_______________________________________________________________________________________________

domingo, 10 de julio de 2011

Los gordos somos un problema


Emilio Ruiz


Los gordos somos un problema para este país. El año pasado le costamos a la sanidad pública nada menos que 5.000 millones de euros, un 7 % de su presupuesto anual, según datos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición que nos proporciona el diario El País, tan sensibilizado siempre con estos temas. Y eso, sin contar los 120 millones de euros que los afectados nos gastamos cada año en productos relacionados con la pérdida de peso.

Hace tiempo que no me he pesado, pero creo que mi encarnizada lucha a favor del hambre me ha llevado a pasar de la obesidad al sobrepeso. No utilizo dietas milagro, sólo la dieta de la lechuga (lechuga para desayunar, lechuga para almorzar y lechuga para cenar), alternada con la dieta de la alcachofa (ídem, pero con alcachofas). Dice Albert Lecube, de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, que las dietas no sirven para nada, que “desde el punto de vista médico el único tratamiento que ofrece garantías es el quirúrgico”. Añade que el método más eficaz es el by-pass gástrico, una técnica que consiste en reducir el estómago mediante una operación quirúrgica en la que también se puede acortar el intestino, saltando el tramo del duodeno y conectando el estómago directamente al yeyuno (¡ay, el yeyuno, que no había vuelto a saber de él desde que salí del colegio!).

Lamento decirle a este señor que no estoy de acuerdo. El hambre adelgaza. Le aconsejo a todo el mundo que, antes de entrar al quirófano, pruebe mi dieta de la lechuga. Como dicen en la tele: a mí me funciona. Pesaba 106 kilos y ahora peso “sólo” 90. (Nota para los puristas, que los veo venir: llamarle a mi dieta “dieta de la lechuga” no deja de ser un tropo y todo lo que hago es bajo la supervisión de un médico).