_______________________________________________________________________________________________

sábado, 26 de noviembre de 2011

Voluntarismo

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Se cumple hoy una semana desde que los españoles decidimos que fuese el Partido Popular quien sustituyera al Partido Socialista como soporte principal del gobierno de la nación y de que fuera Mariano Rajoy quien reemplazara a José Luis Rodríguez Zapatero en la presidencia del mismo. Rajoy basó buena parte de su campaña en dos ideas básicas. Una, es necesario crear en los mercados un ambiente de confianza hacia nuestro país. Y dos, el PP tiene las recetas para salir de la crisis, como ya demostramos en 2004.

Mariano Rajoy,
presidente electo
Respecto a las recetas, sabe Rajoy, y sabe todo el mundo, que esta situación no tiene parangón alguno con aquélla, y no por la dimensión del problema, en ambos casos muy grave, sino por la génesis del mismo. Respecto a la confianza, en los siete días que Mariano Rajoy lleva de presidente electo ya se habrá dado cuenta de que la confianza no se adquiere con una simple manifestación de buena voluntad. Las urnas han dado a los españoles un nuevo gobierno y un nuevo presidente. El hecho debería haber incitado a la relajación de los mercados en su embestida contra España. Lejos de ser así, la bolsa ha vivido su tercera peor semana del año, con una caída del IBEX del 6,6 %, y la prima de riesgo, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo periodo, se ha situado en 450 puntos, un diferencial que, en otros casos, ha sido la excusa para intervenir un país.

Rajoy es, hoy, presidente electo. Faltan aún veinticinco días para que sea presidente a secas. Será entonces cuando tenga el BOE en sus manos. Mientras llega ese día, tal vez convendría que hiciera alguna declaración pública anunciando algo más que buenas intenciones. Ansiosos por oírle estamos.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Las cajas rurales, incluida Cajamar, tratan sobre su fusión

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

La reestructuración del sistema financiero español, integrado por los bancos, las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito -éstas, esencialmente, las cajas rurales- anda estos días en plena ebullición. La actualidad nos depara, a cada momento, una nueva noticia, la última, la absorción del Banco Pastor por el Banco Popular. Pero los acuerdos entre sociedades no tienen el mismo dinamismo en los tres grupos que conforman el sistema. Mientras los bancos se acercan cada vez más al status adecuado, conformado en torno a media docena de grupos, el futuro de varias cajas de ahorros sigue sin estar claro. La CAM –Caja de Ahorros del Mediterráneo- terminará finalmente en manos de algún banco, casi con toda seguridad el Santander, que lo unirá a Banesto. Novacaixagalicia y Catalunyacaixa, que han necesitado de inyecciones de capital del Frob, van a disfrutar de un periodo de gracia para encontrar socio. Transcurrido ese tiempo sin resultado satisfactorio, también serán engullidas por el Banco de España para la venta al mejor postor. Parecida suerte puede correr Unnim.
Antonio Pérez Lao, Presidente de Cajamar

El tema de las cajas rurales se mueve en otro mundo. Las rurales, por lo menos hasta ahora, no han restado un solo minuto de sueño al gobernador del Banco de España. Son entidades muy pequeñitas, peculiares, enormemente atomizadas y con poco riesgo en el sector inmobiliario, salvo excepciones. Pero todo esto no quiere decir que su situación sea la idónea para afrontar el futuro. Todo lo contrario. De hecho, ya empieza a generalizarse la idea de que será muy difícil la subsistencia de las entidades -sean bancos, cajas o rurales- que no superen los cien mil millones de euros en activos. Al día de hoy, la caja rural más potente, la almeriense Cajamar, sólo alcanza un tercio de esa cifra, y ello tras integrar en su S. I. P. a la Rural de Canarias. La Junta Rectora de esta entidad ya ha aprobado la integración en el Grupo Cooperativo Cajamar, y para el mes que viene se ha convocado a la Junta General. Es muy difícil que haya sorpresas.

