_______________________________________________________________________________________________

sábado, 16 de enero de 2010

¡Vaya semanita!

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Lunes. Bien empezamos. Un juez ordena el derribo de ocho viviendas en Albox. ¿Se quieren dar cuenta de que es insoportable este goteo de noticias sobre derribos de viviendas? Hay problema, pues solucionémoslo. Pero de una vez.

Martes. El Poli municipal, en quiebra. Elsur y filiales, sin blanca. Los trabajadores, tiesos, y el alcalde, detenido. Comprenderán, quienes tienen que comprenderlo, que esta situación es insostenible.

Miércoles. Zapatero, tan agnóstico él, despide el homenaje a los guardias civiles asesinados por ETA con un “Descansen en Paz”. La Ser, tan agnóstica ella, despide a Curri con otro “Descanse en paz”. No lo entiendo, de verdad.

Jueves. Dice Munilla, obispo de San Sebastián, que no debemos llorar por Haití, que por quien debemos llorar es por nuestra pobre situación espiritual. ¿De dónde habrán sacado a este hombre? Lo que nos faltaba: echar de menos a Setién.

Viernes. La Junta ha querido darle a la inauguración del vuelo Almería-Sevilla el máximo esplendor. La clave de la consolidación tiene tres soportes: apoyo económico institucional (que lo tiene), precios asequibles (que lo serán) y –ojo- la idoneidad de los horarios. Un solo vuelo que sale a las 7 y vuelve a las 22 estira demasiado el tiempo para una gestión o una reunión.

Sábado. Sorpresa, sorpresa. Un sondeo nada sospechoso de manipulado pronostica una victoria del PP en las autonómicas andaluzas. Esto se presenta muy, pero que muy, interesante. Griñán va a tener que ponerse las pilas, y Arenas, capaz es de conseguir el sueño de su vida: ser el presidente de los andaluces. La constancia, generalmente, siempre tiene premio.

Domingo. El Almería, hoy, no se juega la liga. Se juega media liga. No es poco. Nadie puede faltar. Nadie.