_______________________________________________________________________________________________

sábado, 29 de enero de 2011

Señoras y señores diputados

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

“Señor Presidente, señoras y señores diputados, señor Rajoy: en su interpelación me pregunta si tiene previsto este gobierno presentar nuevas iniciativas encaminadas a controlar el gasto público, optimizar el funcionamiento del Estado y potenciar nuestro sistema democrático. Con mucho gusto le respondo que sí. En los próximos días, me propongo citar a los líderes de todas las fuerzas políticas con representación en esta Cámara a fin de iniciar conversaciones -¡serias, rigurosas!- sobre la conveniencia de adoptar tres decisiones que, en opinión de mi gobierno, son fundamentales para el mejor funcionamiento del Estado”.

“En la primera de ellas, les plantearé la necesidad de proceder a la supresión del Senado. Sí, señorías, después de más de treinta de parlamentarismo democrático, se puede afirmar, sin duda alguna, que la Cámara Alta es de una inoperancia absoluta, y su conversión en cámara territorial, lejos de resolver esa circunstancia, la agravaría. La voluntad soberana del pueblo español está perfectamente representada en su Congreso de los Diputados”

“En la segunda, vamos a proponer una reestructuración de la organización municipal del Estado, de tal forma que aquellos municipios que no superen los dos mil habitantes entrarán en un proceso de fusión, o anexión, con sus vecinos limítrofes hasta completar, como mínimo, ese número de habitantes. De esta forma, el número de municipios se reduciría de 8.000 a 2.000, con lo que ello supondría de ahorro económico, burocrático y de gestión”.

“Y con la tercera, pretendemos perfeccionar el sistema de representatividad de nuestro Parlamento, añadiendo a las actuales circunscripciones electorales una nueva de carácter nacional, que sería alimentada con los votos residuales que quedan sin representación en las distintas circunscripciones provinciales. Esta especie de “urna nacional” haría justicia a partidos de ámbito estatal que, a pesar de obtener un considerable número de votos, no ven convertido su apoyo popular en número de escaños”.

Posdata: Esta intervención es imaginaria, claro. Pero, ¿a que no suena mal del todo?

sábado, 22 de enero de 2011

Socialistas de Vera: pocos y mal avenidos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Los socialistas de Vera son pocos y mal avenidos. Desde que César Martín Cuadrado fuera descabalgado de la alcaldía del municipio por el actual alcalde, Félix López, en las elecciones de 1995, la agrupación local entró en un estado de “shock” del que aún no se ha podido recuperar. Los sucesivos resultados electorales tampoco han ayudado. Más bien han servido para ahondar en el desánimo, pues ni María Martínez, primero, ni Ana Luque, después, ni el último de ellos, Pedro Fernández Céspedes, han podido obtener los resultados que Vera necesitaba para recuperar el protagonismo que siempre ha tenido dentro del socialismo comarcal y provincial. Durante los dieciséis años de César, Vera llegó a contar con un senador (María Martínez), un diputado andaluz (el propio César) y un diputado provincial (Antonio Ramírez), además de un cualificado peso en las sucesivas ejecutivas provinciales. En los últimos cinco lustros el peso específico de Vera en el socialismo almeriense es imperceptible.

La llegada de Pedro Fernández Céspedes, “Maestro Pedro”, a la candidatura municipal de 2003 creó muchas expectativas. Por varias razones: era un veratense de pura cepa (de la Calle Ancha, como recuerda él), muy conocido familiarmente (añado una apostilla personal: inolvidable caballero su padre, Lucas Fernández), preparado intelectualmente (ha sido toda su vida profesional de RTVE)… Pero también tenía algunos obstáculos enfrente: la propia gestión de Félix López, su falta de constancia al no residir habitualmente en Vera, la poca consistencia del grupo municipal, la ausencia de una agrupación fuerte… El caso es que aún pasando, como pasó, de dos a cuatro concejales, el ave de la crisis nunca dejó de volar sobre el socialismo local.

Ahora, Fernández Céspedes –que, a pesar de ser independiente, promueve reuniones de militantes- anuncia que se va. Y que lo único que puede decir es que no se va a presentar por el PSOE. “Lo que haga de aquí a mayo es caso mía”. Ha dejado la portavocía del grupo y ha pasado la patata caliente a la joven secretaria general, Isabel de Haro. El PSOE, algo tendrá que hacer. Y ya. El socialismo almeriense no puede dejar a Vera en el ostracismo.

sábado, 15 de enero de 2011

¿Les importa que eche un pitillo?


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Pedro Haro, mi paisano y amigo Pedro Haro, es un hombre cabal. No le gusta meterse en líos. Tampoco le gusta que lo metan. Ahora no fuma. Hace casi veinte años que se dejó el tabaco. Pero cuando le preguntan si es fumador afirma que sí, que es fumador. “El tabaco –dice- es como el sacerdocio: imprime carácter, igual que se es cura de por vida aunque te alejes del Vaticano, el fumador lo es de por vida aunque no le des un euro a Altadis”.
El caso es que Pedro Haro, mi amigo, estaba el otro día en un restaurante de Roquetas, degustando los postres y el café de una comida que estaba a punto de llegar a su término. Solamente quedaban ocupadas dos mesas en el salón. En esto que uno de los ocupantes de la otra mesa se levanta, se acerca a la suya y con voz cautelosa les dice: “¿No les importa a ustedes que eche un cigarrillo?”. Mi amigo, que a veces es áspero en sus respuestas, él lo reconoce, no se anduvo con rodeos: “La pregunta es tan improcedente como la respuesta que le podamos dar, nosotros no damos licencias de fumador, haga usted lo que crea que debe hacer”. Y el hombre fuese a su mesa y echó un pitillo. Y no pasó nada.

