_______________________________________________________________________________________________

sábado, 3 de septiembre de 2011

Un poco de decoro, por favor

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

La semana pasada, los ujieres del Congreso de los Diputados pusieron de patitas en la calle a varios periodistas que fueron a cubrir una sesión del Pleno de igual modo que si fueran a tomarse un par de cervezas en un chiringuito playero. Una periodista iba en pantalón corto –“pero de diseño, oiga”-, un cámara llevaba una camiseta de tirantes y un fotógrafo dejaba sus pies reposar sobre unas sandalias playeras y tapaba su torso con una camiseta  que lucía una leyenda de éstas tan sugestivas que se llevan ahora, tipo “que la sigan chupando” o “mi mamá me quiere (echar de casa)”. “¡Fue humillante!”, exclamaron los afectados.
El alcalde de El Ejido, con el Presidente
de la Asociación de Empresarios La Redonda

Unos días antes, en las JMJ, unas monjitas llamaron la atención a unas peregrinas que cubrían la parte superior de su cuerpo con un simple sujetador. Y, descendiendo a nuestra parcela provincial, hace unos meses, el gabinete de prensa de Asempal informaba de la constitución de una sucursal, o algo así, en Canjáyar. En la foto de la asamblea destacaban dos empresarios por los chillones colores de sus bermudas.

Y la última, por ahora. El ayuntamiento de El Ejido ha informado que el alcalde “mantenía una reunión con el presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono La Redonda, Antonio García Villegas, en la que, en términos positivos, se planteó la necesidad de adecentar, dignificar y, en general, asear el núcleo industrial de El Ejido con el objetivo de impulsar la actividad comercial y ofrecer una mejor imagen”. Ilustraba la nota oficial una foto en la que se ve al alcalde con corbata y a su interlocutor en bañador (muy perspicaz La Voz cortando la foto por donde el bañador pierde su extensión). Podía haberle dicho señor el alcalde al señor García: “¡Pues si queremos adecentar, dignificar y ofrecer la mejor imagen, qué cosa mejor que empezar por casa, hombre!”.