_______________________________________________________________________________________________

jueves, 24 de diciembre de 2009

AVE de paso

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
Conocerá usted, querido lector, la fábula de “Los dos conejos”, de Tomás de Iriarte. Ya sabe: Dos conejos veían cómo se les acercaban dos feroces perros, y en vez de resguardarse en su madriguera, no se les ocurrió mejor idea que entrar en una acalorada discusión sobre las razas de los podencos. A tal grado de magnitud llegó la discusión que olvidaron lo primordial, poner sus vidas a buen recaudo. Los perros llegaron e hicieron… pues lo que tenían que hacer.

Pues algo así ha ocurrido en nuestra provincia con las obras del AVE, adjudicadas a empresas de fuera. Hace unos meses, los empresarios del mármol, propietarios de un buen parque de maquinaria de movimientos de tierras, inactivo por la crisis del sector, se enzarzaron en una absurda polémica con los empresarios subcontratistas de obras, también propietarios de maquinaria pesada, sobre si las obras del AVE debían ser realizadas por unos o por otros. No recuerdo muy bien si al final se llegó a un pacto de caballeros, en el sentido de “este tramo lo hacemos nosotros y aquél lo hacéis vosotros” o algo así.

La realidad, a día de hoy, es que las obras del AVE ya están a pleno rendimiento. ¿Y son muchas las empresas, del gremio del mármol o del de los subcontratistas de Almería, que han podido colocar sus máquinas? Pues parece que no. Del mármol, no hay trabajando ni una sola, y de los subcontratistas, solamente una empresa se ha adjudicado una pequeña parte. La mayor parte del grueso de la obra se está realizando por empresas de fuera. Las de Almería siguen esperando a ver si alguien se digna a hacerles una llamada para ofrecerles ese derecho de tanteo que todo el mundo les ofreció.