casos concretos. “¿Me puedes decir –me preguntaba- cuántos almerienses hay implicados en el asunto de los eres?”. “Que yo sepa, ninguno”. “¿Y eso?”. “¿Eso qué?, eso está bien, ¿no?”. “No, amigo mío, no; no hay nadie de Almería, sencillamente porque Almería no cuenta, ni para lo bueno, ni para lo malo; esta vez era para lo malo, pero si hubiera sido para lo bueno, tampoco habría contado. Nos ignoran. ¿No lo entiendes?”. “Pues no”.
Aeropuerto de Almería

“Voy a ponerte otro ejemplo, que ése seguro que conoces mejor”. “¿Yo?”. “Sí, hombre, lo habrás leído en el periódico: Competencia ha multado a varias empresas constructoras por acordar sus ofertas a obras del Ministerio de Fomento. ¿Me puedes decir cuántas empresas de Almería hay?”. “Ninguna, por suerte”. “¡Y dale con la suerte! ¿Y no te has preguntado por qué no hay ninguna empresa de Almería?”. “Quizás porque es gente legal”. “No seas ingenuo. No hay ninguna empresa de Almería porque las empresas de Almería no cuentan, ni para lo bueno, ni para lo malo, ni para lo regular. Simplemente, nos ignoran”.

Menos mal que llegamos a San Pablo. Vaya viaje. A nadie se lo deseo.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Ruralcaja, más cerca de Cajamar

Emilio Ruiz

Cuentan, quienes allí estaban, que se respiraba tensión en la reunión de ayer tarde, en Madrid, de la Asociación Española de Cajas Rurales. Su asociada levantina Ruralcaja, cabeza del grupo CRM (Cajas Rurales del Mediterráneo), les había lanzado lo que no pocos interpretaban como un auténtico órdago: o formaban, todas ellas, un grupo consolidado o la mayor de ellas, el grupo CRM, con Ruralcaja al frente, se vería libre de negociar con quienes quisieran y cuando quisieran. El “con quienes quisieran” estaba claro: Cajamar. Y el “cuando quisieran”, también: ya.

Pues bien, la Asociación ha rechazado la propuesta. Ruralcaja, de inmediato, se ha lamentado por "no lograr los apoyos para unir el cooperativismo de crédito español" y ha anunciado que "continuará trabajando para favorecer procesos de integración que mejoren la eficiencia" del sector.

La propuesta de la caja valenciana ha sido debatida durante un par de horas, y no faltaron las entidades que consideraban ésta como la vía adecuada. Pero la falta de consenso obligó a rechazarla. La iniciativa fue lanzada el pasado dos de noviembre mediante una carta enviada a la asociación en la que Ruralcaja proponía un proceso de consolidación que permitiera a las más de 70 cajas ganar tamaño, acorde a lo que está ocurriendo en la actualidad en el sector financiero. Ruralcaja explicaba a la asociación la necesidad de "formar un grupo consolidable de entidades de crédito que permita por una parte unificar todos los servicios de apoyo y, en consecuencia, ahorrar costes y ganar eficiencia". La propuesta de integración se realizaría en torno al Banco Cooperativo Español, una entidad en la que participan todas ellas y que les presta servicios de apoyo.

La propuesta lanzada por Ruralcaja ha corrido en el tiempo paralela a las informaciones que han surgido estos días, en el sentido de que la cooperativa de ahorro valenciana estaría negociando una fusión con su gran competidora, Cajamar. La almeriense no forma parte de la asociación. La negativa de la asociación no impide que el sector esté avanzando de manera "tranquila y pausada" con su proceso de consolidación, según Marta de Castro, secretaria general de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc), que agrupa a todo el sector.

CRM/Ruralcaja entiende que al no haber llegado a buen puerto el SIP promovido por la AECR "es necesario buscar, sin más dilaciones, una alternativa eficaz, capaz de dar respuesta a la estructura del sector del cooperativismo de crédito en un entorno económico muy desfavorable". Esta opción se llama Cajamar, con quien la fusión se halla cada vez más cerca.