_______________________________________________________________________________________________

martes, 30 de agosto de 2011

UAL, fútbol y toros

Emilio Ruiz
www.emilioruiz.es

Estamos los almerienses de enhorabuena. Damos saltos de alegría. Nuestro ego rebosa felicidad por los cuatro costados. La Universidad de Almería, nuestra universidad, nuestra UAL, y más específicamente su Aula Taurina, ha sido galardonada con el premio “Manolo Chopera”, del Hotel Ercilla de Bilbao, destinado a premiar a las instituciones que más han hecho por fomentar la fiesta taurina. El premio merece una página entera en un diario local. Cómo es posible tanta felicidad. El Aula Taurina de la UAL, nos recuerda ese medio a propósito, sirve, en palabras del rector Molina, para “demostrar que la fiesta de los toros es algo más que lo que se puede ver en una plaza, para que esta tradición siga viva, para fomentar el conocimiento y las inquietudes taurinas y hacerlas llegar a las nuevas generaciones”. “La fiesta”, dice, convencido, el rector, “no se puede descontextualizar de la historia de nuestro país”. ¡Olé, olé y olé!
Créditos y ¡olé!

Hace unos cuantos meses, también nos enteramos por los medios de comunicación provinciales de que la UAL tenía una selección de fútbol universitario que iba compitiendo por medio mundo, y dicen que hasta con buenos resultados. Creo, incluso, que llegué leer –no sé si es cierto o ya es obsesión mía- que el próximo campeonato mundial de fútbol universitario podría celebrarse, o se iba a celebrar o se había celebrado, no sé, en Almería.

No voy a entrar ahora en discernir si a nuestros universitarios, con tantos momentos de ocio como se les proporcionan, les queda tiempo para estudiar y salir bien preparados de sus carreras, que no dudo de que también eso entrará en los planes de la UAL. De lo que deseo hablar es del aspecto económico de todas estas zarandajas. Me consta de muy buena fuente que la precariedad económica que sufren todas las instituciones del país también ha hecho acto de presencia en las finanzas universitarias. No creo que la Universidad de Almería sea una excepción. Si no lo es, que estoy seguro de que no lo es, ¿no creen Pedro Molina y su equipo que es hora de poner coto a tanto dispendio, que solo sirve para satisfacer ambiciones, pasiones y aficiones personales?