_______________________________________________________________________________________________

sábado, 16 de mayo de 2009

Un par de frases


Emilio Ruiz
Director de La Cimbra
http://www.emilioruiz.es/


Se escuchan estos días un par de frases que me gustaría comentar. Una de ellas ya saben quién la dice: “Esta crisis no la han provocado los trabajadores y no vamos a permitir que sean los trabajadores quienes la paguen”. Es una frase redonda, pero enormemente populista. Eso sí, suena bien. Incluso tiene de cierta una parte, la que dice que esta crisis no la han provocado los trabajadores. Pero, ¿puede alguien dudar de que las principales víctimas de esta crisis, y de todas las crisis, son los trabajadores? No seamos ingenuos, señores, no es cuestión de permitir o de dejar de permitir, es cuestión de ver la realidad o no verla. La cuerda siempre se rompe por la parte débil. Mientras el mundo sea mundo. Y quien no lo quiera ver, que no lo vea.

La otra también saben de quién es: “No habrá reforma laboral si no es con el acuerdo de los agentes sociales”. Y piensa uno: Veamos, ¿es necesaria algún tipo de reforma laboral para resolver el problema del paro y de la precariedad en el empleo? Si la respuesta fuera no, ¿el Gobierno la aprobaría aún acordándolo sindicatos y patronal? No debe. Y si una modificación laboral fuera beneficiosa para los trabajadores más desamparados, ¿la aprobaría el Gobierno aunque no se pongan de acuerdo los agentes sociales? Debe. Para eso está.

En España hay tres clases de trabajadores: a) los que tienen empleo estable, b) los que tienen empleo en precario, y c) los que no tienen empleo. Premisa fuera de discusión: Los derechos adquiridos por los trabajadores con empleo estable no deben ser retocados a la baja ni un solo milímetro. De acuerdo. Y ahora la pregunta del millón: ¿Qué se puede hacer para que los trabajadores de los grupos b y c entren a formar parte del club de los a? ¿De verdad que no se puede ni se debe hacer nada?