_______________________________________________________________________________________________

sábado, 13 de marzo de 2010

¿Te gusta conducir?

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


A mí no, a mí no me gusta conducir. Entre ser piloto o copiloto, nunca he tenido duda: prefiero ir de acompañante antes que ir pegado al volante. No le encuentro atractivo alguno a eso de la velocidad, los rugidos del motor o los cambios de marcha. Sí se lo encuentro a la contemplación del paisaje y los entornos de las carreteras. No obstante, sé que esta posición mía es minoritaria, pues a casi todo el mundo le encanta conducir. Y ya digo, no lo entiendo, con la cantidad de cosas que se pueden ver desde un coche. Dice la gente dice que es que conducir les relaja. ¿Pues tan excitados estamos?

“¿Te gusta conducir?” es la original pregunta publicitaria con la que BMW nos ha bombardeado durante muchos meses. Pues parece que como no cambie de plan, al menos en Almería, a más de uno se le van a quitar las ganas. Es incomprensible y bochornosa la situación que vive esta marca en nuestra provincia. Una crisis económica la puede padecer cualquier empresa, y hoy, tal como está la situación, nadie está libre de peligro. Lo inadmisible es que una marca como ésta, de coches de alta gama y, por ende, de alto precio, deje ver arrastrado su prestigio por las dificultades de un concesionario. El problema se está prolongando más de la cuenta, y la empresa matriz sigue sin tomar medida alguna. Tanta es la desidia que en la campaña de lanzamiento del nuevo BMW X1 invitan a verlo en las exposiciones de Antas y El Ejido. Ni siquiera saben que estas dos sucursales cerraron hace tiempo. Y cualquier tontería que haya que hacerle al coche te dicen que vayas a Lorca, el concesionario más próximo. Es intolerable esta respuesta a quien se ha gastado cuarenta o cincuenta mil euros en un turismo y exige unos servicios acorde con este nivel.

¿Te gusta conducir?, preguntáis. Pues no, señores de BMW, me habéis quitado la gana por vuestra incompetencia.