No entiendo el lío que se ha armado con la ley antitabaco. Ni recuerdo en la historia de España una ley que se haya hecho con tanto consenso como ésta. El setenta por ciento de los españoles nos declaramos no fumadores. Ninguno de nosotros nos oponemos, que yo sepa, a que fume quien quiera fumar. Que cada uno haga consigo lo que le entre en gana. Pero lo que no pueden pretender los fumadores es que los demás nos traguemos el humo que echan por su boca. La ley les puede gustar más o menos, pueden criticarla, pueden recoger firmas para su derogación, pueden poner por ahí carteles diciendo que es una ley tal o una ley cual y que el gobierno es no sé qué y no sé cuánto… pueden hacer lo que quieran. Menos dejar de respetarla. Es cierto que el ciudadano de a pie no debe convertirse en un policía que delate a los incumplidores. Pero los fumadores deben saber que las normas de convivencia requieren el respeto a las leyes y al prójimo. Y si no se puede fumar, pues no se puede fumar. Y punto. Sed comprensivos, amigos.

domingo, 9 de enero de 2011

Financiación público-privada

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

La forma normal que tiene una administración de financiar sus obras es con cargo a su presupuesto. Pero algunas administraciones públicas, ante la sequía económica que padecen, quieren hacer habitual lo que ha sido siempre una excepción: financiarlas con la colaboración público-privada. Esta forma de financiación se ha utilizado desde siempre en España para construir autopistas de peaje: los usuarios pagan la infraestructura haciendo una aportación económica cada vez que la usan. Esperanza Aguirre fue muy criticada cuando dio un paso más extendiendo el sistema a la construcción de hospitales. En este caso, en vez de pagar la obra los usuarios, es la Comunidad quien la paga en forma de renting, o más bien de leasing.

Éste es el sistema que quiere emplear la Junta de Andalucía en su nuevo plan de infraestructuras. En nuestra provincia, así se va a construir la Autovía del Almanzora y la carretera de Oria a la A-92N. En total, la inversión en toda la comunidad, entre 2010 y 2011, ascenderá a 2.676 millones de euros. La primera obra licitada ha sido la autovía Iznalloz-Darro con una inversión de casi 250 millones de euros.

La financiación de infraestructuras mediante la fórmula de colaboración público-privada se presenta ante la opinión pública como la fórmula mágica que resuelve el problema de la falta de inversión pública, pero no es oro todo lo que reluce. Es cierto que el coste de su construcción no afecta al endeudamiento y déficit públicos, pero también es cierto que, a cambio, hay que aceptar: a) un coste financiero muy superior al habitual del Estado, b) un traspaso del endeudamiento público al endeudamiento privado, y c) una pesada carga para las generaciones futuras. Para las pymes del sector, que en Andalucía son casi todas, el sistema va a ser un quiero y no puedo. Por una razón muy sencilla: porque la financiación requiere una aportación de recursos propios del entorno del 20-30 % del total de la inversión. ¿Y qué empresa andaluza puede hoy inmovilizar tal cantidad de dinero, teniendo, como tenemos, unas entidades financieras tan reacias a conceder cualquier tipo de préstamo? En fin, otra oportunidad perdida.

sábado, 1 de enero de 2011

Solidaridad con CNN+

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


También los tradiciones pliegos de recogida de firmas, situados sobre tenderetes callejeros, han sucumbido a la eficacia de internet. Es por este medio por el que recibo una petición de solidaridad con los trabajadores de la extinta CNN+ y contra el cierre del medio. Hoy, 2 de enero, aún no he firmado. Y no sé si lo haré.
Estoy de acuerdo con casi todo lo que dicen los intelectuales en su manifiesto: que CNN+ “era un referente de la información”, que era “una isla de pluralidad ideológica”, “una herramienta vital para estar informado”, “un instrumento esencial para la reflexión”, “un espacio de libertad, de debate, de denuncia, de investigación periodística, de análisis sereno”. Con todo esto estoy de acuerdo, digo.

Pero tampoco quiero ser un ingenuo y despreciar algo tan esencial para el funcionamiento de este mundo en el que nos ha tocado vivir: que las cosas, casi todas, por no decir todas, tienen un valor, tienen un precio. La financiación de un medio de comunicación se puede obtener de muchas fuentes: la económica (es lo normal en una economía de libre mercado), la política (también vemos que se ha convertido en normal, desgraciadamente), la social (es la propia de los medios públicos) e incluso existen los medios que están en el mercado por un fin bastardo (servir determinados intereses, casi siempre espurios). CNN+ era del grupo primero. Dependía de Prisa, una sociedad que cotiza en bolsa y en la que los accionistas invierten para obtener un beneficio. Un beneficio económico. Que no daba.

CNN+ era un proyecto desastroso, económicamente (ha perdido más de 50 millones de euros) y en audiencia (un 0,6 % significa que no la veían ni los mismos que se rebelan contra su desaparición). A pesar de ello, los trabajadores de la cadena dicen que “seguimos creyendo en los valores sociales de nuestro proyecto”. Pues qué bien, ¿y solo en eso hay que creer? Durante muchos años nos hemos entretenido en crear la denominada cultura del gratis total: “todos tenemos derecho a todo a coste cero”. Es lógico que queramos una CNN+ ruinosa y que rechacemos cualquier Ley Sinde.