_______________________________________________________________________________________________

viernes, 2 de abril de 2010

Sobre mujeres

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

En este país nuestro convivimos 23.116.988 españoles y 23.628.819 españolas, según nos dice el Instituto Nacional de Estadística. O sea, que la cosa está más o menos repartida. Y debe ser verdad, pues si uno va al Paseo y lo sube y lo baja varias veces comprobará que la mitad de la gente que se encuentra, aproximadamente, son mujeres y la otra mitad son hombres. Si este mismo “trabajo de campo” lo hiciéramos en una ciudad de Afganistán, por ejemplo, el resultado sería distinto. Sólo nos chocaríamos con hombres. Pero no porque allí no haya las mismas mujeres, sino porque éstas se encuentran recluidas en sus casas sin libre capacidad de salir a la calle cuando les entre en gana.

Hace unos días, la prensa de Almería nos mostraba una foto panorámica de la asamblea general de Cajamar, celebrada en La Envía Golf. Era de Cajamar, pero igual podía ser del Santander, del BBVA o de Unicaja. Había, dicen, 600 socios. Hurgué en la foto y, entre tanto gentío, hallé una sola mujer. Y ni siquiera estoy seguro, pues bien podría tratarse de algún varón con larga cabellera. El hecho no ha despertado la atención de nadie. Ningún/ninguna comentarista ha escrito una línea. ¿Y por qué? Pues muy sencillo: para nada se ha perturbado nuestro ancestral concepto de la normalidad.

Ahora bien, que no se le ocurra a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, tener algún desliz. Se lanzarán como buitres sobre ella. Y, lamentablemente, las primeras, sus congéneres. Ésas que claman que a las personas hay que elegirlas por su valía, no por su sexo. Desconozco cuál es el nivel intelectual o académico que se exige para ser compromisario de una entidad bancaria. Conociendo, como conozco, a algunos de la foto, no tengo duda: como ellos hay cientos, miles, de mujeres, tantas, por lo menos, como hombres. Entonces, ¿por qué persisten situaciones como ésta? Tengo una explicación, pero, lo siento, el espacio no me permite darla. Será otro día. Si me acuerdo.