En este ambiente de ajustes, fusiones, absorciones y creación de S. I. P. entre entidades, una noticia de estos días ha causado sorpresa, no por innecesaria sino por inesperada: vuelven a establecerse conversaciones para ver la posibilidad de integrar en un solo grupo a todas las cajas rurales. Hasta ahora, son sólo “conversaciones de cortesía", dicen quienes han entrado en el diálogo. La novedad con respecto a conversaciones anteriores radica en que, en esta ocasión, también se ha sentado en la mesa la almeriense Cajamar, líder del sector, que no forma parte de la Asociación Española de Cajas Rurales, con quien ha tenido serias discrepancias.

El pasado día dos de noviembre, CRM –Caja Rural Mediterráneo-, el grupo liderado por Ruralcaja, segundo del sector, remitió una carta al resto de rurales instándoles a crear una unión de todas ellas. Son setenta en toda España. La propuesta es a consecuencia de la coyuntura, pero también de los fracasos cosechados por las afiliadas en la asociación en su pretensión de crear grupos de mayor tamaño. Ruralcaja y Cajamar han sido las más activas en esta materia. La primera se asoció en CRM con otras catorce cajas rurales valencianas y la almeriense ha sumado a ocho de la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Baleares y Canarias.

La carta de CRM ha sido remitida unos días después de que los órganos de gobierno de la Asociación de Cajas Rurales paralizaran una propuesta de reforma de sus estatutos. En su obstinado empeño por evitar el fortalecimiento del Grupo Cooperativo Cajamar, algunos dirigentes de la asociación pretendían blindar al grupo ante un posible goteo de bajas hacia Cajamar. CRM fue la primera que se manifestó en contra.

A raíz de este “incidente”, fuentes del sector aseguran que ha habido conversaciones entre CRM y Cajamar con el propósito de establecer una unión entre ambas que ejerciera de arrastre hacia el resto de entidades. En la caja almeriense estas conversaciones nunca se comentan, pues prefieren hablar sobre decisiones y no sobre conversaciones. Para tener una idea de lo que puede suponer la unión de todas las cajas rurales, valgan estos datos: el volumen de activos de todas las cajas rurales unidas sobrepasan los 110.000 millones de euros. No alcanzan siquiera el tamaño de Banesto, que tiene 127.000 millones de activos. Santander, sin Banesto, y BBVA rondan los 400.000 millones.

sábado, 19 de noviembre de 2011

El sexto escaño

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


469.583 almerienses vamos a decidir mañana, unos de forma activa, introduciendo su sobre en la urna, y otros de forma pasiva, no acudiendo a votar –la abstención es una forma distinta de participar-, quiénes van a ser las personas que nos representen en el Senado y en el Congreso de los Diputados. Por lo que respecta a la Cámara Alta, la cosa parece que está clara. Los elegidos serán Luis Rogelio Rodríguez, Mar Agüero y Eugenio Gonzálvez, por el PP, y Juan Carlos Pérez Navas, por el PSOE.
Luis López, candidato socialista

Para el Congreso, salvo una hecatombe, tendrán su acta en el bolsillo Rafael Hernando, Juan José Matarí, Carmen Navarro y Jesús Caicedo, por el PP, y Consuelo Rumí por el PSOE. Queda un sexto escaño, para el que tiene casi todas las papeletas el socialista Luis López, si bien la popular Julia Ibáñez tiene fundadas esperanzas en que la “marea azul” también le arrastre a ella.
Julia Ibáñez, candidata popular

La distribución de escaños de diputados por Almería, hasta hace unos días, nadie la había cuestionado. Todas las combinaciones daban un reparto de 4 para el PP y 2 para el PSOE. Los macrosondeos del CIS y de Demoscopia, éste para El País, lo ratificaron. Pero el de Sigma Dos, para El Mundo, fue un jarro de agua fría que cayó sobre las huestes socialistas. El viaje, precipitado, de Rubalcaba a Almería no ha sido ningún capricho. De hecho, ni Rubalcaba ni Rajoy tenían en sus agendas un hueco para nuestra provincia porque siempre se ha considerado que, aquí, todo el pescado estaba vendido. Y fíjense por dónde no es así. Toda elección, por intrascendente que sea, tiene su componente de incertidumbre. La cuestión, hoy, en Almería, es saber si el acta del sexto diputado lo recibirá el socialista Luis López o la popular Julia Ibáñez. De ustedes, señoras y señores, de su voto o su abstención, depende. Que gane el/la mejor.

