_______________________________________________________________________________________________

martes, 29 de diciembre de 2009

El andaluz que no hablamos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

La inserción en La Voz de Almería, bajo el epígrafe de “El español que hablamos”, de los artículos de Luis Cortés, Catedrático de Lengua Española, es razón más que suficiente para desprendernos del euro que cuesta un ejemplar del periódico. Con una narración sencilla y clarividente, amena y didáctica, Luis Cortés nos introduce en los múltiples vericuetos por los que transita este idioma nuestro, el español, y las particularidades de su uso tanto en la forma escrita como en la oral. No sé si el autor tiene intención de dedicar alguna de sus columnas –si no es así, yo le animo a que lo haga- al español que emplean quienes se dirigen a nosotros desde las emisoras de radio y las cadenas de televisión de Andalucía. Creo que esta asignatura aún sigue pendiente, que los medios de comunicación andaluces aún no han afrontado con seriedad el empleo del andaluz como vehículo de comunicación oral. Me entristece ver cómo en los informativos de Canal Sur, sus presentadores nos hablan en un castellano que parece importando de las entrañas de las tierras de Castilla, despreciando la idiosincrasia propia del andaluz como si éste fuera un dialecto propio de incultos.

El andaluz, como dialecto con identidad propia, no se rige por un único patrón. Me parece lógico que un periodista alpujarreño renuncie a algunas escalas de su andaluz nativo para dirigirse a todos los andaluces. Pero esa renuncia no debe consistir, precisamente, en adoptar como forma de comunicación oral un español que nos es lejano y ajeno. El Libro de Estilo de Canal Sur, sobre esta cuestión, también se sumerge en la confusión. “Hay que hablar un español correcto”, viene a decir. Pues ése es el quid de la cuestión: Cómo respetar nuestro dialecto sin herir al español correcto. Luis, ilumínanos, por favor.