_______________________________________________________________________________________________

sábado, 4 de septiembre de 2010

¡Vaya semanita!

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Lunes. Resaca ferial. Óscar Martínez, regente de la plaza de toros de Almería, hace balance de la feria taurina: 27.000 espectadores en total, frente a los 33.000 de 2009, los 34.000 de 2008, los 38.000 de 2007, los… Lo dicho: los toros no hay que prohibirlos, se están prohibiendo solos.

Martes. Uche se queda, Alves se queda, Crusat se queda, Piatti se queda… Ofertas, muchas; dinero, poco. Esto del fútbol se empieza a poner razonablemente bien.

Miércoles. El mega-artículo de José Antonio Martínez Soler, en su blog, sobre la defenestración de su amigo Antonio Cantón echa chispas por los cuatro costados. Como dicen los adolescentes de ahora: “¡Qué fuerte, tío!” Estruendoso, tratándose, como se trata, de alguien que tiene un cargo de confianza del Partido Socialista, aunque sea la presidencia de la Junta Rectora del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Jueves. Dice Zarrías que en enero se traspasarán a Andalucía las competencias sobre los chiringuitos. No es un tema menor.

Viernes. Una mala noticia: se va Luis López. La política provincial, con su marcha, se empobrece un poco más. Su cercanía a la gente, su entrega, su sencillez, su buena disposición, su humildad, su empeño por dignificar y humanizar la política… van a ser difíciles de superar. Debe volver. Volverá.

Sábado. Las percepciones no siempre son el fiel reflejo de la realidad, ya lo sabemos. Pero algo nos dice que este verano está siendo bastante aceptable, turísticamente hablando. Nos temíamos lo peor, y parece que no. Esperemos que los datos oficiales lo confirmen.

Domingo. Dramáticas declaraciones de Celestino Corbacho a El Periódico de Catalunya: “No le deseo a nadie lo que he sufrido”. Ser ministro de Trabajo en un gobierno socialista y en época de crisis es un cóctel explosivo que pocas personas pueden soportar. Ministro como lo era Caldera lo es cualquiera: siempre con la chequera abierta, y el que venga detrás que achuche.