_______________________________________________________________________________________________

martes, 8 de diciembre de 2009

Amores que matan

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Le preguntaba Pablo Motos, en “El Hormiguero”, a Pablo Pineda, el joven actor con síndrome de Down que acaba de ganar una Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián con su película “Yo, también”, por las cosas que más le molestan en esta vida. “No soporto –dijo- la sobreprotección, la de la familia, la de los amigos, la que en general me quiere prestar la sociedad; comprendo que lo hacen de buena fe, pero son muchas las veces al cabo del día que tengo que decir que para cruzar un semáforo no necesito que nadie me coja del brazo, que de la vista me encuentro perfectamente, y de lo demás, también”.

Mucha gente, posiblemente la mayoría de los ciudadanos de este país –y yo mismo-, agradece a nuestro Presidente del Gobierno su interés por salvaguardar el bienestar de las personas más desfavorecidas. Las políticas sociales de Zapatero son un ejemplo, en muchos aspectos, para otros países por lo que supone de esfuerzo para proteger a ese enorme grupo de ciudadanos que se queda en paro, que necesita de una atención social o que precisa de cualquier otro tipo de ayuda pública para vivir con dignidad. Pasará, entre otras razones, nuestro Presidente, a la posteridad como el hombre que más quiso hacer y posiblemente más hizo por las capas sociales más necesitadas.

Dicho y reconocido esto, a veces se tiene la impresión de que Zapatero se preocupa más por proporcionarle a un parado un subsidio antes que un empleo. Es cuestión de impresión, ya digo, nada cercano a la realidad. Sería absurdo tener que recordar ahora que por muchos honores que se le hagan a un parado, ninguno de ellos será tan placentero como hallarle un puesto de trabajo. Sabe nuestro presidente que no es el mejor político el que más subsidios paga, sino el que menos subsidios necesita pagar. Y sabe también que muchas veces hay amores que matan.