_______________________________________________________________________________________________

sábado, 5 de junio de 2010

La autovía del Almanzora

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

La red de autovías de la provincia de Almería cuenta, entre otros tramos de menor consideración, con tres grandes infraestructuras: La A-7 –más conocida como Autovía del Mediterráneo-, que atraviesa Almería desde Adra hasta Huércal-Overa; la A-92, que viene hacia la capital desde Guadix, y la A-92-N, que es la continuación de la A-92 desde Guadix hasta la provincia de Murcia. Para completar el mapa quedaba pendiente la conversión en autovía de la carretera A-334, que une la A-7, en Overa, con la A-92-N, en Baza, por la que pasan 10.000 vehículos cada día. Esta bautizada como Autovía del Almanzora tiene en torno a 100 km. y es la que va a dar salida a los pueblos que se asientan alrededor de Macael, Albox y Purchena. La Junta de Andalucía ha dividido esta transformación en dos grandes fases: una, prioritaria, de 40 km., desde la A-7 hasta Purchena, y otra, no tan urgente, hasta Baza. La primera fase, ya en marcha, se ha partido en los siguientes tramos: El I (Purchena-Fines), no iniciado; el II (Fines-Albox), 8 km., que está en servicio, el III (Variante de Albox), de otros 8 km., al 70 % de ejecución; el IV (Variante de Albox-El Cucador), de 6 km., con el mismo porcentaje de ejecución, y el V (desde El Cucador a la A-7), dividido a su vez en dos subtramos, el que llega hasta La Concepción, con las obras adjudicadas, y el enlace con la A-7, de próxima adjudicación.

He querido hacer esta foto de la situación para que el lector comprenda por qué tienen razón las asociaciones de empresarios y los alcaldes de los pueblos de la zona cuando protestan por una posible paralización de las obras. No es lo mismo aplazar el inicio de unas obras que paralizar unas obras iniciadas. Una parte de la A-334 está patas arriba, pues la autovía se solapa en muchos tramos con la vieja carretera. Los desvíos se suceden y convierten la carretera en poco menos que un infierno. Si la crisis exige una demora, hagámoslo desde Fines hacia arriba. Lo que no se puede hacer es aplazar la terminación de las dos obras que ahora están en ejecución y tampoco dejar de construir el resto que falta hasta conectar con la Autovía del Mediterráneo.