_______________________________________________________________________________________________

domingo, 13 de noviembre de 2011

En el PSOE saltan las alarmas

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Los sondeos ofrecidos este fin de semana por El Mundo y El País, así como el facilitado por el Centro de Investigaciones Sociológicas la semana pasada, llegan a la misma conclusión: en Almería, casi todo el pescado está vendido. El PSOE obtendrá dos diputados y cuatro el Partido Popular. En el caso del elaborado por Demoscopia y en el del CIS, parece que son remotas las posibilidades de un resultado diferente a ese, pero, en el caso del elaborado por Sigma Dos para el diario de Pedro J. Ramírez, se abre una ventana que puede ser catastrófica para los intereses socialistas. Este sondeo pone en entredicho la distribución del sexto escaño, que no hay que descartar que vaya a manos del Partido Popular.

¿Y es eso posible? Es posible. En cuestión de resultados electorales, nunca la última palabra está dicha hasta que se da lectura a la última papeleta extraída de las urnas. En el PSOE de Almería saben bastante de eso. Aún resuenan en la sede socialista aquellas palabras triunfalistas de Gabriel Amat, presidente del Partido Popular, en vísperas de las elecciones municipales. Se atrevió a vaticinar 17 concejales para su partido en el ayuntamiento de la capital. Fue acusado hasta de bravucón. El PSOE, recordémoslo, tenía 11 concejales frente a 13. La realidad superó a la ficción: no fueron 17 los concejales obtenidos por el PP, sino 18.

El sondeo de Sigma Dos hace un reparto de votos de 63-64 por ciento para el PSOE y 25-26 para el PP. Ese abanico de márgenes deja abierta la posibilidad de que el sexto diputado sea el Partido Popular en vez de para el PSOE. La Ley d´Hont no es proporcional, como se sabe. Es favorecedora de mayorías. Si el PP obtuviera 64 puntos y el PSOE obtuviera 25 el sexto escaño sería para el PP. Así de sencillo.

No, no está todo el pescado vendido, como creíamos. Un 5 a 1 sería una victoria apabullante para unos y una derrota desastrosa para otros. Es lógico que este fin de semana se hayan encendido todas las alarmas en el PSOE. Le quedan cinco días para evitar que Luis López se quede sin acta de diputado.