_______________________________________________________________________________________________

sábado, 26 de junio de 2010

Sara Carbonero


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Supongo, lector, que, a estas alturas de la Copa del Mundo, ya sabes quién es Sara Carbonero. Es posible, no digo que no, que no te suenen demasiado nombres como Joan Capdevila, Juan Mata o Pedro Rodríguez, todos ellos excelentes jugadores españoles, pero, de verdad, me cuesta creer que no sepas quién es Sara Carbonero. No obstante, si así es, para eso estamos. Sara Carbonero es una periodista que Telecinco ha mandado a Sudáfrica para cubrir los partidos de nuestra selección. Como profesional es más bien flojita. Su trabajo lo desarrolla en lo que en el argot de las retransmisiones deportivas se conoce como a pie de campo, que es a donde suelen mandar a los periodistas prescindibles. Los periodistas a pie de campo tienen dos misiones principales, a cuál de ellas más inútil: una, anunciarnos un cambio de jugadores, algo innecesario, pues todos lo estamos viendo por las tablillas del cuarto árbitro, y otra, anunciarnos lo minutos de prolongación del partido, tan innecesario como lo anterior por las mismas tablillas. Pero, de los periodistas de a pie de campo del Mundial, Sara Carbonero no es una cualquiera. Además de joven y guapa -¡esos ojos…!-, en ella se da la circunstancia de que es novia de Íker Casillas. Y por esto es por lo que empiezan los líos. Tras perder con Suiza, un periódico de la talla de The Times llegó a afirmar que cómo no íbamos a perder si nuestro portero estaba más pendiente de su novia que del balón. El tema ha cogido tal trascendencia que hasta Mariano Rajoy ha llegado a afirmar, minutos antes del partido contra Chile, que, si perdíamos, la culpable no iba a ser Sara Carbonero, algo que mucha gente ha interpretado, con razón o sin ella, en sentido totalmente contrario.

Menos mal que hemos ganado. Si llegamos a perder, pobre Sara, la tormenta que sobre ella hubiera caído. Aunque mucha gente empieza a poner en duda si es la periodista quien alimenta el morbo. González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, ha advertido que “la propia Sara Carbonero debería tener un cierto cuidado, porque el periodista no debe implicar sus emociones personales en las historias que construye”. Telecinco, mientras tanto, saca rentabilidad al filón habilitando en su página web, bajo del título de “Sara, protagonista del Mundial”, una galería de fotos de la periodista no haciendo otra cosa que su trabajo. ¿Estamos ante un caso de machismo? Va a depender mucho de los resultados de nuestra selección.

jueves, 17 de junio de 2010

Mojácar tiene un problema

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

En algo coinciden las fuerzas políticas y los agentes sociales de Mojácar: en el casco histórico del pueblo hay un enorme problema de falta de aparcamientos. En lo que no coinciden tanto es en aceptar alguna de las alternativas que se han propuesto para solucionarlo. La realidad con la que nos encontramos a día de hoy es que Mojácar es un pueblo precioso que merece la pena visitar pero al que cada vez resulta más pesado ir. Los jóvenes mojaqueros que se independizan no quieren quedarse en el pueblo, por su incomodidad, y prefieren disfrutar de sus pintorescas calles desde la visión distante que ofrece una casa en la playa. Y los visitantes, cuando suben una vez, dudan si hacerlo de nuevo. El problema es, pues, tanto de los turistas como de residentes.

Rosa María Cano, la alcaldesa, ha visto una vía de solución, al menos para el problema de los residentes, en la construcción de un aparcamiento subterráneo en las plazas Arbollón y Frontón, situadas a espalda de la iglesia. De inmediato, doscientos vecinos se le han echado a la calle. Dicen que la tendencia debe ir encaminada hacia la peatonalización total del casco histórico. Posiblemente, una actitud demasiado drástica.

Desde hace varios años existe un proyecto de macropárking que solucionaría definitivamente el problema. Es cierto que esta alternativa también ha tenido muy dividida a la opinión pública mojaquera, pero ahora parece que ya se acepta como la mejor de las posibles. Se trata de construir varias plantas escalonadas de aparcamiento en la conocida como “Ladera del Pavana”, situada junto al hotel Moresco, prácticamente a las puertas de Plaza Nueva. La planta superior iría dotada de locales comerciales, y esto era lo que creaba recelos en los comerciantes tradicionales, que temían que los turistas llegaran al pueblo y no pasaran de aquí. Un temor infundado, en mi opinión. Otra cuestión es el impacto visual que puede tener. El autor del proyecto es Guillermo Vázquez Consuegra, muy sensible con estos temas. Es cuestión de verlo antes. El visionado en 3D permite hacer recreaciones bastante ajustadas a la realidad. Creo, en definitiva, que sobran manifestaciones y falta diálogo. Hay un problema y existen soluciones. Pues hablémoslo.

