_______________________________________________________________________________________________

sábado, 1 de agosto de 2009

Los dineros municipales


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Los ayuntamientos son las instituciones más cercanas a los ciudadanos y una deficiencia en su gestión tiene efectos negativos inmediatos sobre los vecinos. La luz que ilumina nuestras calles, la limpieza viaria, la prestación de servicios sociales, el mantenimiento de nuestros colegios, los caminos rurales, el desarrollo urbanístico… todo esto, y mucho más, depende de decisiones municipales. Un ayuntamiento sin recursos económicos o con recursos económicos mal administrados puede suponer condenar a sus vecinos a vivir en unas condiciones impropias de este tiempo. Es muy importante resolver definitivamente el problema de la financiación local, pero también es muy importante debatir permanentemente sobre el uso que se da a los recursos que ahora se tienen.

Hace unos días oí en una emisora de radio a un concejal de un importante pueblo del Levante almeriense decir que la precaria situación económica que vivía su ayuntamiento se debía principalmente a que habían asumido como propias competencias que eran de la Junta de Andalucía o del gobierno central. Lo decía como algo normal que entraba dentro de todas las lógicas. Y eso nunca debe ser normal, es una anormalidad que cualquier ayuntamiento medio serio debe desterrar. Los ayuntamientos tienen de sobra con las competencias que la ley les atribuye, lo que pasa es que muchas veces se meten en terreno ajeno por criterios puramente electoralistas, porque piensan que pisar en ese suelo les puede reportar determinado número de votos. Si una autovía se rompe no es función del ayuntamiento ir a arreglarla, sino exigir al titular de la infraestructura, sea el Ministerio de Fomento o la Junta de Andalucía, que asuma sus obligación de arreglarla. Pues algo que está tan claro para una autovía debe estarlo también para otras cuestiones cuyas competencias la ley les atribuye a administraciones distintas de la local. Zapatero, a tus zapatos, que diríamos utilizando el refranero popular.

Es plausible la decisión de la Diputación de Almería y de la Junta de Andalucía de poner en marcha el Plan de Apoyo Financiero que ha hecho llegar a todos los pueblos de la provincia cinco millones de euros. Los criterios de reparto, objetivos y con “bonus” de mejora para los pueblos más pequeñitos y los que tienen mayor dispersión geográfica, también merecen un reconocimiento. Ha extrañado, sin embargo, que no se establezcan para esos dineros finalidades más específicas. Nadie duda de que la inmensa mayoría de las corporaciones le darán un destino responsable y adecuado, pero, conociendo como conocemos a determinados alcaldes, seguro que no faltarán quienes estén ahora mirando catálogos festivos para ver qué atracción o castillo de fuego puede dar más esplendor a sus fiestas patronales. Y, mientras, que sigan los proveedores municipales dándose cabezazos contra la pared y que permanezcan las calles del pueblo recreadas en el hedor y la suciedad.