_______________________________________________________________________________________________

viernes, 28 de agosto de 2009

Desconcierto


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es

Hemos entrado de lleno en la política del desconcierto, de la improvisación, de la ocurrencia, de la ausencia de previsión, del hoy-no-me-puedo-levantar al hoy-no-sé-lo-que-hacer-ni-lo-que-decir-pero-algo-se-me-ocurrirá.

Ejemplo nº 1. Carod Rovira se opuso al nuevo Estatuto de Autonomía catalán. Ahora dice que se prepare el Tribunal Constitucional, que, como lo eche para atrás, sus correligionarios saldrán a la calle en forma de manifestación. Y dice uno: pues sin tan malo es, ¿no será mejor que el TC lo eche para atrás?

Ejemplo nº 2. A María Dolores de Cospedal se le va la lengua y dice que algunos parlamentarios de su partido tienen intervenidos los teléfonos móviles. Cuando se le pide el más mínimo indicio, se remite a lo publicado por los periódicos. Y Rajoy apostilla: “Suscribo en su integridad las palabras de mi secretaria general”. Con rigor, eso, con rigor.

Ejemplo nº 3. “Bajar los impuestos es de izquierdas”, Zapatero dixit. ¿Y subirlos? Pues atentos, que diría Miguel Ángel Aguilar.

Ejemplo nº 4. José Blanco hace el papel de improvisado portavoz gubernamental en agosto. Salgado calla y no se sabe si otorga. Si pifia, Blanco tiene recurso: “Es una reflexión personal”.

Ejemplo nº 5. Que nos expliquen cómo lo que es intrínsecamente bueno –ofrecer 420 euros a un parado- se vuelve malo ante la opinión pública. Pero no pasa nada, si esta ley que aprobamos hoy hay que modificarla mañana, no pasa nada. No passsa nada, todo perfectamente planificado.

Ejemplo nº 6. Miguel Sebastián nos va a mandar una bombillita de bajo consumo a cada español. Podía aprovechar el paquete para remitirnos también el descodificador de Roures. Puestos a hacer favores, hagámoslos completos.

Y hay más.