_______________________________________________________________________________________________

lunes, 31 de octubre de 2011

Unicaja echa el ojo a Caja 3

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El severo régimen al que se ha sometido -o le han sometido, más bien- el sistema bancario español ha producido un considerable adelgazamiento, que, no obstante, se considera insuficiente. Ha pasado, dicen los expertos, de la obesidad al sobrepeso, pero aún se encuentra lejos de lo que se denomina el "peso óptimo". Ahora mismo hay en España veintidós entidades financieras tras la reciente integración del Banco Popular y el Banco Pastor. Quince son cajas de ahorros. Hace apenas unos meses las cajas de ahorros eran 45. ¿Y cuál es el "peso óptimo" ese del que hablan los nutricionistas económicos? La cifra mágica es el quince, que por algo le llaman "la niña bonita".

De las 22 entidades financieras, cinco son las denominadas "grandes". Son Santander, BBVA, Bankia, Caixabank y Popular, todas ellas con unos activos superiores a los 150.000 millones de euros. De éstas dice Bruselas que tienen que recapitalizarse por 26.121 millones de euros. Después viene el grupo de las "medianas", integrado por ocho entidades: Sabadell, Unicaja con Caja España-Duero, Catalunya Caixa, Novacaixalicia, BBK Bank, Banca Cívica, CAM y Banco Mare Nostrum. Tienen unos activos de entre 70.000 y 150.000 millones de euros. Y finalmente está el grupo de las "pequeñas", con unos activos inferiores a 70.000 millones: Bankinter, Effibank, Ibercaja, Unnim, Banco de Valencia, Caja 3, March y las cajas de Ontinyent y PollenÇa. Es de estas nueve de las que se espera algún movimiento importante en los próximos días.

Unicaja, tras la absorción de las dos cajas castellano-leonesas, y antes Caja de Jaén, ha alcanzado un volumen aceptable para desenvolverse en el nuevo mundo financiero, cuya globalidad exige de entidades potentes y fuertemente implantadas. La caja andaluza, ya transformada en banco, no tiene implantación en todo el territorio nacional. Por eso es por lo que ha echado el ojo a Caja 3, la entidad que formaron el pasado año Caja Badajoz, Caja de la Inmaculada y Círculo de Burgos. El Banco de España también les obliga a éstas formar su propio banco al que traspasarían todos sus activos. Y es en este punto donde han surgido las tensiones. Caja Badajoz pide un mayor peso en el nuevo banco por considerarse más saneada que las otras dos cajas, y si no se atiende su petición, amenaza incluso con abandonar el grupo. El Banco de España ha recordado a la extremeña que no estamos ante un juego de niños y que una salida de Caja 3 le puede suponer una sanción del 30 % de los recursos propios. Caja Badajoz replica al regulador que han surgido algunas cosas en las otras dos cajas que requieren de un replanteamiento de la unión. Parece que CAI y Círculo de Burgos han aflorado más morosidad de la inicialmente declarada, lo que requiere una dotación extra de 300 millones de euros. Las peticiones de Javier Chico, presidente de Caja Badajoz, no han caído en saco roto, y por lo pronto ya ha conseguido subir el 24 % que inicialmente tenía en el nuevo banco a alrededor del 35 %. Pero pide más: reclama el control.

En medio de este ambiente y confusión, Braulio Medel, presidente de Unicaja, entra en escena y ofrece a Caja 3 un proceso de integración. Solventarían, de esa forma y en primer lugar, sus discrepancias internas, y en segundo lugar, estarían por fin en un proyecto con el tamaño adecuado. Caja 3 tiene 600 oficinas repartidas en 33 provincias y unos activos de 20.259 millones, que, sumados a los más de 70.000 de Unicaja-España-Duero y a otros que puedan venir de las pequeñitas Ontinyent y PollenÇa -que siguen solteras y sin novio-, darían lugar a una entidad implantada en casi todo el territorio nacional y con más que adecuado volumen de activos.

sábado, 29 de octubre de 2011

Cubanización

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Los datos son  sangrantes: 126.000 almerienses, 1.232.900 andaluces y 4.978.300 españoles no tienen donde ir a trabajar. Por lo que respecta a Almería, la cifra supone el 35,57 % de la población activa, la tasa de desempleo más alta de Andalucía y de toda España.

