_______________________________________________________________________________________________

sábado, 14 de noviembre de 2009

Vaya semanita

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


Lunes. Juan P. es conductor. De camiones. Lo manda, su jefe, a transportar unas mercancías. Son las cinco de la tarde y a punto de dar de mano. Le da tiempo. Toma su disco personal y lo coloca en el tacógrafo del vehículo. Qué casualidad, a 200 metros, la policía. “El disco del tacógrafo, por favor”. “Acabo de ponerlo, tome usted”. Lo miran, lo remiran, lo comenta la pareja. “Le vamos a multar”. “¿Y eso?”. “Está manipulado”. “¿…?” “Pues que indica que son las 5,15 horas cuando en realidad son las 17,15 horas”. Vanas explicaciones. Son cerrados de mollera. 1.501 euros de multa y a ver ese mes de qué se alimentan sus chiquillos. Dicen que es de ley.

Martes. “A usted le encantaría coger una camioneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta”. Camps dixit. Como dicen los adolescentes: Qué fuerte. Algunos políticos, como las latas de conserva, deberían de llevar impresa la fecha de caducidad.

Miércoles. Dice Martínez Camino que caerá en pecado mortal el diputado católico que ose votar afirmativamente la ley del aborto. Normal. O somos o no somos. La suerte de estos diputados confesos es que tras votar pueden acudir a un confesionario a limpiarse. El problema es que les pase algo en el espacio de tiempo que media entre el voto y la confesión. Al infierno de cabeza.

Jueves. “¡Hugo, dimisión!”. ¿Estamos locos o qué?

Viernes. Alberto Oliart, de 81 años, va a ser nombrado presidente de Radio Televisión Española. Qué bien vendría una explicación a los excelentes profesionales que fueron jubilados con 52 años de edad ¡porque ya estaban viejos para eso!

Sábado. Informa la prensa de que el Tribunal Constitucional no traga con eso de que Cataluña es una nación. Aunque solo lo diga el preámbulo de su Estatuto. Lo van a echar para atrás. Si eso es así, realidades nacionales va a haber solo dos, la española y la andaluza. Gracias por no recurrir nuestro Estatuto.

Domingo. Hace días que “El Mundo” se convirtió en “.es”. Ahora ha hecho lo mismo “El Economista”. “La Opinión” de Granada dice adiós al kiosco. Vemos las cuentas de las empresas editoras y los números espantan. Los OJD chirrían. Me ha encantado leer por ahí la nueva denominación de la prensa de papel: Prensa vegetal. Yo soy vegetariano para eso. Que no se preocupen los licenciados en periodismo, que siempre tendrán el consuelo de apuntarse a un gabinete de prensa político o ir directamente a las oficinas del INEM a por los 420 euros.