_______________________________________________________________________________________________

sábado, 21 de mayo de 2011

La suspensión de pagos de Miró





Electrodomésticos Miró ha anunciado su intención de presentar suspensión de pagos en los próximos días. Aunque la empresa manifiesta que ninguna de sus 150 tiendas va a cerrar, la experiencia nos dice que estas situaciones habitualmente acaban o con la liquidación de la sociedad o con una fuerte reorganización de sus tiendas y personal. En Almería Miró tiene dos tiendas.

Las razones por las que una empresa se ve abocada al concurso suelen ser múltiples. Por eso, lo que voy a contar hay que situarlo en el campo de la anécdota, y nada más. Hace tres semanas estuve en la tienda de Miró de la calle Altamira. Le dije a la dependienta que necesitaba comprar los electrodomésticos de una cocina. Me preguntó si había visto algo y le dije que no, que no quería calentarme mucho la cabeza, que viéramos algo normalito y ya está. Fue imposible. Me sugirió que entrara en Internet y los eligiera. Y le repetí que no quería marearme con ese tema. Intenté que me hiciera un presupuesto. Nada. Le dije entonces que lo elaborara con tranquilidad y me lo enviara por e-mail. Tampoco. Propuse que anotara mi móvil. Pasó. Conseguí que apuntara mi número de fax. Lo hizo con desgana. Nunca me pidió mi nombre. A día de hoy nada ha recibido. Obviamente, los electrodomésticos ya están comprados. En otro lugar, claro.

Estos días sindicatos y patronal discuten si la subida de los salarios hay que relacionarla con el IPC o también habría que relacionarla con la productividad. Estoy seguro de que si a esa dependienta se le retribuyera según su rendimiento, su comportamiento sería distinto. Y si todos los trabajadores velaran por los intereses de su empresa como si fueran los suyos propios –porque lo son-, muchas empresas con dificultades a mejor superaban esa situación.