Estos días hemos conmemorado el XXX aniversario del Estatuto de Autonomía. Será por eso por lo que en mi mente se han revuelto, confusas y sin ligazón alguna, tres reflexiones sobre el momento que vivimos.

La 1ª es ésta. Hace 30 años, cuando encolaba las paredes de mi pueblo para pegar carteles proclamando las bondades del autogobierno, jamás podía imaginarme que, tres décadas después, aquellos yermos campos iban a verse surcados por las vías de un tren que dicen que circulará a 300 kilómetros por hora. Pero tampoco podía imaginarme que uno de cada tres andaluces con ganas de trabajar iba a estar en el paro.

La 2ª. Empiezo a pensar que son unos iluminados quienes creen que, en estas circunstancias, flexibilizar el acceso al empleo es una agresión a los parados. Situaciones excepcionales requieren respuestas excepcionales. Prejuicios políticos trasnochados prefieren practicar la caridad del subsidio de los 426 euros antes que tomar decisiones valientes y atrevidas.   

Y la 3ª. Posiblemente estaré alumbrado por la sinrazón, como casi siempre, pero creo que unos presupuestos que incrementan el gasto corriente y reducen drásticamente la inversión productiva, y así un año y otro, conducen a Andalucía hacia la cubanización social y económica. ¿Fuerte, verdad? Pues es lo que pienso, maldita sea.

domingo, 23 de octubre de 2011

Sacyr: historia de una ambición

En medio de noticias de tanta trascendencia como el cese de la violencia de ETA, el macabro asesinato del dictador libio Muamar el Gadafi o las frecuentes reuniones del tándem Merkel-Sarkozy en busca de una salida para la crisis económica que asola a media Europa, se ha colado en los noticiarios españoles una cuestión que parece de interés menor, cual es la crisis de la constructora Sacyr. ¿Y por qué se le da a Sacyr este aparentemente exacerbado protagonismo siendo, como es, una empresa privada? Tiene su explicación. Veámosla.

Para entender la génesis del asunto tenemos que remontarnos al acto de fundación de la propia Sacyr. En 1986, cuatro ingenieros de caminos de Ferrovial deciden emprender su propia aventura empresarial constituyendo la constructora Sociedad Anónima de Caminos y Regadíos, que después reduciría su denominación al acrónimo Sacyr. Sus nombres: Luis del Rivero, Félix Riezu (éste se descolgó pronto del proyecto), Manuel Manrique y José Manuel Loureda. En pocos años, Sacyr se convirtió en uno de los mayores grupos empresariales españoles, extendiendo su actividad no sólo al campo de la construcción, sino también al de las concesiones y servicios, y con pretensiones de crear un grupo multisectorial de carácter internacional. Sacyr es hoy la cuarta constructora española. Factura cerca de 5.000 millones de euros. Una prueba de su capacidad es que construye la mayor obra pública internacional de todos los tiempos, el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, que tiene un presupuesto de 3.210 millones de dólares. En el sector se tienen dudas de la rentabilidad de este proyecto. El endeudamiento de Sacyr ronda en estos momentos los 11.000 millones de euros.
Luis del Rivero, expresidente, y
Manuel Manrique, nuevo presidente
La política empresarial de Sacyr se ha desarrollado entre una época de gran expansión y fuertes beneficios, coincidente con los momentos en los que se centró su actividad en el negocio constructor y de servicios, y una época de incursión en negocios que le eran ajenos, con resultado dispar. Su desembarco en el mundo inmobiliario lo hizo comprando Vallehermoso. Por la operación arrastra aún una deuda cercana a los 1.500 millones de euros. En 2004 quiso hacerse con el control del BBVA tras comprar el 3 % del banco. La  operación se fue al traste por la oposición del presidente del banco, Francisco González, a pesar de que en los círculos políticos se aseguraba que llevaba las bendiciones del gobierno de Zapatero. También fracasó Sacyr en la toma de la constructora francesa Eiffage, de la que llegó a hacerse con el 33 % del capital, que tuvo después que malvender por la oposición que encontró en el gobierno galo y resto de accionistas.

