_______________________________________________________________________________________________

sábado, 21 de noviembre de 2009

Hay vida más allá del Alakrana

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Un extraterrestre que hubiera llegado a nuestro planeta sin tener conocimiento previo alguno de lo que está pasando por aquí y que se hubiera acercado a un kiosco de prensa español para ver qué es lo que se cuece en este solar patrio, habrá llegado a una inmediata conclusión: Más allá del Alakrana, aquí no pasa nada. Ahondando en las páginas de los periódicos, verá sobre el asunto tantos artículos de opinión, tantas noticias, tantas declaraciones de políticos, tantas propuestas de reprobación de ministros, tantos llantos de familiares de pesqueros y de vecinos de familiares de pesqueros, tanto despliegue mediático, en definitiva, que lo normal es que nuestro ilustre visitante pregunte que cuándo se va a producir la repatriación de los cadáveres. Si le decimos que no, que aquí ni hay cadáveres ni hay sangre, lo normal es que piense que en este país todos estamos un poco majaras.

Es la España irreal, la España artificial que tanta gente nos quiere vender. Nadie sabe –o tal vez todos lo sabemos- cómo se organiza toda esta insensatez, cómo se estructuran los diferentes grupos para conducirnos por este camino del absurdo. Es una pena que ya ni siquiera nos dejen ver las cosas tal como son. Menos mal –“Gracias a Dios” iba a decir, fíjense hasta dónde llegan las influencias de estas nuevas corrientes invasoras- que aún queda alguien por ahí con los pies en el suelo y la mente inserta en la realidad. “Dejaos de alakranes y arrimad el hombro para resolver los problemas que de verdad tenemos, que esto pinta feo”, han venido a decir los autores del informe “Almería en Cifras”, que la semana pasada nos presentaron Cajamar y la Cámara de Comercio. Los datos son demoledores para una provincia como la nuestra que acumula ya una tasa de paro que ronda el treinta por ciento. Un problema muy grave, tan grave a mejor como el del Alakrana.