_______________________________________________________________________________________________

viernes, 8 de abril de 2011

UPyD: a la chita callando

Emilio Ruiz

Director de La Cimbra


Todo el mundo parece que está de acuerdo en que ya está realizado el reparto de concejalías del ayuntamiento de Almería, aún faltando mes y medio para las elecciones. A saber: 15-18 para el PP, 1-3 para IU y 8-12 para el PSOE. Y los demás, a tomar viento, dicho sea con respeto. Esto es lo que todo el mundo piensa, digo, no lo que cree este humilde servidor, que cada día ve más claro que otra vez el consistorio va a ser cuatripartito, como ahora. ¿Y qué candidaturas tenemos para ocupar ese ansiado hueco que va a dejar GIAL? Al menos, tres. Una, el sempiterno PA, que, entre crisis y crisis, a veces renace. No es éste su mejor momento, desde luego. Y sus representantes locales no lo tienen por el trabajo, pues se limitan a estimular nuestro ego andaluz cada 28-F y poco más. Una incertidumbre es el Foro Ciudad, de Alfonso Rubí. Puede sacar provecho del descontento generalizado que hay con los partidos tradicionales. Y está, después, UPyD, el partido de Rosa Díez. Están haciendo una precampaña modélica. Desde hace varios meses realizan una verdadera labor de oposición municipal desde fuera del consistorio. Su mayor mérito reside en que no solo denuncian actuaciones municipales, sino que ofrecen propuestas de solución, muchas de ellas bastante elaboradas. Sus actos públicos denunciando la situación del puente de Pescadería (que han conseguido, ellos solitos, clausurar), la contaminación de las playas del Zapillo, la ordenación del tráfico urbano y la insuficiente publicidad de los presupuestos municipales (ofreciéndoles en excell) les han dado un caché que, al menos en las redes sociales, está recibiendo el reconocimiento de muchísimos almerienses. Si UPyD no se desfonda de aquí al día de las elecciones y hace una campaña electoral tan inteligente como la precampaña, estoy seguro de que pueden ocupar el espacio libre que GIAL va a dejar. Esa es, al menos, mi impresión.