_______________________________________________________________________________________________

sábado, 16 de julio de 2011

Las cosas que Maresca ha visto


Emilio Ruiz



Mariano Maresca (Almería, 1945) es, como diría Carlos Herrera, de la familia almeriense de los Maresca de toda la vida. Nacido y criado en pleno centro de la capital, en la calle Zaragoza, hijo del doctor Ángel Maresca, precursor de la sanidad pública en Almería, mientras a su hermano mayor, Antonio, le dio por la política (Presidente de Diputación, concejal, senador), a Ángel por seguir las huellas profesionales del padre, a Paco, el mellizo, por la función pública desde el mundo del Derecho… él se adentró en el mundo educativo haciendo parada y fonda en Granada, de cuya universidad es profesor de Filosofía del Derecho. Estudioso de Clarín y de Pasolini y director de revistas literarias, como Olvidos de Granada y La Fábrica del Sur, su popularidad la obtuvo como articulista.

Hace ya tres años que El País nos dejó huérfanos de sus artículos. A los que acostumbrábamos a abrir el periódico por las columnas de Haro Tecglen y Mariano Maresca nunca nos deslumbró el histrionismo de David Trueba ni el sarcasmo de Carlos Boyero. Mariano sabía como nadie ironizar con nuestras vivencias. Su última etapa como analista –no diría crítico- de la programación de Canal Sur fue memorable. También es verdad que la desaparición de la columna rebajó mucho la tensión en los gerifaltes de “la nuestra”.

La recopilación de artículos que nos ofrece en Las cosas que hemos visto (Renacimiento, Sevilla, 2011) no resarce la deuda que Mariano Maresca tiene con quienes queremos leerle cada día, o al menos cada semana, pero sí nos los retorna de su última ausencia. Dice su prologuista Luis García Montero que Maresca es “una inteligencia de usos múltiples”… “que conoce el peligro que suelen esconder las personas inocentes”. Pues precisamente eso es lo que nos gusta de él, que desenmascara sutilmente a los fabuladores.