Sede social de Sacyr
 Vallehermoso en Madrid
Fracaso tras fracaso, Sacyr sorprende en 2006 anunciando la adquisición del 20 % de la petrolera Repsol. Si las otras compras le habían ocasionado problemas esporádicos, ésta iba a ser la fuente de sus grandes dolores de cabeza. La compra se realiza por 6.200 millones de euros, de los que 5.175 son préstamos bancarios. Hoy, esta deuda arroja un saldo de 4.900 millones de euros que vence el próximo 21 de diciembre. Algunas de las entidades que forman el “pool” bancario ya han adelantado que no están por la renovación. Los bancos mayoritarios –encabezados por el Santander- presionan a Sacyr que realice una desinversión de activos como única forma de rebajar la deuda. Esa desinversión pasa inexcusablemente por la venta de parte de la propia Repsol, ya que el resto de activos (entre los que destaca la patrimonial de edificios, Testa) están en garantía del préstamo sindicado para la compra de Repsol. Pero Sacyr, si vende, tiene un problema: las acciones que compró a 26,50 euros cotizan hoy a 21-22. La venta le supondría, pues,  una cuantiosa minusvalía que lastraría las cuentas del grupo de forma alarmante.

Los gestores de Repsol nunca han recibido con agrado la presencia de Sacyr en el accionariado y en el consejo de administración por considerarla ajena al negocio energético. Y Sacyr, por su parte, desde hace mucho tiempo, tiene el ojo puesto en Repsol. Considera que tiene que ser la petrolera quien le resuelva una buena parte de sus problemas económicos vía dividendos. Cada junta general se vivía como un momento de tensión entre el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, y el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

El pasado 29 de agosto Sacyr da un golpe de efecto. Anuncia un pacto de sindicación de sus acciones de Repsol con la petrolera estatal mexicana Pemex, titular de otro 5 % y en proceso de llegar al 10. El objetivo es claro: hacerse con el control de la petrolera, una empresa que en España es considerada de alto valor estratégico. Muchos analistas ven el riesgo de que Repsol sea controlada por una empresa extranjera, mexicana, y además, estatal. “Vamos a meter a la zorra en el gallinero”. Las alarmas se disparan. El propio gobierno empieza a preocuparse, si bien Miguel Sebastián, ministro de Industria, se apresura a transmitir serenidad, y en un alarde de ingenuidad política se atreve incluso a descalificar los temores de quien sigue siendo el mayor referente político de los socialistas, el expresidente Felipe González.

El pasado jueves Sacyr celebraba Consejo de Administración. Luis del Rivero entró al mismo siendo presidente y salió destituido como tal. Fue una reunión desagradable, dicen. Un viejo aliado de del Rivero, el jiennense Manuel Manrique, es elegido nuevo presidente. La palabra “traidor” es la más agradable que se cruzan. Entre los demás consejeros, el viraje de Manrique se interpreta se interpreta como un acto de responsabilidad ante un problema que no hallaba vías de solución. El nuevo presidente, nada más tomar posesión de su cargo, lo primero que hizo fue visitar a Antonio Brufau para informarle de que la constructora ha constituido un comité independiente para negociar la paz con Repsol.

Pero nadie cree que “el murciano de dinamita”, como conocen sus amigos a Luis del Rivero, a pesar de sus cinco bypass y de sus problemas de corazón, dé la batalla por perdida. El día 26 de este mes habrá Consejo de Repsol. Del Rivero y Loureda siguen siendo consejeros en nombre de Sacyr. El desenlace de la reunión es imprevisible, dicen los analistas. El culebrón continúa. Emilio Ruiz.

sábado, 22 de octubre de 2011

Cerveza de Almería

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

De la cerveza, casi todo lo que cuentan es bueno. Dicen que es una bebida natural y saludable que no contiene grasas y aporta vitaminas y minerales, además de otras sustancias con propiedades funcionales, como ácido fólico (bueno contra la anemia), polifenoles (buenos contra en envejecimiento celular), fibra soluble (buena contra el estreñimiento), maltodextrinas (buenas contra la hipoglucemia), silicio (bueno para los huesos) y alcohol etílico (moderadamente, aumenta el colesterol bueno).

