_______________________________________________________________________________________________

domingo, 28 de junio de 2009

La Facultad de Medicina

Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
www.emilioruiz.es


A los ciudadanos de a pie, a esos que solo nos queda como último recurso el voto para enjuiciar actitudes políticas, nos agrada que nuestros electos en las instituciones nos hablen con sinceridad, sin demagogia, que nos transmitan la realidad tal cual es sin aditamentos ni intenciones ocultas. La verdad, al final, siempre termina por conocerse, y hace el ridículo no quien nos la contó sino quien nos la ocultó. Creo que nuestro Consejero Martín Soler es consciente de que, desde que llegó a la Junta de Andalucía, su mensaje es percibido desde la honestidad y la sinceridad. Es un crédito que se ha ganado él solo y todo el mundo se lo reconoce. Por eso no duda nadie de que su postura ante la nonata Facultad de Medicina de Almería surge desde la convicción de quien cree que el futuro de la formación universitaria de la provincia no está en copiar modelos establecidos sino en hallar nuevos horizontes. Innovar no es duplicar sin sentido éxitos cercanos, sino abrirse a otros recursos, otros mercados, otras perspectivas.

Pero del mismo modo que podemos compartir con Soler la idea de que la Universidad de Almería debe ordenar su futuro abriéndose a sectores como la biotecnología o las energías alternativas, donde podemos ser, y somos, pioneros en tantos aspectos, también tenemos el derecho a no sentirnos agraviados por decisiones políticas que ahonden en el sentimiento de marginación que muchos almerienses tienen. Hablando en román paladino: Si es necesario crear en Andalucía una nueva Facultad de Medicina, deben explicársenos muy bien las razones que justifiquen una implantación en Jaén y no en Almería. A simple vista, no las hay. Todo lo contrario. Si esas razones consisten en que los recursos necesarios para crear esa nueva Facultad interesa orientarlos hacia sectores más productivos e innovadores, que se nos explique. Lo que no podemos hacer es simultanear criterios políticos contradictorios. Los esfuerzos invertidos en presentar mociones pidiendo la Facultad de Medicina para Almería podrían haberse empleado en mostrarnos el plan de futuro de los recursos universitarios de Almería. Que lo hubiéramos entendido, que, como dicen los de Mediamark, “yo no soy tonto”.