_______________________________________________________________________________________________

sábado, 27 de marzo de 2010

¡Vaya semanita!

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Lunes. Se presenta en sociedad el nuevo gobierno andaluz. Martín Soler está ausente. Dice que no se considera una víctima política. Siento decirlo, pero a Griñán le ha faltado sensibilidad para con nuestra provincia. Tampoco la tuvo unos días antes, cuando formó la Ejecutiva regional. Él verá lo que hace.

Martes. Mayor Oreja ve en Zapatero a un socio de ETA. Pobre hombre, no sabe qué hacer para verse en el Telediario.

Miércoles. Veo a Gabilondo en CNN+. Lo encuentro despistado, nervioso y aturdido. Sin garra ni reflejos. Recuerdo al Gabilondo de la Ser y, efectivamente, llego a la conclusión de que los años no pasan en balde. Una retirada a tiempo es a veces una victoria.

Jueves. Cajamar compra sedes a diestro y siniestro, la última en pleno Paseo de la Castellana, justo cuando todas las demás entidades hacen caja enajenando activos. Una curiosidad: ¿Son compra/compra o son daciones en pago de deuda?

Viernes. Hay que reconocer el titánico esfuerzo de Javier Arenas por llegar a ser algún día presidente de la Junta de Andalucía. Algunos de sus compañeros de partido no lo deben ver bien y no cejan en ponerle chinitas en el camino. La última, Esperanza Aguirre, reiterativa. “¡Ignoradnos, coño!”, debe gritarles de una vez.

Sábado. El Negratín no para de mandar agua del Guadalquivir al Almanzora. Las veinticuatro horas del día. Y no se ha declarado ninguna guerra. Lo racional no es disparatado, lo disparatado es lo irracional.

Domingo. Veo a Garzón en la antesala del banquillo de los acusados. Acusa a todo quisque de manifiesta enemistad, él, precisamente él, que no dudó en juzgar a manifiestos enemigos políticos. Es un buen juez, pero a veces quiere ejercer de sheryff. Y esto no es el Oeste.