domingo, 13 de noviembre de 2011

En el PSOE saltan las alarmas

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Los sondeos ofrecidos este fin de semana por El Mundo y El País, así como el facilitado por el Centro de Investigaciones Sociológicas la semana pasada, llegan a la misma conclusión: en Almería, casi todo el pescado está vendido. El PSOE obtendrá dos diputados y cuatro el Partido Popular. En el caso del elaborado por Demoscopia y en el del CIS, parece que son remotas las posibilidades de un resultado diferente a ese, pero, en el caso del elaborado por Sigma Dos para el diario de Pedro J. Ramírez, se abre una ventana que puede ser catastrófica para los intereses socialistas. Este sondeo pone en entredicho la distribución del sexto escaño, que no hay que descartar que vaya a manos del Partido Popular.

¿Y es eso posible? Es posible. En cuestión de resultados electorales, nunca la última palabra está dicha hasta que se da lectura a la última papeleta extraída de las urnas. En el PSOE de Almería saben bastante de eso. Aún resuenan en la sede socialista aquellas palabras triunfalistas de Gabriel Amat, presidente del Partido Popular, en vísperas de las elecciones municipales. Se atrevió a vaticinar 17 concejales para su partido en el ayuntamiento de la capital. Fue acusado hasta de bravucón. El PSOE, recordémoslo, tenía 11 concejales frente a 13. La realidad superó a la ficción: no fueron 17 los concejales obtenidos por el PP, sino 18.

El sondeo de Sigma Dos hace un reparto de votos de 63-64 por ciento para el PSOE y 25-26 para el PP. Ese abanico de márgenes deja abierta la posibilidad de que el sexto diputado sea el Partido Popular en vez de para el PSOE. La Ley d´Hont no es proporcional, como se sabe. Es favorecedora de mayorías. Si el PP obtuviera 64 puntos y el PSOE obtuviera 25 el sexto escaño sería para el PP. Así de sencillo.

No, no está todo el pescado vendido, como creíamos. Un 5 a 1 sería una victoria apabullante para unos y una derrota desastrosa para otros. Es lógico que este fin de semana se hayan encendido todas las alarmas en el PSOE. Le quedan cinco días para evitar que Luis López se quede sin acta de diputado.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Un grito de desesperación

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es


Las diez empresas más importantes de Granada que se dedican a la construcción civil y obra pública han realizado un acto público que no tiene precedentes en el sector: Han comparecido junto a las asociaciones empresariales para anunciar, y denunciar, que su supervivencia tiene los días contados. En ese viaje hacia el abismo le acompañarán varios miles de trabajadores, que irán a engrosar las insaciables listas del paro, y varios cientos de proveedores y subcontratistas, que no podrán ver satisfechas las deudas que con ellos han contraído.

Comparecencia de las diez mayores
 empresas de Granada de obra pública

La tremenda situación que viven estas empresas no es a consecuencia de una mala gestión. Ni a un equivocado plan de negocio. Ni siquiera a una disminución de la actividad, a la que quizás puedan hacer frente haciendo los ajustes necesarios para adaptarse a los tiempos que corren. Nada de eso. Se debe simplemente a que los poderes públicos, los mismos que deben velar por que todo quisque cumpla las leyes, se pasan éstas por el forro de los pantalones y hacen caso omiso a sus obligaciones económicas. La deuda de la Junta con estas empresas asciende a 80 millones de euros. Las de los ayuntamientos, a 60.

En Almería, aún no se ha producido un acto como éste. Pero eso no significa que no haya un problema idéntico. Lo hay. Una veintena de ayuntamientos, entre los que se encuentran los más grandes de la provincia, han entrado en una “suspensión de pagos” no declarada oficialmente que está conduciendo a muchas empresas al cese de la actividad. Y, encima, cuando se va a la Justicia a pedir ayuda, los jueces de lo contencioso-administrativo te dan una cita para dentro de… ¡dos años! Patético.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Réplica al Sr. Emilio Ruiz

