_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Diego Cervantes: el adiós de un perdedor

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Tiene tela el titular. Pero que nadie se llame a engaño: Es para llamar la atención. Diego Cervantes no sólo no ha sido un perdedor, sino que ha sido un auténtico triunfador político. Tiene razón Esteban, su sustituto; va a ser difícil superar listón tan alto. Ha sido uno de los concejales más brillantes que ha tenido el ayuntamiento de la capital desde las primeras elecciones. Como gestor, el poco tiempo que estuvo, fue coherente al máximo. Es difícil, casi imposible, mantener un mismo discurso en la oposición y en el gobierno. Él lo mantuvo. Cervantes pasó de un escalafón al otro y del otro al uno –oposición, gobierno, oposición- sin los sobresaltos propios de la distinta responsabilidad. Su última etapa, ésta, nos ha dejado la estela de un hombre brillante en la exposición de sus criterios. Una brillantez que ha adornado dedicando el tiempo preciso a cada asunto. Nunca se le vio entregar un examen en blanco, y eso no sólo se consigue con habilidad dialéctica, sino a base de trabajo.

No obstante, tiene también el titular su pequeño punto de justificación. Es una pena que gente como Cervantes tengan su residencia en partidos que viven casi en la marginalidad. En las últimas elecciones municipales, IU no sólo no recogió cosecha de quien hizo una buena labor, sino que, incluso, bajó en votos. Debe ser decepcionante para alguien que tiene conciencia de haber hecho bien su trabajo ver cómo el electorado le da la espalda. Anguita lo dijo: “Ahorraros vuestros aplausos y dadme vuestros votos”. La gente va a lo práctico. Y los partidos minoritarios caminan hacia la oposición o, en el mejor de los casos, a ver si les toca la lotería y un grande les necesita de apéndice. Triste sino. Y pobre aspiración para quien sabe que, hoy día, políticamente no eres nadie si no tienes capacidad de enviar al menos un edicto a un boletín oficial. Para que no haya dudas, rectifico el titular: No es el adiós de un político perdedor. Es el adiós de un político desaprovechado.

martes, 29 de diciembre de 2009

Los Gallardos estrena calle

Los Gallardos estrena nueva calle de acceso al recinto deportivo y recreativo
--

La alcaldesa de Los Gallardos, María González, y el subdelegado del Gobierno, Andrés Heras, reciben las explicaciones de los responsables de la dirección de obra, Emilio Cayuela, y de la empresa constructora, Construcciones Nila, S. A., Emilio Ruiz y Alejandro Crespo.

La vieja cimbra de Los Gallardos, lugar desde donde se abastecía el pueblo de agua cuando carecía de suministro domiciliario, será remozada.

Francisco Martínez, concejal de obras, Emilio Cayuela, director de obras, María González, alcaldesa, y Andrés Heras, subdelegado del gobierno, son informados por el representante de la empresa constructora, Emilio Ruiz, de las dificultades encontradas durante la ejecución de las obras.

Francisco Martínez, concejal de obras y Teniente de Alcalde; Emilio Cayuela, director técnico de las obras, de I. C. C.; la alcaldesa, María González; el subdelegado del gobierno, Andrés Heras; Emilio Ruiz, Gerente de Nila; Alejandro Crespo, Jefe de Obra, y los concejales María Elena Castaño (de ILG), Sebastián González (de IU) y Diego Torres (del PSOE).

Vista de las obras, una vez acabadas. Se han habilitado dos carriles separados por línea continua. El presupuesto de ejecución ha sido de 650.000 euros.

Corte de la cinta inaugural. Las obras han sido ejecutadas en un plazo récord de seis meses.
--
Los Gallardos tiene desde hoy una vía pública que comunica el casco urbano con la carretera de Bédar y las instalaciones deportivas municipales, hasta ahora separadas por la Rambla de Las Norias. Al acto de inauguración de la nueva calle asistió el subdelegado del gobierno, Andrés Heras, quien estuvo acompañado de la alcaldesa del municipio, María González, y representantes de la dirección de obra y de la empresa constructora, así como de numerosos vecinos. Tras realizar un recorrido por las obras, el director técnico de las mismas, Emilio Cayuela, expuso las dificultades encontradas durante su ejecución, por afectar no solo a propietarios particulares, sino a múltiples organismos como la Agencia Andaluza del Agua, el Ministerio de Fomento y Diputación Provincial. “Tenemos que agradecer –subrayó la alcaldesa, María González- la colaboración mostrada por todos estos organismos, conscientes de que, al tratarse de unas obras acogidas al Plan FEIL, estábamos condicionados a respetar unos determinados plazos en su ejecución”.
La nueva vía, “que más que una calle es una carretera”, señaló Emilio Cayuela, parte del final de la calle Molino para finalizar en la carretera de Bédar a Los Gallardos, a la altura del nuevo tanatorio y en una glorieta abierta que ha construido la Diputación Provincial. Este tramo consta de dos carriles de tres metros y medio de anchura y una cuneta longitudinal que recoge las aguas superficiales procedentes de los solares limítrofes y así evitar que la calzada pueda inundarse. A mitad de su trazado se abre hacia el polideportivo municipal cruzando la rambla de Las Norias con una estructura de hormigón armado que soporta una calzada de seis metros de ancha. A lo largo del trazado se ha ejecutado un encintado de bordillos con acera de 1,5 m. de ancha y alumbrado público con farolas tradicionales. Para evitar caídas por el elevado terraplén se ha colocado una barandilla ejecutada manualmente y de un estilo que encaja con el paisaje de la zona. El presupuesto de ejecución ha sido de algo más de 650.000 euros.