Pues será por todo esto por lo que a los almerienses nos ha entrado ahora la “fiebre de la cerveza”, como antes nos entró la “fiebre del vino”, que aún mantenemos, y, dicho sea con tristeza, con resultados económico-empresariales de difícil digestión.

Far West. Éste es el nombre de la primera cerveza almeriense que se lanzó al mercado. Se elabora en Níjar. Es “una cerveza de película”, dicen sus fabricantes. En Vélez-Rubio, un matrimonio inglés elabora la cerveza Anglosajón. Su especialidad es una rubia con sabor a miel, destinada a satisfacer el gusto británico.

Bayyana. Ése iba a ser el gran proyecto de cerveza almeriense, nuestra Alhambra 1925. Pero parece, a juzgar por los resultados, que  el promotor del proyecto ha tenido más voluntad que dinero. Por eso, ha querido popularizar su iniciativa ofreciendo al público participaciones empresariales. La respuesta de los inversores no ha cumplido expectativas. Después de lo de Ruiz-Mateos, a ver. Al final, Bayyana ha llegado a algunos bares y restaurantes de la capital. Pero lo que iba a ser “la cerveza de Almería” no ha pasado de ser “la cerveza de Almería que se fabrica… ¡en la República Checa!”. Pues es allí donde la fabrican.

domingo, 16 de octubre de 2011

El PSOE, socialista y obrero

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El PSOE es un partido socialista y obrero no solo por nominación, sino también por definición estatutaria. Lo dicen claramente sus estatutos: “El Partido Socialista Obrero Español es una organización política de la clase trabajadora y de los hombres y mujeres que luchan contra todo tipo de explotación, aspirando a transformar la sociedad para convertirla en una sociedad libre, igualitaria, solidaria y en paz que lucha por el progreso de los pueblos”. Alfonso Guerra, en los inicios de la transición democrática, simplificaba esta definición diciendo que el PSOE era “el partido de los descamisados”.

Con su llegada al poder, en 1982, tras cincuenta años en la clandestinidad, primero, y en la oposición, después, el PSOE tuvo la oportunidad de hacer realidad su proyecto ideológico. Entre 1982 y 1996, los catorce años ininterrumpidos de gobierno socialista, Felipe González hizo de la vieja España un país nuevo. El P. I. B. pasó, en pesetas corrientes, de 19,7 billones a 73,7 billones. Se produjo una desagrarización de la población activa, pasando de 2.043.000 agricultores (15,7 % de la población activa) a 1.052.000 (7,8 %). La renta por habitante de los españoles pasó del 72 % de la UE de los 15 al 80 %. Se incorporaron a la actividad laboral 2,3 millones de mujeres por tan solo medio millón de hombres. Desde la perspectiva actual y desde las perspectivas en las que se estudiarán en el futuro, aquella época es y será considerada una auténtica revolución.

En aquel periodo, el clásico abanico de clases sociales (alta-media-baja) se ensanchó notablemente –y así sigue, afortunadamente- por la zona media, estableciéndose ésta en una enorme plataforma en la que caben tanto la clase media baja y la clase media-media (oficinistas, funcionarios) como la clase media alta (profesionales liberados, ejecutivos). La clase baja disminuyó hasta dejarla reducida a las profesiones manuales y operarios sin cualificación.

Pues bien, a pesar de esta nueva realidad social, que se prolonga en el tiempo hasta nuestros días y que es fruto en su mayor parte de las políticas desarrolladas por gobiernos socialistas (el paréntesis de gobierno de Aznar no sólo no invirtió la tendencia, justo es reconocerlo, sino que la mantuvo y la enraizó) somos muchos quienes tenemos la impresión de que cierto PSOE sigue anclado en su viejo discurso, aquél de los históricos principios esenciales, el de “el partido de los descamisados”. Ha resucitado la arcaica dicotomía de los ricos y los pobres, pero, sin embargo, no llega a definir claramente cuál es la frontera que separa a unos de otros. Porque no lo sube. Y porque la confusión mental –ideológica- en la que se encuentra sumido le hace querer situarse en tierra de nadie. ¿Es la recuperación del trasnochado Impuesto de Patrimonio la línea que, según el PSOE, separa a ambos mundos? Pues si es así, fíjense por dónde tenemos un gobierno gobernado por ricos. Al menos, eso es lo que dicen las declaraciones de bienes hechas públicas días atrás. El mismo Alfonso Guerra, el dueño del copyright, lejos de ser un descamisado, sería un rico, a juzgar por el patrimonio que debe haber acumulado durante sus muchos años de diputado con un sueldo de “ricos”. ¿Se puede considerar rico un matrimonio de profesionales con nómina, cada uno de ellos, de dos o cuatro mil euros al mes? Para un desempleado, sin duda. Parece que para cierto PSOE, tampoco hay duda.

