_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 12 de octubre de 2011

El director del IEA

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Los avatares de la vida me han situado más cerca del AEI (Agrupación de Empresas Innovadoras) y del IAE (Instituto de Apoyo Empresarial) que del IEA (Instituto de Estudios Almerienses). Pero eso no significa que no conozca de su existencia. Siempre me han sorprendido de él tres cosas: La primera, por qué son tan poco rigurosos en la selección de sus publicaciones. La segunda, por qué resulta tan difícil adquirir alguno de los libros que edita. Los libreros no hablan más que pestes de su política comercial. Y la tercera, cómo es que, incluso con gobiernos de centro y derecha, sus directores siempre son de izquierdas. Hasta un dirigente de IU llegó a ocupar el cargo bajo la presidencia de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.

Por esta última razón fue por lo que me sorprendió la elección de Rafael Leopoldo Aguilera como director. El nuevo director es una persona con unas características muy definidas, diametralmente opuestas a las de sus predecesores. Yo suelo leer todos sus artículos de prensa. En ellos prima mucho el componente ideológico y algunas de sus apreciaciones son tan atrevidas que traspasan lo “políticamente correcto”. No sé si va a ser un buen o un mal director –el derecho a la duda, al menos, lo tiene-, pero sí puedo aventurar que el puesto, por lo que respecta a la aceptación del entorno, se lo va a tener que ganar cada mañana.

En cuanto a su polémica con Miguel Ángel Blanco, también esta vez disiento de Rafael. Blanco es un histórico del periodismo almeriense. Su trayectoria profesional, primero en la dictadura, luego en la transición y después en la democracia, siempre la ha desarrollado en un ambiente de fuerte compromiso con los valores democráticos. Ambiente, muchas veces hostil, que más de un disgusto le ha dado. Creo que, a su artículo, merecía una respuesta distinta de la que se le ha dado.