_______________________________________________________________________________________________

sábado, 31 de julio de 2010

Volando voy

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Tiene este oficio –el de escribidor, digo- un enorme inconveniente: todo el mundo se cree en el derecho de decirte sobre lo que tienes que escribir, sin que la mayoría caiga en la cuenta de que lo que para muchos puede ser un tema de atención especial para otros puede carecer de interés alguno. “¿Escribirás sobre la prohibición de los toros en Cataluña?”, me dicen. Pues no. Porque no quiero hacerles el caldo gordo a quienes quieren convertir en casus belli cualquier decisión que en uso de su libertad tome el pueblo catalán o sus legítimos representantes. “¿Y sobre la crisis del PSOE provincial?”. Tampoco. Me sorprende, eso sí, ver cómo se deteriora en el PSOE uno de los valores más preciados que siempre ha tenido, cual es que las cosas internas del partido carecen de interés para el ciudadano y donde hay que tratarlas es en los órganos de debate internos y no en las páginas de los periódicos. Y me sorprende aún más esta fiebre escritora que le ha entrado de pronto a quienes se autodenominan grupo de los abueletes, que, sin pudor alguno, se proponen a las nuevas generaciones socialistas como ejemplos a imitar. El futuro está en el pasado, parece que dicen. Simplemente, grotesco.

Hoy, en realidad, de lo que me apetecía hablar es de la gran cantidad de pegas que le están poniendo a uno de mis lectores, Juan Clemente, para que Ándalus Líneas Aéreas le devuelva el dinero de los billetes de avión que le cobró por un viaje que nunca le pudieron dar. “Tenía mi billete de ida y vuelta desde Almería a Madrid, me dejaron sin vuelo y ahora no sé qué camino tomar para que me devuelvan el dinero, he hablado ya con media compañía, tres veces he dado el número de cuenta donde me deben hacer el ingreso, hasta me he personado en las oficinas de Málaga…”. Le he sugerido que escriba una carta al director de este periódico por si surte efecto.

Así que, hoy, ná de ná. Pues que tengamos, al menos, felices vacaciones. Yo, ya, volando voy…