_______________________________________________________________________________________________

martes, 29 de diciembre de 2009

Los Gallardos estrena calle

Los Gallardos estrena nueva calle de acceso al recinto deportivo y recreativo
--

La alcaldesa de Los Gallardos, María González, y el subdelegado del Gobierno, Andrés Heras, reciben las explicaciones de los responsables de la dirección de obra, Emilio Cayuela, y de la empresa constructora, Construcciones Nila, S. A., Emilio Ruiz y Alejandro Crespo.

La vieja cimbra de Los Gallardos, lugar desde donde se abastecía el pueblo de agua cuando carecía de suministro domiciliario, será remozada.

Francisco Martínez, concejal de obras, Emilio Cayuela, director de obras, María González, alcaldesa, y Andrés Heras, subdelegado del gobierno, son informados por el representante de la empresa constructora, Emilio Ruiz, de las dificultades encontradas durante la ejecución de las obras.

Francisco Martínez, concejal de obras y Teniente de Alcalde; Emilio Cayuela, director técnico de las obras, de I. C. C.; la alcaldesa, María González; el subdelegado del gobierno, Andrés Heras; Emilio Ruiz, Gerente de Nila; Alejandro Crespo, Jefe de Obra, y los concejales María Elena Castaño (de ILG), Sebastián González (de IU) y Diego Torres (del PSOE).

Vista de las obras, una vez acabadas. Se han habilitado dos carriles separados por línea continua. El presupuesto de ejecución ha sido de 650.000 euros.

Corte de la cinta inaugural. Las obras han sido ejecutadas en un plazo récord de seis meses.
--
Los Gallardos tiene desde hoy una vía pública que comunica el casco urbano con la carretera de Bédar y las instalaciones deportivas municipales, hasta ahora separadas por la Rambla de Las Norias. Al acto de inauguración de la nueva calle asistió el subdelegado del gobierno, Andrés Heras, quien estuvo acompañado de la alcaldesa del municipio, María González, y representantes de la dirección de obra y de la empresa constructora, así como de numerosos vecinos. Tras realizar un recorrido por las obras, el director técnico de las mismas, Emilio Cayuela, expuso las dificultades encontradas durante su ejecución, por afectar no solo a propietarios particulares, sino a múltiples organismos como la Agencia Andaluza del Agua, el Ministerio de Fomento y Diputación Provincial. “Tenemos que agradecer –subrayó la alcaldesa, María González- la colaboración mostrada por todos estos organismos, conscientes de que, al tratarse de unas obras acogidas al Plan FEIL, estábamos condicionados a respetar unos determinados plazos en su ejecución”.
La nueva vía, “que más que una calle es una carretera”, señaló Emilio Cayuela, parte del final de la calle Molino para finalizar en la carretera de Bédar a Los Gallardos, a la altura del nuevo tanatorio y en una glorieta abierta que ha construido la Diputación Provincial. Este tramo consta de dos carriles de tres metros y medio de anchura y una cuneta longitudinal que recoge las aguas superficiales procedentes de los solares limítrofes y así evitar que la calzada pueda inundarse. A mitad de su trazado se abre hacia el polideportivo municipal cruzando la rambla de Las Norias con una estructura de hormigón armado que soporta una calzada de seis metros de ancha. A lo largo del trazado se ha ejecutado un encintado de bordillos con acera de 1,5 m. de ancha y alumbrado público con farolas tradicionales. Para evitar caídas por el elevado terraplén se ha colocado una barandilla ejecutada manualmente y de un estilo que encaja con el paisaje de la zona. El presupuesto de ejecución ha sido de algo más de 650.000 euros.

Hasta ahora, la calle Molino, por la parte norte, quedaba truncada por un enorme terraplén que desembocaba en la rambla, formando un corte infranqueable entre el casco urbano y la zona donde se están construyendo los lugares de recreo del municipio, como el campo de fútbol, la pista polideportiva, el parque recreativo, la piscina municipal y el recientemente iniciado pabellón de deportes. Esta nueva calle soluciona este problema y hace innecesario acceder a estas instalaciones por la carretera de Bédar, como había que hacer hasta ahora.

Andrés Heras destacó la importancia que el plan de obras del FEIL ha tenido para todos los municipios de España. “Ahora, que la mayoría de las obras se están poniendo en marcha, todo el mundo reconoce que esta iniciativa del gobierno fue muy acertada”, pues a la generación de empleo directo e indirecto hay que añadir la importancia de las propias obras. “Con fondos del Ayuntamiento –reconoció la alcaldesa- esta obra era casi imposible llevarla a cabo”.

Las obras han respetado en su ejecución la vieja cimbra que abastecía al pueblo de agua potable cuando no existía la red domiciliaria. El propósito del Ayuntamiento es realzar esta antigua infraestructura hidráulica, que forma parte de historia del municipio y del recuerdo de muchos gallarderos, para quienes ir a por agua a la cimbra era una tarea ordinaria en sus vidas.