José Luis Rodríguez Zapatero alcanzó el Gobierno de España por la obtención de una gran cantidad de votos ideológicos, puramente políticos. No eran votos de descontentos por una situación económica o de precariedad social. Aznar no recortó derechos sociales. Eran votos de quienes estaban hartos de una forma de gobernar. La guerra de Irak y el atentado de Atocha marcaron un punto de inflexión, pero ya antes el líder del PP se retrató en los fastos de la boda de su hija. De ZP se esperaba un aire fresco, renovador, en lo ideológico, y en lo económico, no hacer grandes mudanzas. Pero pronto, en vez de administrar adecuadamente la herencia recibida y seguir modernizando el Estado en base a una situación económica que nos era favorable, se dedicó a regalar indiscriminadamente los dineros públicos (los 400 euros, el cheque-bebé…) y a abrir frentes de debate nacional que lo único que aportaban eran un deterioro de la convivencia ciudanana (memoria histórica, reformas estatutarias, transferencia de competencias sin sentido, reforma fiscal…).

Una de las primeras cuestiones que debe plantearse este nuevo PSOE, el PSOE de Rubalcaba, es determinar cuál es su base electoral, que debe ser, lógicamente, su base social. Lo hecho hasta ahora no apunta al optimismo. Sigue empeñado en utilizar un lenguaje que es arcaico y no mueve un ápice por recuperar la gran base electoral de las clases medias que sus propias políticas pretendían crear y que han creado. El empleo abusivo del antagonismo ricos/pobres en clave socialista está dando lugar a que, hoy y en estas condiciones, se cree la conciencia de que quien tiene un puesto de trabajo y quien la logrado estabilizar económicamente su vida, gracias principalmente a las políticas socialistas, se sitúe ideológicamente en el lado de los afortunados. De los ricos. Es decir, de “los otros”. Dicho de otra forma y en clave localista: El PSOE nunca ha aspirado y nunca debe ni va a aspirar a obtener la confianza de los electores que votan en los colegios electorales del Paseo de Almería y de Puerta de Purchena. Pero nunca debe renunciar a obtener los votos de los colegios donde residen las nuevas clases medias, que ya no son barrios obreros y desarraigados, sino barrios modernos y bien dotados. La preocupación por los desamparados, por los dependientes, por los “descamisados”, en definitiva, que es la seña de identidad socialista, no debe ir nunca en detrimento de quienes son el principal motor de las sociedades modernas, sus clases medias. Éstas, hoy, del PSOE reciben mensajes escasos y confusos. Y unas elecciones no se ganan si no les presentamos, también a ellas, un mensaje de ilusión.

sábado, 15 de octubre de 2011

Austeridad

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Cuentan las crónicas que, la semana pasada, el presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, citó en Bruselas a ocho presidentes de comunidades autónomas españolas para conocer su opinión sobre la crítica situación que sufrimos. Terminada la reunión, les invitó a un almuerzo. Y cuentan, también, que Durao observó cómo, al entrar al comedor, se encontró allí con 56 comensales que no conocía. “¿Y éstos?”, preguntó. “Es el séquito de sus invitados, señor”. El nuevo presidente balear, el “escandalizado” Bauzá, iba con trece. El “austero” extremeño Monago, con diez. El lehendaki, con once. Griñán, con cinco. Rivero, con siete. Etcétera.
Durao Barroso, con los
 presidentes autonómicos