Hasta ahora, la calle Molino, por la parte norte, quedaba truncada por un enorme terraplén que desembocaba en la rambla, formando un corte infranqueable entre el casco urbano y la zona donde se están construyendo los lugares de recreo del municipio, como el campo de fútbol, la pista polideportiva, el parque recreativo, la piscina municipal y el recientemente iniciado pabellón de deportes. Esta nueva calle soluciona este problema y hace innecesario acceder a estas instalaciones por la carretera de Bédar, como había que hacer hasta ahora.

Andrés Heras destacó la importancia que el plan de obras del FEIL ha tenido para todos los municipios de España. “Ahora, que la mayoría de las obras se están poniendo en marcha, todo el mundo reconoce que esta iniciativa del gobierno fue muy acertada”, pues a la generación de empleo directo e indirecto hay que añadir la importancia de las propias obras. “Con fondos del Ayuntamiento –reconoció la alcaldesa- esta obra era casi imposible llevarla a cabo”.

Las obras han respetado en su ejecución la vieja cimbra que abastecía al pueblo de agua potable cuando no existía la red domiciliaria. El propósito del Ayuntamiento es realzar esta antigua infraestructura hidráulica, que forma parte de historia del municipio y del recuerdo de muchos gallarderos, para quienes ir a por agua a la cimbra era una tarea ordinaria en sus vidas.

El andaluz que no hablamos

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

La inserción en La Voz de Almería, bajo el epígrafe de “El español que hablamos”, de los artículos de Luis Cortés, Catedrático de Lengua Española, es razón más que suficiente para desprendernos del euro que cuesta un ejemplar del periódico. Con una narración sencilla y clarividente, amena y didáctica, Luis Cortés nos introduce en los múltiples vericuetos por los que transita este idioma nuestro, el español, y las particularidades de su uso tanto en la forma escrita como en la oral. No sé si el autor tiene intención de dedicar alguna de sus columnas –si no es así, yo le animo a que lo haga- al español que emplean quienes se dirigen a nosotros desde las emisoras de radio y las cadenas de televisión de Andalucía. Creo que esta asignatura aún sigue pendiente, que los medios de comunicación andaluces aún no han afrontado con seriedad el empleo del andaluz como vehículo de comunicación oral. Me entristece ver cómo en los informativos de Canal Sur, sus presentadores nos hablan en un castellano que parece importando de las entrañas de las tierras de Castilla, despreciando la idiosincrasia propia del andaluz como si éste fuera un dialecto propio de incultos.

El andaluz, como dialecto con identidad propia, no se rige por un único patrón. Me parece lógico que un periodista alpujarreño renuncie a algunas escalas de su andaluz nativo para dirigirse a todos los andaluces. Pero esa renuncia no debe consistir, precisamente, en adoptar como forma de comunicación oral un español que nos es lejano y ajeno. El Libro de Estilo de Canal Sur, sobre esta cuestión, también se sumerge en la confusión. “Hay que hablar un español correcto”, viene a decir. Pues ése es el quid de la cuestión: Cómo respetar nuestro dialecto sin herir al español correcto. Luis, ilumínanos, por favor.

jueves, 24 de diciembre de 2009

AVE de paso

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
Conocerá usted, querido lector, la fábula de “Los dos conejos”, de Tomás de Iriarte. Ya sabe: Dos conejos veían cómo se les acercaban dos feroces perros, y en vez de resguardarse en su madriguera, no se les ocurrió mejor idea que entrar en una acalorada discusión sobre las razas de los podencos. A tal grado de magnitud llegó la discusión que olvidaron lo primordial, poner sus vidas a buen recaudo. Los perros llegaron e hicieron… pues lo que tenían que hacer.