viernes, 11 de junio de 2010

No tiene suerte el PSOE

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

No tiene suerte el PSOE al nombrar, proponer o apoyar -léase lo que proceda- a los presidentes de las cajas de ahorros de Andalucía. Todos les salen ranas, excepción hecha de Braulio Medel, que ha demostrado no sólo ser el más brillante de todos sino también el mayor defensor del proyecto de creación de una gran caja. Para la historia quedan las refriegas con Bueno Lidón, presidente de El Monte, que se dedicó a poner chinas en el camino para abortar la fusión con Caja San Fernando para formar la que finalmente sería Cajasol. Más recientemente, el “rebelde” ha sido el presidente de Cajagranada, Antonio María Claret, que se inventó el Pacto del Saray con el único propósito de dificultar el proyecto común. Su sucesor, Antonio Jara, ha resultado otro fiasco. En apenas un par de meses se ha cargado, sí, el Pacto del Saray, pero no para propiciar una fusión intrarregional sino para enrolarse en un proyecto interregional que lleva a la caja granadina fuera de Andalucía.

El proyecto soñado de Chaves y de sus consejeros económicos Griñán y Álvarez se queda sin fuelle. Lo de Unicaja con Cajasur ha sido esperpéntico, tanto o más que la frustrada fusión con Caja Castilla-La Mancha. Si nadie lo remedia Cajasur también volará de Andalucía. Parece como si una mano negra estuviera por ahí maniobrando para que Andalucía carezca de la fortaleza financiera que en justicia le corresponde por ser la más importante -o una de las más importantes, si queremos ser modestos- comunidad autónoma de España.

Griñán, de estos temas, sabe mucho. Y como mucho sabe, no debe ignorar que es muy importante para el músculo financiero andaluz disponer de una entidad autóctona grande y fuerte. El asunto, por embrollado que parezca, aún se puede reconducir. Ni siquiera lo de Cajagranada es definitivo, ya que aún no se ha pronunciado su asamblea general. Por cierto, tengo una duda: cuando Rafael Velasco, vicesecretario general del PSOE de Andalucía, dice que se enteró por la prensa de la extraña actitud de sus consejeros en Cajagranada, ¿de quién es el fallo: de él o de sus consejeros?

sábado, 5 de junio de 2010

La autovía del Almanzora

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

La red de autovías de la provincia de Almería cuenta, entre otros tramos de menor consideración, con tres grandes infraestructuras: La A-7 –más conocida como Autovía del Mediterráneo-, que atraviesa Almería desde Adra hasta Huércal-Overa; la A-92, que viene hacia la capital desde Guadix, y la A-92-N, que es la continuación de la A-92 desde Guadix hasta la provincia de Murcia. Para completar el mapa quedaba pendiente la conversión en autovía de la carretera A-334, que une la A-7, en Overa, con la A-92-N, en Baza, por la que pasan 10.000 vehículos cada día. Esta bautizada como Autovía del Almanzora tiene en torno a 100 km. y es la que va a dar salida a los pueblos que se asientan alrededor de Macael, Albox y Purchena. La Junta de Andalucía ha dividido esta transformación en dos grandes fases: una, prioritaria, de 40 km., desde la A-7 hasta Purchena, y otra, no tan urgente, hasta Baza. La primera fase, ya en marcha, se ha partido en los siguientes tramos: El I (Purchena-Fines), no iniciado; el II (Fines-Albox), 8 km., que está en servicio, el III (Variante de Albox), de otros 8 km., al 70 % de ejecución; el IV (Variante de Albox-El Cucador), de 6 km., con el mismo porcentaje de ejecución, y el V (desde El Cucador a la A-7), dividido a su vez en dos subtramos, el que llega hasta La Concepción, con las obras adjudicadas, y el enlace con la A-7, de próxima adjudicación.

He querido hacer esta foto de la situación para que el lector comprenda por qué tienen razón las asociaciones de empresarios y los alcaldes de los pueblos de la zona cuando protestan por una posible paralización de las obras. No es lo mismo aplazar el inicio de unas obras que paralizar unas obras iniciadas. Una parte de la A-334 está patas arriba, pues la autovía se solapa en muchos tramos con la vieja carretera. Los desvíos se suceden y convierten la carretera en poco menos que un infierno. Si la crisis exige una demora, hagámoslo desde Fines hacia arriba. Lo que no se puede hacer es aplazar la terminación de las dos obras que ahora están en ejecución y tampoco dejar de construir el resto que falta hasta conectar con la Autovía del Mediterráneo.