Hace ahora treinta años tomé la más ingenua de mis decisiones: aceptar ser alcalde de mi pueblo. Recuerdo que un día me llamó el gobernador civil, Tomás Azorín, para decirme que quería hacernos una visita. Para su recepción, apenas pude reunir a un par de concejales. Los demás no pudieron, estaban en su trabajo, y “lo primero es lo primero”. Le esperamos a la puerta del ayuntamiento con una docena de jubilados y “la pareja”. Azorín se presentó en un modesto coche sentado junto al chófer, su único acompañante. La siguiente visita, siendo ya presidente de la Diputación, resultó aún más austera. Fue por las fiestas. Venían él y su mujer en su coche particular.

Detesto toda la demagogia que se hace con esto de los sueldos de los cargos públicos y el uso de los coches oficiales. Porque es cierto que con lo que supone un solo punto de diferencial en la prima de riesgo hay más que suficiente para pagar todo eso y mucho más. Pero, en unos momentos en los que millones de familias se las ven y se las desean para llevar a su casa algo que comer, los gestos importan, y no poco. Y la insensibilidad de algunos gobernantes raya en la sinvergonzonería.

miércoles, 12 de octubre de 2011

El director del IEA

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Los avatares de la vida me han situado más cerca del AEI (Agrupación de Empresas Innovadoras) y del IAE (Instituto de Apoyo Empresarial) que del IEA (Instituto de Estudios Almerienses). Pero eso no significa que no conozca de su existencia. Siempre me han sorprendido de él tres cosas: La primera, por qué son tan poco rigurosos en la selección de sus publicaciones. La segunda, por qué resulta tan difícil adquirir alguno de los libros que edita. Los libreros no hablan más que pestes de su política comercial. Y la tercera, cómo es que, incluso con gobiernos de centro y derecha, sus directores siempre son de izquierdas. Hasta un dirigente de IU llegó a ocupar el cargo bajo la presidencia de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador.

Por esta última razón fue por lo que me sorprendió la elección de Rafael Leopoldo Aguilera como director. El nuevo director es una persona con unas características muy definidas, diametralmente opuestas a las de sus predecesores. Yo suelo leer todos sus artículos de prensa. En ellos prima mucho el componente ideológico y algunas de sus apreciaciones son tan atrevidas que traspasan lo “políticamente correcto”. No sé si va a ser un buen o un mal director –el derecho a la duda, al menos, lo tiene-, pero sí puedo aventurar que el puesto, por lo que respecta a la aceptación del entorno, se lo va a tener que ganar cada mañana.

En cuanto a su polémica con Miguel Ángel Blanco, también esta vez disiento de Rafael. Blanco es un histórico del periodismo almeriense. Su trayectoria profesional, primero en la dictadura, luego en la transición y después en la democracia, siempre la ha desarrollado en un ambiente de fuerte compromiso con los valores democráticos. Ambiente, muchas veces hostil, que más de un disgusto le ha dado. Creo que, a su artículo, merecía una respuesta distinta de la que se le ha dado.

sábado, 8 de octubre de 2011

Andalucía, el pimpampum de CiU

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Josep-Antoni Duran i Lleida
CiU y su candidato a las elecciones generales, Josep Antoni Durán i Lleida, han convertido a Andalucía y los andaluces en el juguete preferido de su campaña electoral. Si hace unos días su compañero Artur Mas nos echó a los leones porque nadie nos entiende cuando hablamos, según él, ahora Durán dice que mientras los payeses catalanes no pueden recoger la fruta por los bajos precios, "en otros sitios de España, con lo que damos nosotros de aportación conjunta al Estado, reciben un PER para pasar una mañana o toda la jornada en el bar del pueblo". La frase, dice la agencia EFE, "ha cosechado los aplausos más fervorosos y sonoros en el Consell Nacional que la federación nacionalista ha celebrado hoy en Barcelona para ratificar sus candidaturas para el 20N y su programa electoral".