Pues algo así ha ocurrido en nuestra provincia con las obras del AVE, adjudicadas a empresas de fuera. Hace unos meses, los empresarios del mármol, propietarios de un buen parque de maquinaria de movimientos de tierras, inactivo por la crisis del sector, se enzarzaron en una absurda polémica con los empresarios subcontratistas de obras, también propietarios de maquinaria pesada, sobre si las obras del AVE debían ser realizadas por unos o por otros. No recuerdo muy bien si al final se llegó a un pacto de caballeros, en el sentido de “este tramo lo hacemos nosotros y aquél lo hacéis vosotros” o algo así.

La realidad, a día de hoy, es que las obras del AVE ya están a pleno rendimiento. ¿Y son muchas las empresas, del gremio del mármol o del de los subcontratistas de Almería, que han podido colocar sus máquinas? Pues parece que no. Del mármol, no hay trabajando ni una sola, y de los subcontratistas, solamente una empresa se ha adjudicado una pequeña parte. La mayor parte del grueso de la obra se está realizando por empresas de fuera. Las de Almería siguen esperando a ver si alguien se digna a hacerles una llamada para ofrecerles ese derecho de tanteo que todo el mundo les ofreció.

sábado, 19 de diciembre de 2009

No es lo mismo

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Con perdón, pero no es lo mismo que Bin Laden tire las Torres Gemelas a que Bin Laden se tire a las gemelas Torres. No es lo mismo los dolores de piernas que las piernas de Dolores. No es lo mismo decir que el sida tiene cura que decir que el cura tiene sida. No es lo mismo dos tazas de te que dos tetazas, ni es lo mismo decir que yo me río en el baño a decir que yo me baño en el río.

Pues a esta confusión de palabrejas, situaciones y circunstancias es a donde nos quieren conducir quienes se oponen a la modificación de la Ley Antitabaco, por un lado, y quienes consideran un atropello la ilegalización de las corridas de toros, por otro. Son cosas distintas. Las corridas de toros no necesitan ser erradicadas. Se están erradicando ellas solas, y quien lo dude, que lea “El País” del pasado día 17. Contundente: a) 2.000 toros de lidia en las fincas sin salida, b) en 20 años, las dehesas de toros bravos han pasado de 400 a 300 mil hectáreas, c) las nuevas generaciones pasan de fiesta (el 80 % de los menores de 44 años muestra desinterés, según un estudio de Gallup), d) 354 festejos taurinos menos este año, e) ferias cada vez más cortas, f) alarmante descenso de espectadores…

El caso de la modificación de la Ley Antitabaco es distinto. Aquí, lo que hay es un choque de intereses, el de quienes quieren seguir disfrutando del placer de un pitillo aún a costa de su salud y el interés de quienes son víctimas de una situación provocada por otros. Los antitabaquistas no piden que se prohíba fumar. Allá cada uno con sus vicios y su salud. A lo que se oponen es a pagar por debilidades ajenas. Se ha visto que la aplicación de la ley de 2006 ha resultado eficaz en los centros de trabajo y dependencias oficiales. En los bares y restaurantes ha sido un fiasco. Las medias tintas nunca fueron buenas, y por eso, ahora, hay que legislar en la forma que antes se debió hacer.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Yo, mi, me, conmigo

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Los que empleamos parte de nuestro tiempo en escribir en los periódicos no nos resistimos a la tentación de hacerlo, de vez en cuando, en primera persona del singular. En el fondo, somos unos vanidosos, y ello a pesar de lo que dijo Pascal: “El yo es odiable”. Mi padre me advirtió, de pequeñito, que es de mala educación hablar de uno mismo y de muy mala educación hablar bien de uno mismo. Él, para eso, era muy reservado. “Lo bueno que se tenga que decir de ti, que lo digan los demás”. Un día me sentí incómodo con esta forma de ser. Me llevaba, para dejarme, en un taxi, al Colegio Diocesano. Viajaba con nosotros Antonio Peregrín, secretario del Ayuntamiento del pueblo. Como dos horas de camino daban para mucho, las conversaciones derivaban por todos los senderos. En un momento, mi padre le preguntó a Antonio por los estudios de sus hijos. Antonio era un hombre muy honrador de lo suyo, y no ahorró en elogios hacia sus dos vástagos. La réplica era obligada: “¿Y los tuyos, José?”. Se me encendieron las alarmas. Yo esperaba una respuesta vaga, al estilo de “ahí van” o “ya ves”. Qué va, echó mano del libreto habitual: “Éste, el pequeño, es un vago; el de en medio, un bala, y el grande, capital rematado”. Aquella respuesta de mi padre me destrozó, anímicamente hablando se entiende. Y más porque sabía que, puestos en una balanza los hijos del secretario y los de mi padre, el platillo no se inclinaba hacia aquel lado. Ni mucho menos.

