_______________________________________________________________________________________________

domingo, 19 de julio de 2009

Colegio de Médicos


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/

Nunca he entendido muy bien para qué sirve un Colegio de Médicos. Y, si sirviera para algo, tengo razones para conocerlo, aunque solo fuera por el hecho de buscar alguna explicación a los cargos que puntualmente se observan en la cuenta corriente que comparto con alguien muy allegada, que es colegiada. Leo, por esta circunstancia y por mi desmedido sentido de la curiosidad, todas las circulares y revistas que envía el Colegio de Médicos de Almería a sus asociados. Y cuanto más las leo, menos sentido le encuentro a su existencia. La veo como una institución sin sentido y anquilosada en el tiempo y en el espacio, un reducto del pasado que no ha sabido encontrar un lugar en el presente. No me extraña ver cómo, cada año, el acto más importante que organiza es el de la celebración de la festividad de la patrona, la Virgen del Perpetuo Socorro, con majestuosa Eucaristía en la Virgen del Mar.

Comprendía la función del Colegio en el pasado, cuando, ante la ausencia de organizaciones sindicales, se arrogaban el papel reivindicador de los derechos de los médicos. Los sindicatos le despojaron de esa labor. Y la libre colegiación terminó por ubicarles en el limbo. Ahora están tan desorientados que quieren subirse a cualquier carro, y, así, manifiestan que el intrusismo existe porque no son ellos quienes lo vigilan, como si no fuera función básica del Estado perseguir la delincuencia.

Se justificaba que la elección de su Junta Directiva apenas despertara el interés de los médicos. La tónica habitual era la ausencia de candidaturas alternativas y la indiferencia de los electores. Ha sorprendido, ahora, que haya dos candidaturas. Aunque alguna de ellas aún siga utilizando moldes añejos y presente una lista con nueve médicos y solo tres médicas. Justo lo contrario de lo que se ve en las facultades de medicina. Lógico.