Pero Durán no se ha quedado solo ahí, qué va. Tras decir que "Cataluña no está justamente tratada en materia de nuestra aportación fiscal al conjunto del Estado" ha vuelto a poner como ejemplo al gobierno de Andalucía. "No me meto con el pueblo andaluz -ha dicho, como si lo que estuviera haciendo fuera otra cosa- ni con ningún pueblo del Estado Español, sólo defiendo lo que es nuestro, que para eso me pagan, para eso me han elegido". "Pero lo que no hay derecho -se ha lamentado- es que cuando nosotros tenemos que aplicar lo que tenemos que aplicar, porque nos han dejado un agujero como un capazo en la Generalitat de Cataluña, hay una consejera socialista de Bienestar Social andaluza, y no va contra los andaluces, que nos chulee y nos diga que: 'mientras los catalanes cierran asilos yo inauguro nuevas residencias'". "¿Y con qué dinero?", le ha preguntado Durán a nuestra consejera.

Durán Lleida nos ha convertido a los andaluces en el pin-pan-pun de su campaña. Qué vamos a hacer. Resignación, hermanos, resignación.

Bayyana: la cerveza de Almería que se fabrica en... ¡la República Checa!

Emilio Ruiz
 
Por fin, desde ya, se puede saborear en Almería la cerveza autóctona, la cerveza Bayyana, que tanto tiempo llevamos esperando. Pero hay un pequeño problema: la más popular y deseada de las cervezas almerienses, la cerveza Bayyana, no se fabrica en Almería... sino en ¡la República Checa! Claro, que todo tiene su explicación. La da Juan Torralbo, padre de la criatura. Dice Torralbo que, aunque su idea era levantar una fábrica propia, no pudo ser por razones económicas. Pero “aunque se fabrique en otro país no quiere decir que Bayyana no sea un proyecto almeriense 100%”. Y es que “abrir una instalación de este tipo puede costar entre seis o siete millones de euros, una cifra inalcanzable ahora mismo para nosotros”. En todo caso, no descarta hacerlo en el futuro.

Por esa circunstancia, Torralbo decidió con su socio Javier Marín buscar el lugar más indicado para elaborar el tipo de cerveza que querían, una cerveza rubia, de 4,5 grados, muy refrescante, con un ligero toque amargo y que no deje la sensación de tener demasiado gas. Tras contactar con diferentes fábricas de Europa, optaron por una ubicada en la ciudad de Trebon, en la República Checa, el país que inventó el tipo Pilsen.

El hecho de renunciar a levantar una planta propia ha reducido la inversión a 127.000 euros, que han sufragado pequeños inversores que han adquirido acciones al precio de 300 euros.

Por lo pronto, en Almería ya tenemos la Bayyana de un tercio. Está previsto que haya otras dos clases más, una sin alcohol y una reserva. El precio de venta es de 62 céntimos de euro el botellín. La idea de Cervezas Enfocadas es probar la distribución en medio centenar de municipios y, en 2013, llegar al 90% de bares y establecimientos de la provincia.

La decepción de Diego Ortega

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

A Domingo Fernández, alcalde de Huércal-Overa, apenas le han dado tiempo para saborear las mieles del triunfo electoral. No han pasado ni cuatro meses desde que llegó a la presidencia de la corporación y ya ha tenido que tragarse su primer marrón: si recurrir o no la sentencia que ha condenado al ayuntamiento a indemnizar a su compañero de partido y promotor inmobiliario Diego Ortega con 2,7 millones de euros por una decisión urbanística ilegal tomada por la anterior corporación, socialista.

Nadie en Huércal-Overa ha dudado de que la decisión final que tomara Domingo Fernández iba a ser la que, en su criterio, resultara más beneficiosa para los intereses del municipio, independientemente de que el afectado fuera un viejo amigo y correligionario político. Pero no resultaba sencillo determinar si se atendía mejor al interés municipal dando ahora cumplimiento a la sentencia -paralizando con ello gastos añadidos- o formulando un recurso que corre el riesgo de elevar la indemnización a más de tres millones de euros. Para una decisión tan delicada, el alcalde hasta echó mano de la ejecutiva local del Partido Popular, que se pronunció por un acuerdo con el promotor. Éste, incluso rebajó su pretensión hasta un millón cien mil euros. Al final se ha optado por el recurso.  

