_______________________________________________________________________________________________

jueves, 5 de agosto de 2010

Algo hemos hecho mal


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Aún a sabiendas de que está feo autocitarse, me va a permitir el lector que reproduzca un par de párrafos de un artículo que con mi firma y bajo el título de “Andalucía, ante el futuro de las cajas de ahorros” publicó este periódico hace ahora justamente un año. Éste es uno: A la vuelta de pocos años el mapa de cajas de ahorros quedará reducido a ocho o diez marcas, las más grandes, solventes y mejor gestionadas. Muchas comunidades autónomas tendrán que renunciar a su propia caja aún a pesar de sus deseos.

Y éste, otro: En este panorama que se vislumbra a la vuelta de la esquina conviene meditar un poco sobre el papel que va a desempeñar Andalucía. Nadie duda de que las cajas de referencia de las comunidades catalana y madrileña tienen garantizada su permanencia y su posición de cabecera ante futuros movimientos de concentración. Pues bien, la tercera pata de ese banco dominador debe ser Unicaja, por ser la entidad más representativa de la comunidad autonómica española que tiene mayor número de habitantes, que tiene mayor presupuesto y la que reúne todas las condiciones para desempeñar un papel determinante en el futuro del Estado.

Decía esto, ya digo, hace sólo un año. ¿Y cuál es hoy el panorama? Desolador para Andalucía. Madrid y Cataluña han reforzado sus posiciones acogiendo, entre otros, a los dos primeros grupos de cajas, los encabezados por Caja Madrid (339.000 millones de euros en activos) y La Caixa (280.000). En el baile de fusiones, las cajas andaluzas no sólo no ha sumado un solo euro –el proyecto de fusión de Cajasol con Caja Guadalajara era anterior- sino que han visto cómo se le han ido Cajagranada (14.000), a Madrid, y Cajasur (19.000), al País Vasco. Aquella Caja Única de Chaves, si se hubiera formado, sería una entidad de 113.000 millones de euros en activos, la cuarta de España. Pero ya no es posible. Unicaja, hoy, descansa en un humilde décimo lugar del ranking con 35.000 millones de activos y Cajasol en el undécimo con 30.000. Unidas, se colocarían en el séptimo lugar. Menos da una piedra.

La mayoría de los andaluces tenemos la sensación de que, también en esto, algo hemos hecho mal. O no hemos hecho bien, que a fin de cuentas viene a ser lo mismo.