_______________________________________________________________________________________________

viernes, 11 de junio de 2010

No tiene suerte el PSOE

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

No tiene suerte el PSOE al nombrar, proponer o apoyar -léase lo que proceda- a los presidentes de las cajas de ahorros de Andalucía. Todos les salen ranas, excepción hecha de Braulio Medel, que ha demostrado no sólo ser el más brillante de todos sino también el mayor defensor del proyecto de creación de una gran caja. Para la historia quedan las refriegas con Bueno Lidón, presidente de El Monte, que se dedicó a poner chinas en el camino para abortar la fusión con Caja San Fernando para formar la que finalmente sería Cajasol. Más recientemente, el “rebelde” ha sido el presidente de Cajagranada, Antonio María Claret, que se inventó el Pacto del Saray con el único propósito de dificultar el proyecto común. Su sucesor, Antonio Jara, ha resultado otro fiasco. En apenas un par de meses se ha cargado, sí, el Pacto del Saray, pero no para propiciar una fusión intrarregional sino para enrolarse en un proyecto interregional que lleva a la caja granadina fuera de Andalucía.

El proyecto soñado de Chaves y de sus consejeros económicos Griñán y Álvarez se queda sin fuelle. Lo de Unicaja con Cajasur ha sido esperpéntico, tanto o más que la frustrada fusión con Caja Castilla-La Mancha. Si nadie lo remedia Cajasur también volará de Andalucía. Parece como si una mano negra estuviera por ahí maniobrando para que Andalucía carezca de la fortaleza financiera que en justicia le corresponde por ser la más importante -o una de las más importantes, si queremos ser modestos- comunidad autónoma de España.

Griñán, de estos temas, sabe mucho. Y como mucho sabe, no debe ignorar que es muy importante para el músculo financiero andaluz disponer de una entidad autóctona grande y fuerte. El asunto, por embrollado que parezca, aún se puede reconducir. Ni siquiera lo de Cajagranada es definitivo, ya que aún no se ha pronunciado su asamblea general. Por cierto, tengo una duda: cuando Rafael Velasco, vicesecretario general del PSOE de Andalucía, dice que se enteró por la prensa de la extraña actitud de sus consejeros en Cajagranada, ¿de quién es el fallo: de él o de sus consejeros?