_______________________________________________________________________________________________

sábado, 22 de enero de 2011

Socialistas de Vera: pocos y mal avenidos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Los socialistas de Vera son pocos y mal avenidos. Desde que César Martín Cuadrado fuera descabalgado de la alcaldía del municipio por el actual alcalde, Félix López, en las elecciones de 1995, la agrupación local entró en un estado de “shock” del que aún no se ha podido recuperar. Los sucesivos resultados electorales tampoco han ayudado. Más bien han servido para ahondar en el desánimo, pues ni María Martínez, primero, ni Ana Luque, después, ni el último de ellos, Pedro Fernández Céspedes, han podido obtener los resultados que Vera necesitaba para recuperar el protagonismo que siempre ha tenido dentro del socialismo comarcal y provincial. Durante los dieciséis años de César, Vera llegó a contar con un senador (María Martínez), un diputado andaluz (el propio César) y un diputado provincial (Antonio Ramírez), además de un cualificado peso en las sucesivas ejecutivas provinciales. En los últimos cinco lustros el peso específico de Vera en el socialismo almeriense es imperceptible.

La llegada de Pedro Fernández Céspedes, “Maestro Pedro”, a la candidatura municipal de 2003 creó muchas expectativas. Por varias razones: era un veratense de pura cepa (de la Calle Ancha, como recuerda él), muy conocido familiarmente (añado una apostilla personal: inolvidable caballero su padre, Lucas Fernández), preparado intelectualmente (ha sido toda su vida profesional de RTVE)… Pero también tenía algunos obstáculos enfrente: la propia gestión de Félix López, su falta de constancia al no residir habitualmente en Vera, la poca consistencia del grupo municipal, la ausencia de una agrupación fuerte… El caso es que aún pasando, como pasó, de dos a cuatro concejales, el ave de la crisis nunca dejó de volar sobre el socialismo local.

Ahora, Fernández Céspedes –que, a pesar de ser independiente, promueve reuniones de militantes- anuncia que se va. Y que lo único que puede decir es que no se va a presentar por el PSOE. “Lo que haga de aquí a mayo es caso mía”. Ha dejado la portavocía del grupo y ha pasado la patata caliente a la joven secretaria general, Isabel de Haro. El PSOE, algo tendrá que hacer. Y ya. El socialismo almeriense no puede dejar a Vera en el ostracismo.