Ahora, cuando oigo hablar a José Bono, me acuerdo de mi padre. Este hombre, cada problema, cada situación, la revierte en primera persona. Con el asunto éste del aborto se está pasando un poquitín. Es verdad que tienen un problemón los diputados católicos que van a votar afirmativamente la ley. Pero es “su” problema, no el problema de la ciudadanía en general. A tal punto ha llegado el dislate que hasta la vicepresidenta de la Vega nos tiene que recordar que “los pecados no forman parte del código penal”. Gracias, señora, por iluminarnos.

martes, 8 de diciembre de 2009

Amores que matan

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Le preguntaba Pablo Motos, en “El Hormiguero”, a Pablo Pineda, el joven actor con síndrome de Down que acaba de ganar una Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián con su película “Yo, también”, por las cosas que más le molestan en esta vida. “No soporto –dijo- la sobreprotección, la de la familia, la de los amigos, la que en general me quiere prestar la sociedad; comprendo que lo hacen de buena fe, pero son muchas las veces al cabo del día que tengo que decir que para cruzar un semáforo no necesito que nadie me coja del brazo, que de la vista me encuentro perfectamente, y de lo demás, también”.

Mucha gente, posiblemente la mayoría de los ciudadanos de este país –y yo mismo-, agradece a nuestro Presidente del Gobierno su interés por salvaguardar el bienestar de las personas más desfavorecidas. Las políticas sociales de Zapatero son un ejemplo, en muchos aspectos, para otros países por lo que supone de esfuerzo para proteger a ese enorme grupo de ciudadanos que se queda en paro, que necesita de una atención social o que precisa de cualquier otro tipo de ayuda pública para vivir con dignidad. Pasará, entre otras razones, nuestro Presidente, a la posteridad como el hombre que más quiso hacer y posiblemente más hizo por las capas sociales más necesitadas.

Dicho y reconocido esto, a veces se tiene la impresión de que Zapatero se preocupa más por proporcionarle a un parado un subsidio antes que un empleo. Es cuestión de impresión, ya digo, nada cercano a la realidad. Sería absurdo tener que recordar ahora que por muchos honores que se le hagan a un parado, ninguno de ellos será tan placentero como hallarle un puesto de trabajo. Sabe nuestro presidente que no es el mejor político el que más subsidios paga, sino el que menos subsidios necesita pagar. Y sabe también que muchas veces hay amores que matan.

jueves, 3 de diciembre de 2009

l´Estatut

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Los últimos años del franquismo y los primeros de la transición me pillaron en Barcelona. Para un joven pueblerino de Almería, que solo había salido para ir de viaje de estudios a Mallorca con los alumnos de 6º del Diocesano, plantarse a vivir en Cataluña era pasar de 0 a 100 en seis segundos. Lo más parecido que yo había visto en Almería de una manifestación o una huelga fue el reparto de pasquines que hicimos en Magisterio un grupo de alumnos encabezados por Juan Antonio Barceló. Ni siquiera recuerdo de qué protestábamos. Sería contra Franco.

Al llegar a Barcelona me sorprendió el caldeado ambiente social. Había manifestaciones de todos y por todo. Yo mismo me manifesté varias veces. Una de ellas, incluso salí en la portada del “Mundo Diario” corriendo delante de los grises. Le llegó el periódico a mi padre, y no les quiero ni contar. Protestábamos por algo de Magisterio. Los dos lemas que más voceábamos eran “¡Juan Carlos, Sofía, la olla está vacía!” y “¡Vosotros también tenéis hijos!”, éste dirigido a los policías. También me extrañó ver cómo en la manifestación iban banderas de todos los partidos políticos habidos y por haber, y había unos cuantos. “¿Aquí, todos revueltos?”, le dije, sorprendido al padre de un alumno que se manifestaba con nosotros. “Sàpiga vostè, senyor Emilio –me soltó el hombre-, que els partits catalans podem dissentir en els temes intranscedents, però en els transcedents som una pinya”.

Ahora, con el tema del Estatut, mucha gente se extraña de que doce diarios catalanes, de diversa ideología, presten sus páginas a un editorial común. Y de la solidaridad que muestran estamentos diversos. Dicen que es intolerable. ¿Qué es intolerable: l´estatut, la unitat o la solidaritat? “No, no, es la presión”. ¿La presión? ¿Hablamos de presión? Hablemos, hablemos. Pero será otro día.