_______________________________________________________________________________________________

sábado, 29 de mayo de 2010

Zapatero

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Les ha dado ahora, a todos los escribas del reino, por discernir si interesa al bien del país que sea José Luis Rodríguez Zapatero quien capitanee la salida del túnel de la crisis o, por el contrario, debe acometer dicha faena uno de sus correligionarios de partido o incluso quien ahora se halla de líder en la oposición. En las apreciaciones políticas, como en todos los aspectos de la vida que nos atrevemos a valorar, es muy difícil ser objetivo, si es que la objetividad existe, que ya de antemano digo que no. Para la mitad de los españoles Zapatero es un político inepto y para la otra mitad es, cómo no, un político eficaz. Lo normal.

Como digo que la objetividad no existe, voy a hacer uso de mi racional subjetividad para enjuiciar la labor del personaje en cuestión. Encuentro muchos aciertos en su haber: la retirada de las tropas españolas de Irak, las políticas de igualdad, la asistencia a los dependientes, el esfuerzo inversor en infraestructuras, la ordenación de la financiación autonómica, la lucha contra ETA, la despolitización de la televisión pública, el debilitamiento del soberanismo vasco… Y le encuentro muchos errores: la gestión del estatuto catalán, la destrucción de una racional política fiscal heredada (el regalito de los 2.500 euros, el de los 400 euros, la bajada del tramo alto del IRPF, la supresión del Patrimonio), la reapertura de la memoria histórica, su falta de previsión de la crisis, la eliminación o marginación de políticos válidos (Solbes, Sevilla, Jáuregui…), su confusión energética, su desinterés por elaborar una legislación laboral acorde con los tiempos que nos ha tocado vivir…

Pero la pregunta es: ¿debe ser ZP quien gestione este nuevo tiempo? Creo que a nadie beneficia ahora sumergir a este país en una batalla electoral. Ni siquiera al PP, cuyo partido debe clarificar sus ideas y definir de una vez cuáles son sus fórmulas, demagogia aparte, para salir de la crisis. Mandar al paro a Bibiana Aído, que es su obsesión, no es suficiente. Eso son 3, o 30, millones de euros. Y se necesitan 30.000.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Nada fue un error

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Menudo susto. El de los alcaldes. Y Zapatero, sin decirles ni pío en el mitin de Elx (¿cómo demonios se pronunciará Elx?). Calladito se lo tenía. Pero el BOE salió el lunes echando chispa: A partir del día siguiente ningún ayuntamiento podría endeudarse en un euro más. Le preguntan a Chaves, y se encoge de hombros, como diciendo que se ha enterado por la prensa. Le preguntan a los otros ministros, y dicen que no recuerdan haber hablado de eso en el Consejo. Al día siguiente, en el mismo BOE sale la rectificación. “Ha sido un error, un error si importancia”, dice la vice, Elena Salgado.

Y en esto llega Zapatero y, como Coti, dice que “nada fue un error”. Oí a Elena Salgado decir lo que dijo. Y he visto a Zapatero decir lo que ha dicho. Si no lo oigo con mis propios oidos no me lo creo. Como dice mi madre: ¿y tú, hijo, por qué sufres por estas cosas? No sé, mamá, es que últimamente estoy muy sensible.

domingo, 23 de mayo de 2010

Por qué Paco González abandona la Ser

La guerra abierta entre Paco González, director del programa Carrusel Deportivo, de la Cadena Ser, y la propia emisora ha tenido su origen en el denigrante trato que se le ha dado en ese espacio a uno de sus más importantes patrocinadores, la firma almeriense Cosentino, con sus encimeras Silestone. A Jorge Hevia, Productor del programa, no se le ocurrió idea mejor que dar lectura a un supuesto mensaje de un supuesto oyente que denostaba la calidad de las encimeras Silestone y de los tractores Massey Ferguson, otro de los patrocinadores. No conformes con dar lectura al mensaje, se burlaron a rabiar de la calidad de las encimeras Silestone, algo absolutamente infundado e injusto, pues el producto de Cosentino es líder mundial de ventas y su calidad está contrastada en todos los mercados internacionales.