Jorge Lirola
Profesor de la UAL


El pasado domingo 6 de noviembre, el Sr. Emilio Ruiz publicó un artículo bajo el título de "¿De qué vas, profesor Lirola?" en La Voz de Almería. En él, tras documentarse superficialmente, se propuso "enjuiciar" mi caso (el Rector Pedro Molina me ha suspendido de funciones durante 4 años y 3 meses como Profesor de la UAL) y sentencia, con suma ligereza, entiendo yo, que: "En su ofuscación incluso ha arremetido contra una compañera que fue su profesora. La denigra, maltrata y humilla. Sin piedad alguna". En mi legítimo derecho de réplica, al entender que su grave acusación es falsa y me causa un perjuicio, le ruego al Director del periódico que se la ha publicado que corresponda con la publicación de esta réplica y al autor del artículo, el Sr. Emilio Ruiz, que se retracte de dicha acusación y repare el daño que ha tratado de causarme, lo antes posible.

Y contesto a su pregunta, con la que pretende "pararme los pies", dice. Llevo 21 años en este campus universitario tratando de enseñar e investigar con dignidad, exigiendo a las autoridades que, cuando se les presente una reclamción, sea de un alumno, un administrativo o un profesor, incluido yo mismo, la resulevan constructivamente, siguiendo la legalidad establecida, pero me he encontrado múltiples veces con la prepotencia de la correspondiente autoridad, que trata de tapar las irregularidades y represaliar al denunciante, y lucho para que ese abuso de poder no triunfe. En los años noventa el equipo en el que se encontraba Pedro Molina trató de reprimirme con una sanción por falta leve, que era un supuesto trato irrespetuoso con un superior, sanción que anuló el juzgado, decretando que había habido abuso de poder. Ahora, en esta nueva década, el Sr. Pedro Molina, quien, más de 20 años después, sigue controlando los resortes del poder en la UAL, entiendo yo que comete una serie de delitos penales en el ejercicio de su cargo. Por ello lo denuncio públicamente para que el tema no quede impune y él, en lugar de exigir que un juez independiente enjuicie el caso, decide actuar como juez, siendo la parte denunciada, y me condena a 4 años y 3 meses. A usted debe parecerle bien esta forma de actuar, que no critica, y se permite imputarme unos hechos que yo no he cometido. ¿Por qué y para quién se atreve usted a hacer esta grave acusación?, le pregunto yo.

Jorge Lirola Delgado, Profesor Titular suspendido por Pedro Molina, rector al que he denunciado por prevaricación, fraude, tráfico de influencias, coacciones, difamación y acoso laboral.

viernes, 4 de noviembre de 2011

¿De qué vas, profesor Lirola?


Unos amigos me han enviado, para su adhesión, un manifiesto de apoyo al profesor de la UAL Jorge Lirola, suspendido de sus funciones durante 4 años y 3 meses. Como no sé de qué va, procuro informarme del tema, y acudo al blog del propio profesor. Antes de nada, una introducción. Cualquier disputa entre administración y administrado, si la convertimos en una película de buenos y malos, sabemos de antemano qué lugar ocupa cada uno. Lo propio de la condición humana es solidarizarse con la parte débil de la contienda, y con esa disposición me propuse enjuiciar el caso.

No voy a apoyar el manifiesto. Y lo sucedido me parece lamentable. El Estado de derecho tiene sus reglas, y no obra con respeto a las mismas quien quiere retorcerlas y reinterpretarlas para aplicarlas en beneficio propio. Es lo que hace Lirola. Decir públicamente que Pedro Molina “es un rector corrupto, que ha mentido, ha prevaricado, que encubre irregularidades, intenta coaccionar y comete abuso de poder”, aportando pruebas vagas es de una  absoluta irresponsabilidad. Lirola ha acudido a la Fiscalía con una retahíla de acusaciones que ni siquiera han merecido su toma en consideración. Vaya al Juzgado, le han dicho. Pero él, erre que erre. En su ofuscación, incluso ha arremetido contra una compañera que fue su profesora. La denigra, maltrata y humilla. Sin piedad alguna. Ha convertido un asunto privado en un espectáculo circense. Y, encima, quiere vernos a todos aplaudiendo desde el anfiteatro.

Siento escribir esto. De verdad. Lamento no poder complacer a los amigos que me han enviado el manifiesto, pero lo correcto no siempre es dejarse llevar por la corriente. A veces, a alguien, hay que pararle los pies y decirle: ¿Oye, pero tú de qué vas? Emilio Ruiz.