_______________________________________________________________________________________________

domingo, 23 de mayo de 2010

Por qué Paco González abandona la Ser

La guerra abierta entre Paco González, director del programa Carrusel Deportivo, de la Cadena Ser, y la propia emisora ha tenido su origen en el denigrante trato que se le ha dado en ese espacio a uno de sus más importantes patrocinadores, la firma almeriense Cosentino, con sus encimeras Silestone. A Jorge Hevia, Productor del programa, no se le ocurrió idea mejor que dar lectura a un supuesto mensaje de un supuesto oyente que denostaba la calidad de las encimeras Silestone y de los tractores Massey Ferguson, otro de los patrocinadores. No conformes con dar lectura al mensaje, se burlaron a rabiar de la calidad de las encimeras Silestone, algo absolutamente infundado e injusto, pues el producto de Cosentino es líder mundial de ventas y su calidad está contrastada en todos los mercados internacionales.

Es normal que Paco Cosentino haya manifestado sus quejas a la Cadena Ser, es normal que ésta haya suspendido por unos días de empleo y sueldo a Jorge Hevia, pero lo que no es normal es que el director del programa, Paco González, apoye al compañero difamador olvidando que los más de 200 profesionales que hacen Carrusel Deportivo tienen como único ingreso el que procede de los patrocinadores del programa, entre los que se encuentra nuestro paisano Cosentino.

Por otra parte, se ha sabido que Paco González andaba de morros porque Daniel Anido, Director de la Cadena Ser, le comunicó hace tiempo que el Carrusel del Mundial lo iba a conducir desde Madrid, y él andaba loquito por estar en Sudáfrica. Negoció clandestinamente con Telecinco, una vez que se enteró de que ésta era la televisión que iba a retransmitir los partidos de nuestra selección, pero, por otro lado, quería llevarse algún pellizquito de la cadena de Prisa. Juego a dos bandas. Así que se puso a provocar constantemente para lograr un despido improcedente y, consecuentemente, un jugoso cese, tres milloncejos de euros. Pero la dirección de la Ser, que no tiene un pelo de tonta, se lo olió desde el primer momento y lo aguantó con su sueldo hasta el último día, justamente hasta que no le quedara margen de maniobra para incorporarse a T-5. Aquí, a su vez, le presionaban para una rápida respuesta porque J. J. Santos necesitaba ya organizar su equipo de colaboradores. Como el tiempo pasaba y la Ser no picaba en el anzuelo, Paquito no ha tenido más remedio que descubrir sus cartas e irse de la cadena con una mano delante y otra detrás. Él está loco de contento, dice que va a cumplir el sueño de su vida, pero ¿no será que Prisa y Gestevisión -ahora socios- le han tendido una trampa para hacer que se vaya de la Ser sin blanca en el bolsillo? Porque lo que sí parece que está más claro que el agua es que González, una vez que vuelva de Sudáfrica, de seguir en Telecinco, nada de nada. ¿O es que J. J. le ha otorgado la amnistía de la noche a la mañana?

¿Todo esto son conjeturas? Puede ser. Paquito y Pepe Domingo intentan vender su versión. La Ser, la suya. Lo que no es ninguna conjetura es el desprecio que a las encimeras Silestone se le hizo en el Carrusel Deportivo de la Superbowl. Fue bochornoso e impropio de profesionales. Jamás se ha visto tanto desprecio a quien con su publicidad les da de comer. Como vale más una imagen -en este caso un sonido- que mil palabras, te invito, querido lector, a escuchar la tropelía. Pincha en el enlace que hay a continuación y vete al minuto 7, más o menos, que es cuando empieza “lo bueno”. Espero tu comentario. Dime si coincides conmigo en que todo ello fue lamentable.