Es normal que Paco Cosentino haya manifestado sus quejas a la Cadena Ser, es normal que ésta haya suspendido por unos días de empleo y sueldo a Jorge Hevia, pero lo que no es normal es que el director del programa, Paco González, apoye al compañero difamador olvidando que los más de 200 profesionales que hacen Carrusel Deportivo tienen como único ingreso el que procede de los patrocinadores del programa, entre los que se encuentra nuestro paisano Cosentino.

Por otra parte, se ha sabido que Paco González andaba de morros porque Daniel Anido, Director de la Cadena Ser, le comunicó hace tiempo que el Carrusel del Mundial lo iba a conducir desde Madrid, y él andaba loquito por estar en Sudáfrica. Negoció clandestinamente con Telecinco, una vez que se enteró de que ésta era la televisión que iba a retransmitir los partidos de nuestra selección, pero, por otro lado, quería llevarse algún pellizquito de la cadena de Prisa. Juego a dos bandas. Así que se puso a provocar constantemente para lograr un despido improcedente y, consecuentemente, un jugoso cese, tres milloncejos de euros. Pero la dirección de la Ser, que no tiene un pelo de tonta, se lo olió desde el primer momento y lo aguantó con su sueldo hasta el último día, justamente hasta que no le quedara margen de maniobra para incorporarse a T-5. Aquí, a su vez, le presionaban para una rápida respuesta porque J. J. Santos necesitaba ya organizar su equipo de colaboradores. Como el tiempo pasaba y la Ser no picaba en el anzuelo, Paquito no ha tenido más remedio que descubrir sus cartas e irse de la cadena con una mano delante y otra detrás. Él está loco de contento, dice que va a cumplir el sueño de su vida, pero ¿no será que Prisa y Gestevisión -ahora socios- le han tendido una trampa para hacer que se vaya de la Ser sin blanca en el bolsillo? Porque lo que sí parece que está más claro que el agua es que González, una vez que vuelva de Sudáfrica, de seguir en Telecinco, nada de nada. ¿O es que J. J. le ha otorgado la amnistía de la noche a la mañana?

¿Todo esto son conjeturas? Puede ser. Paquito y Pepe Domingo intentan vender su versión. La Ser, la suya. Lo que no es ninguna conjetura es el desprecio que a las encimeras Silestone se le hizo en el Carrusel Deportivo de la Superbowl. Fue bochornoso e impropio de profesionales. Jamás se ha visto tanto desprecio a quien con su publicidad les da de comer. Como vale más una imagen -en este caso un sonido- que mil palabras, te invito, querido lector, a escuchar la tropelía. Pincha en el enlace que hay a continuación y vete al minuto 7, más o menos, que es cuando empieza “lo bueno”. Espero tu comentario. Dime si coincides conmigo en que todo ello fue lamentable.

sábado, 22 de mayo de 2010

Fue bonito mientras duró

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Podemos hacer cinco huelgas generales o cinco mil. Podemos maldecir una vez o mil veces al presidente del gobierno y a todo su gabinete junto. Podemos cabrearnos con nuestro vecino, con el vecino de nuestro vecino y con nosotros mismos. Pero quien no quiera ver esta realidad que tenemos y la otra que se avecina es que está ciego o que quiere hacerse el ausente. Este país nuestro, España, ha vivido tres lustros de crecimiento sin igual. Hemos alcanzado cotas de bienestar inimaginables. Hemos universalizado la sanidad y la educación, hemos protegido al desempleado, al marginado, al necesitado; hemos hecho una gran inversión en infraestructuras de todo tipo; hemos reforzado valores como el ecologismo y preocupado por otros como el cambio climático; hemos luchado por la igualdad de género, por el respeto al diferente, por la familia, por la dignidad del dependiente, del jubilado…

Ahora toca mirar atrás y pensar que todo aquello fue bonito mientras duró. Pero también tenemos que darnos un pellizco en el brazo y despertar de aquel sueño hecho realidad. Posiblemente sea cierto que hemos vivido en un inmenso engaño, que todo era falso, que aquella realidad estaba montada sobre un guión artificial que inevitablemente tenía que terminar así; que todo era teatro, puro teatro. De acuerdo, echémosle al menú los ingredientes que queramos y un puñado más. Pero una venda en los ojos ni va a alterar la realidad ni nos va a eximir de nuestras obligaciones.

