_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 27 de julio de 2011

Llanto por tres vecinos

Ayer, miércoles, el Levante almeriense, y de forma muy particular el municipio de Cuevas del Almanzora, se despertó consternado por los lamentables sucesos ocurridos la noche anterior en una de las barriadas más populares y queridas de la comarca, Palomares. Tres de sus vecinos habían perdido la vida por unos instantes locos, que, sin duda, nunca debieron haber ocurrido. Pese a las advertencias y consejos de todos los libros de estilo y de todos los defensores del lector que en el mundo ha habido, ningún medio de comunicación sucumbió a la tentación de advertir que nuestros tres vecinos fallecidos eran de etnia gitana.

Fue ése, el de la etnia gitana de las víctimas, un dato suficiente para que la mayoría de medios digitales alimentaran las versiones más lamentables y temerarias del suceso, si no por las plumas de quienes elaboran la información, sí por los comentarios de los lectores, la mayoría amparados en el anonimato. Qué vergüenza sentimos en ocasiones de convivir con algunos de quienes dicen que son nuestros semejantes.

A mediodía se hizo pública la declaración institucional del ayuntamiento de Cuevas del Almanzora “mostrando las condolencias, solidaridad y sentimiento más profundo del Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora, en nombre y representación de la totalidad de la corporación municipal y de toda la ciudadanía y vecinos de nuestro municipio, a los familiares de las víctimas fallecidas”. Fue una nota de cordura y raciocinio en medio de un lago de sinrazones y prejuicios. El martes, tres vecinos nuestros perdieron su vida. Lloramos y sentimos sus pérdidas con dolor y con rabia. Emilio Ruiz.