_______________________________________________________________________________________________

sábado, 1 de enero de 2011

Solidaridad con CNN+

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


También los tradiciones pliegos de recogida de firmas, situados sobre tenderetes callejeros, han sucumbido a la eficacia de internet. Es por este medio por el que recibo una petición de solidaridad con los trabajadores de la extinta CNN+ y contra el cierre del medio. Hoy, 2 de enero, aún no he firmado. Y no sé si lo haré.
Estoy de acuerdo con casi todo lo que dicen los intelectuales en su manifiesto: que CNN+ “era un referente de la información”, que era “una isla de pluralidad ideológica”, “una herramienta vital para estar informado”, “un instrumento esencial para la reflexión”, “un espacio de libertad, de debate, de denuncia, de investigación periodística, de análisis sereno”. Con todo esto estoy de acuerdo, digo.

Pero tampoco quiero ser un ingenuo y despreciar algo tan esencial para el funcionamiento de este mundo en el que nos ha tocado vivir: que las cosas, casi todas, por no decir todas, tienen un valor, tienen un precio. La financiación de un medio de comunicación se puede obtener de muchas fuentes: la económica (es lo normal en una economía de libre mercado), la política (también vemos que se ha convertido en normal, desgraciadamente), la social (es la propia de los medios públicos) e incluso existen los medios que están en el mercado por un fin bastardo (servir determinados intereses, casi siempre espurios). CNN+ era del grupo primero. Dependía de Prisa, una sociedad que cotiza en bolsa y en la que los accionistas invierten para obtener un beneficio. Un beneficio económico. Que no daba.

CNN+ era un proyecto desastroso, económicamente (ha perdido más de 50 millones de euros) y en audiencia (un 0,6 % significa que no la veían ni los mismos que se rebelan contra su desaparición). A pesar de ello, los trabajadores de la cadena dicen que “seguimos creyendo en los valores sociales de nuestro proyecto”. Pues qué bien, ¿y solo en eso hay que creer? Durante muchos años nos hemos entretenido en crear la denominada cultura del gratis total: “todos tenemos derecho a todo a coste cero”. Es lógico que queramos una CNN+ ruinosa y que rechacemos cualquier Ley Sinde.