Llegan malos tiempos para los demagogos, los irresponsables, los cobardes, los aprovechados y los vendedores de sueños imposibles. Es la hora del realismo, del sacrificio, del esfuerzo, de la imaginación, de la comprensión, de la tolerancia y del ánimo en estado positivo. Se presenta un proyecto de futuro apasionante para personas inteligentes, valientes y comprometidas. Quien quiera subirse al carro que lo haga, que en él cabemos todos. Quien prefiera quedarse en tierra, que se quede, pero al menos, que no ponga palos en la rueda.

sábado, 15 de mayo de 2010

¡Vaya semanita!

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Lunes. “La Voz de Almería” abre semana con un sondeo no tan sorprendente: mayoría absoluta del PP en la capital. Megino toma nota y el PSOE sigue missing.

Martes. “Un sueño cumplido”, dice el Colegio de Médicos sobre la futura Facultad de Medicina de Almería. “Un hito histórico”, añade. ¿Acaso estos señores no ven los telediarios? Porque sorprende tanto optimismo.

Miércoles. El asunto éste de Nono Amate pinta feo, feo, feo. Para el PSOE, digo. Decir que “Me duele ver la deriva a la que va el Partido Socialista a nivel provincial” no es grave por la propia afirmación sino por venir de quien viene, un histórico del socialismo que sabe mejor que nadie el valor que en ese partido tienen las palabras cuando se dicen fuera de lugar.

Jueves. La propuesta de Zapatero de rebajar un 15 % los sueldos de los cargos públicos ha cogido a mucho de ellos con el paso cambiado. El Ayuntamiento de El Ejido y la Diputación Provincial han reaccionado con agilidad. Reconozcámoselo.

Viernes. En el PP saben que, por lo que se conoce hasta ahora, la relación de Segura Vizcaíno con los imputados en la Operación Poniente ha sido la propia del cargo que ocupa. Y en el PSOE saben que, por lo que se conoce hasta ahora, la relación de Rodríguez Comendador con el encarcelado José Amate es pura anécdota. Pues que paren ya, por favor.

Sábado. Anoche, en el Rafael Florido, Estopa en concierto. Se agotaron las localidades. ¿Quién dijo crisis?

Domingo. El Almería estará, por cuarto año consecutivo, en la división de honor del fútbol español. Felicidades al presidente y felicidades a todos. Y tambien a Lillo, que ha hecho sobrados méritos para seguir. Pero si sigue, me atrevería a hacerle una advertencia: con ese verbo ágil que la divinidad te ha dado, no creas, querido amigo, que tú eres el único listo de la clase y todos los demás somos tontos. Tú no inventaste el fútbol. Nosotros tampoco. ¿Ok?

jueves, 13 de mayo de 2010

El manual del buen gobernante

El “Manual del buen gobernante” –que no sé si existe, pero, si no existe, me lo acabo de inventar- tiene dos capítulos: el Capítulo I, “De los actos y hechos que en el gobernante producen satisfacción”, y el Capítulo II, “De los actos y hechos que en el gobernante producen insatisfacción”.

En el Capítulo I se incluye la enorme alegría que produce el resultado electoral que conduce hacia el poder, la satisfacción que se siente cuando se cumple con una promesa electoral, el placer de ver cómo se resuelve un problema humano, de inaugurar una plaza, de abrir una nueva calle o una autovía, de estrenar un centro de salud o un hospital...

En el Capítulo II, el “De los actos y hechos que en el gobernante producen insatisfacción”, se incluye, además del amargo sabor de la derrota electoral, todo aquello que le sienta al ciudadano como una patada en sus partes. Léase, por ejemplo, esa subida de impuestos que hay que hacer, esa multa que hay que poner, el cheque bebé que ya no se puede dar o la bajada de sueldo que hay que hacerle al funcionario o la pensión que hay que congelar.