Ahora, Diego Ortega está decepcionado con el alcalde. “Me siendo engañado”, ha dicho a Actualidad Almanzora. A Ortega hay que reconocerle su generosidad al bajar la indemnización en más de un millón y medio de euros. Dentro de dos, tres o cuatro años, se puede encontrar con eso, o con más o con menos, o con nada, eso nadie lo sabe. Pero también debe de entender que Domingo Fernández posiblemente ha hecho lo que cualquier alcalde está obligado a hacer.

domingo, 2 de octubre de 2011

Una banca pública

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El sistema bancario español no tiene hoy ninguna entidad comercial de titularidad pública. Los gobiernos del PSOE, primero, y del PP, a continuación, se encargaron de que así fuera. Hasta entonces, el Banco Exterior de España, el Banco de Crédito Hipotecario, el Banco de Crédito Local, el Banco de Crédito Agrícola y la Caja Postal convivían con la banca privada. Hasta que se decidió unificarlos en el grupo Argentaria como paso previo a su venta al BBV, formando éste el actual BBVA. Incluso la antigua Caja Postal fue desmantelada colocando en las estafetas de Correos al Deutsche Bank. En los años ochenta el 20 % del crédito lo concedía la banca pública, y en los noventa, el 15 %. Los bancos públicos tenían su razón de ser en la necesidad del Estado de asegurarse los servicios de crédito sin depender de entidades privadas. González y Aznar consideraron que esto ya no era necesario, y así nos encontramos hoy en la situación de que hasta el ICO tiene que recurrir a la banca privada para colocar sus préstamos, no siempre con el resultado que el mismo Gobierno desea.
Unnim ha pasado a control del Estado

La crisis financiera que España padece y las enormes dificultades que las familias y las empresas están encontrando para acceder al crédito están haciendo que muchos economistas se planteen si no fue un error desmantelar la banca pública española y si no ha llegado el momento de volver a aquella situación. El Gobierno se le ha presentado una oportunidad de oro para hacerlo. Es cuestión de dejar para el Estado la titularidad de Unnim, Catalunya Caixa y Novacaixagalicia (la CAM es harina de otro costal), entidades en las que, a través del FROB, se ha visto obligado a tomar participaciones que en los tres casos supera el 90 por ciento del capital.

sábado, 1 de octubre de 2011

El Paseo de Almería, de Turre

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

El llamado Paseo de la Avenida de Almería, de Turre, ni es un Paseo ni es una Avenida. Es una carretera. La gran aspiración de los turreros y de todas sus corporaciones, desde hace treinta años, es precisamente ésa: convertir esa vieja carretera en un Paseo. O un bulevar, digamos, por emplear una expresión más acorde con los tiempos. Pero en la vida hay asuntos que, cuando se tuercen, cuesta trabajo enderezarlos, y éste es uno de ellos.
Paseo de la Avenida de Almería, en Turre


José Navarro, alcalde socialista, dejó al pueblo con la miel en los labios después de que en marzo de 2006 firmara un convenio de colaboración con la Junta de Andalucía por el que ésta financiaba el 60 % de las obras, que ascendían a 3,25 millones de euros. En mayo de 2007, el proyecto fue presentado a bombo y platillo en el colegio María Cacho. La obra, parece que incluso salió a licitación, pero pronto todo quedaría en el olvido por mil y un defectos de forma. Y de fondo (indisponibilidad de los terrenos, impresentable proyecto, ausencia de financiación municipal…).

Otro socialista, Francisco Ortega, retomó el asunto a principios de 2010. Se hizo un nuevo proyecto, ya por importe de seis millones de euros, y se buscó la colaboración de la Junta y de la Diputación, que la ofrecieron. Pero tampoco pudo ser. Javier Arenas, presidente del PP de Andalucía, llegó a manifestar, en la campaña para las municipales, que si el candidato de su partido, Arturo Grima, salía elegido alcalde, los turreros podían contar con su Paseo. Y los turreros eligieron a Arturo Grima.

Es pronto aún para exigir al PP el cumplimiento de su compromiso. Pero no debe dormirse en los laureles. Turre ha organizado toda su vida social y comercial, y hasta urbanística, en torno a esta vieja carretera. Y el aspecto que ahora presenta es bastante triste.