Nuestro admirado presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, creía, hasta anteayer, que el “Manual del buen gobernante” sólo tenía un capítulo: el Capítulo I. Y no, el Capítulo II también existe. Emilio Ruiz.

sábado, 8 de mayo de 2010

Garrucha

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Desde que la democracia volvió a los ayuntamientos, en el año 1979, Garrucha ha tenido sólo tres alcaldes. Adolfo Pérez transformó un humilde pueblo de pescadores, sin término municipal reconocido, en uno de los balcones más bonitos del Mediterráneo. Su renuncia a presentarse a la reelección en 1999 llevó a la alcaldía al socialista Andrés Segura, quien tras una brillante gestión volvió a obtener mayoría absoluta en 2003. En su segundo mandato, Segura se distrajo más de la cuenta en rifirrafes y controversias con un medio de comunicación comarcal y su buena labor política no fue refrendada por los electores, que cedieron el poder al popular Juan Francisco Fernández.

A veces hay que recordar a los políticos avezados –o advertir a los neófitos- que los ajustes de cuentas, en política, casi nunca son adecuados. Las sentencias condenatorias que dictan las urnas suelen ser las más dolorosas, y no tiene sentido, cuando los resultados son favorables, empecinarse en buscar algo debajo de las alfombras por simple sospecha o enemistad o incitado por alguien. Se hizo una auditoría externa, al poco de llegar al poder, con unas conclusiones que debieron sonrojar a quienes la encargaron. Lástima dinero. Pues bien, tres años después los plenos siguen siendo un absurdo ejercicio de análisis de la gestión del socialista, quien, por otra parte, ve cada día cómo los innumerables litigios en los que le metieron son sobreseídos o sentenciados a su favor. Sinceramente, creo que a esta situación hay que ponerle freno. No creo que la sombra de Andrés Segura sea tan alargada como para merecer tanta atención. Garrucha tiene pasado –glorioso, en sus últimos años-, pero tiene, sobre todo, futuro. Pues pensemos en clave de futuro, señores. Y señoras.

sábado, 1 de mayo de 2010

Fusiones frías

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Qué cosa más curiosa me pasó el otro día. Voy a abrir la correspondencia y me encuentro un sobre con el remite de una entidad bancaria que hasta entonces era nueva para mí: Cajacampo. Qué raro, me dije, si yo a estos señores no los conozco y nunca he tenido nada con ellos… Le doy la vuelta -al sobre, digo- y la sorpresa fue aún mayor al leer la dirección: Apartado de Correos 250-04080 Almería. Intrigado, me apresuro a abrirlo y… ¡oh, sorpresa, sorpresa! Era un recibito de Cajamar, un documento de cargo de ésos que nos dan el susto del consumo de electricidad o de agua. Y ya es cuando empiezo a atar cabos: claro, es que Cajacampo es una de esas entidades que han entrado a formar parte del Grupo Cooperativo Cajamar, y, con tanto lío, habrán cogido el sobre de una marca en vez de coger el sobre de otra.

Y la verdad es que es un enredo esto de las llamadas fusiones frías –o de las S. I. P., Sistemas Institucionales de Protección, para ser más precisos- de las entidades bancarias. En mi modesta opinión, es un camelo que se han inventado para seguir conservando los intereses localistas de las entidades pequeñas. Ninguna cajita, por diminuta que sea, quiere perder las prebendas del apego al terruño aún sabiendo que la dinámica económica conduce hacia entidades fuertes de considerable volumen y solvencia. Las fusiones frías, por una parte, consolidan resultados en un ente superior (el Grupo), pero por otra, mantienen intactas las estructuras burocráticas locales. O sea, que, lejos de simplificar organigramas y reducir gastos, lo que hacen es todo lo contrario, duplicar estructuras y aumentar los gastos.

Las fusiones frías sólo se salvan como antesala, cercana e inmediata, de una absorción o fusión pura y dura. Tal como se presentan ahora son un fiasco descarado que alguien se ha inventado para seguir protegiendo intereses aldeanos. Más claro, el agua.